Reportaje Córdoba

El Rincón de Juan, la cercanía de los Pedroches

Por Julia López,

Tomarse un plato del mejor jamón del Valle de los Pedroches, acompañado de un buen vino o de una cerveza, es uno de los reclamos que muchos de los clientes habituales del restaurante El Rincón de Juan de Pozoblanco buscan. Un espacio que lleva acompañando a los pozoalbenses veinticinco años situándose entre los restaurantes más demandados y que tiene una máxima: lo más importante es el cliente, lo demás tiene que estar a su altura. A partir de ahí, lo demás.

Eso le lleva a cuidar desde su apertura tanto su gastronomía como la atención al cliente, experimentando una evolución propia que también se ha aplicado a la cocina, que permanece abierta y que da la posibilidad a quienes acuden a degustar alguno de los exquisitos platos a observar su realización. Del mismo modo, la pequeña taberna donde aún se agolpan en la barra quienes llena de vida este rincón en su día a día, ha evolucionado y a la terraza que ofrece a sus clientes en los meses de buen tiempo se suma un amplio comedor anexo donde se disfruta de un ambiente tranquilo al que se traslada el exquisito trato seña de identidad de la casa. Cualquiera de las tres opciones es válida para disfrutar de este rincón.

El Rincón de Juan Pozoblanco En cuanto a la gastronomía, el jamón es una parte fundamental de una carta que ofrece otras muchas variedades centrándose en el producto ibérico y en las carnes que se derivan del territorio. Tomarse una tapa de gambas cocidas o un excelente pulpo a la gallega es posible también en este rincón que hace guiños al marisco y al mar con una amplia variedad de pescados que concluyen en una excelente fritura.

¿Aún se puede pedir más? Pues lo hay, porque los amantes de la verdura pueden optar por alcachofas a la marinera o las setas de cardo a la plancha, sin olvidar que podemos acompañar nuestra elección con algunas de las ensaladas que se nos proponen como la de ahumados, la de gulas con salmón, la templada de pulpo o la ensalada de perdiz. El pollo crujiente es otra de las recomendaciones.

Ubicado en las inmediaciones del Teatro El Silo, el Rincón de Juan, que ofrece también unos excelentes desayunos, ha ganado a lo largo de su cuarto siglo de historia el ser un lugar imprescindible para degustar la gastronomía de la comarca y aparecer en cualquier ruta que se precie. De la taberna al restaurante y de la barra a la mesa, una evolución que ha conseguido mantener ese buen sabor de boca en el paladar que debe dejar cualquier experiencia en un establecimiento hostelero.