Reportaje Córdoba

Casa Pedro: Como de toda la vida

Por Virginia Requena,

Casa Pedro, en Puente Genil, tiene 28 años a sus anchas espaldas. Un especialista  en productos de temporada que aporta a la gastronomía cordobesa más de cien platos en una carta de excelencia que ha sabido combinar las propuestas tradicionales de la cocina mediterránea con lo más vanguardistas.

Para ABC, los profesionales en los fogones de Casa Pedro elaboran  unas alcachofas confitadas en aceite de oliva, rellenas de puerros y gambas como entrada. Así como unos champiñones rellenos con membrillo caramelizado.

La propuesta del primer plato, un pulpo a la parrilla con migas y huevo escalfado. Para los que elijan pescado, un salmón glaseado y gratinado en holandesa. O un chuletón retinto a la parrilla. Con un chef especializado en postres, degustar uno de ellos  supone una oportunidad única. En esta ocasión la propuesta pasa por unas fresas confitadas sobre mousse de chocolate blanco, acompañado de crunch y  una sopa de vainilla de Haití sobre merengue suizo y perlas de coulis de frambuesa.

Casa Pedro, con 14 trabajadores y dos chefs, permite al comensal degustar unos platos excelentes en un ambiente único que le han legitimado para obtener el éxito en la restauración a través de la constancia, elección personalizada de los productos e inversión en las últimas tecnologías en cocina en los fogones.  Con todos estos elementos, no es de extrañar  que Casa Pedro cuente con las recomendaciones de la Guía Michelín desde hace varios años, y la BIB Gourmand, entre otras distinciones.

Pedro Lucena junto a su esposa y una de sus dos hijas, que se está formando en estudios superiores de hostelería, tiene marcado un camino gastronómico que ya ha dado el salto a otras provincias.

Destacar  una bodega con marcas de todas las denominaciones de origen. Subrayar el marisco de calidad garantizada, las verduras, el salmorejo o los revueltos. Para los segundos carnes , pescados de primera así como proposiciones de vanguardia,  En los postres conjugan  los clásicos hasta la más alta repostería a base de chocolates, cremas, crujientes, espumas y souflés.