Reportaje Córdoba

El alimento de La Bodega de Lucman

Por Julia López,

Con casi un lustro de vida, la Bodega de Lucman se ha convertido en uno de los restaurantes de referencia de la comarca de Los Pedroches. Situado en Villanueva de Córdoba los ingredientes de su éxito recaen en una mezcla de la cocina tradicional con aspectos vanguardistas, productos de primera calidad basados en los ibéricos de la zona y el tesón de su propietario, Luciano Lucman, por seguir buscando vías de crecimiento y alternativas para una clientela cada vez más exigente.

Con capacidad hasta para 180 comensales, el restaurante permite desde tapear hasta degustar una carta muy cuidada que ofrece variedades continuas. Entre sus platos más demandados se encuentra un cremoso de setas de foie y crujiente de jamón, el pulpo a la brasa o la parrillada de ibérico con las cuatro joyas de la corona del ibérico: presa, pluma, secreto y solomillo.

Bajo la dirección de Luciano Lucman, la Bodega alcanzó otro nivel gracias a la entrada en la cocina de Santos Benítez, un chef natural de Burgos del que Lucman presume porque «tenemos el mejor cocinero de toda la comarca de Los Pedroches, es el veredicto de los clientes». De su mano, el restaurante también ofrece la posibilidad de degustar de asados de lechal, otras de sus señas de identidad.

«Nos gusta la gastronomía tradicional pero buscamos siempre novedades, darle un toque de nuevo a cada uno de nuestros platos», explica Lucman. Platos donde las carnes a la brasa son protagonistas, aunque sin olvidar alternativas con una gran variedad de pescados. Así, sentados en un restaurante que cuida cada detalle, con zona para tapear, de comedor y un espectacular patio se ofrecen desde esas carnes de Los Pedroches hasta bacalao a la «bodega», sashimi de atún macerado con salsa de soja, sésamo y verduritas de temporada hasta una ventresca de atún horneada al ajillo.

Es por tanto la Bodega de Lucman una de las mejoras opciones para degustar algunas de las delicias de Los Pedroches.