Reportaje Sevilla

Estos son los mejores hoteles con restaurantes de Andalucía

Por Iván Guillén Cano,

Se respira un nuevo aire para los hoteles en lo que a restauración se refiere. Aquellos años en los que se hablaba probablemente de una cocina de escasa calidad ha dado paso a una nueva tendencia. Los hoteles apuestan fuerte por la gastronomía, debido a que es un complemento clave. También lo es para la imagen que se ofrece.

En este sentido, son muchos los que, en mayor o menor medida, han hecho una apuesta en firme, situando a sus restaurantes entre los mejores del panorama nacional. También importantes chef han apostado por trabajar en estos hoteles, apoyados en la seguridad que proporciona trabajar detrás de una gran cadena. Hay buenos restaurantes de hotel en España, pero hemos seleccionado solo algunos de los que destacan en Andalucía.

Hoteles con restaurante: ¿buena combinación?

La oferta gastronómica de los hoteles, en los últimos años, ha mejorado considerablemente. Así lo confirma Julio Fernández, chef del Restaurante Abantal, única Estrella Michelin en Sevilla: «Antes quizás no existía una buena oferta gastronómica en hoteles, pero desde hace unos años se está trabajando en ello. Se han acercado, por así decirlo, a la realidad que los clientes demandaban».

abantal cocina

Julio Fernández, chef de Abantal

Por ello, en la actualidad, comenta el chef, la oferta gastronómica de los hoteles es, en general, una oferta de nivel. «Pero sobre todo hay un interés por parte del público», que en cualquier caso es clave para que los hoteles potencien su vertiente gastronómica.

Ahora bien, para los nuevos chef que se lanzan al mercado, ¿trabajar en el restaurante de un hotel es una garantía de éxito? El chef de Abantal lo tiene claro: «No es una garantía de éxito en ningún caso, porque hay muchos factores que influyen».

Sin embargo, apunta, sí es un importante apoyo en cuanto que se cuenta, grosso modo, con un emplazamiento histórico y turístico. Insiste en que «es una forma de acercarse al público que quizás no vaya a otro restaurante de la ciudad, como sí va al restaurante del hotel donde pernocta».

Por tanto, ante la buena oferta gastronómica que hay en hoteles se ha realizado una selección de los que, probablemente, sean los mejores de Andalucía. Al menos, todos ellos tienen un denominador común: están trabajando por hacer una cocina no solo de calidad, sino probablemente de las mejores de la región.

Un hotel Estrella Michelin con Dani García, en Marbella

Restaurante Dani García

«Soy cocinero, me gusta cocinar y crear conceptos», así define su cocina Dani García, con 2 estrellas Michelin a sus espaldas. Situado entre los mejores cocineros españoles, García es probablemente hoy el cocinero andaluz con mayor proyección internacional. Cerca de 20 años de experiencia avalan a este chef creativo e inquieto en su forma de ser y de cocinar. Marbellí de nacimiento, es viajero y cosmopolita. La influencia de otras culturas y las experiencias vividas en sus viajes se reflejan en sus platos.

Además, figuras como Ferrán Adriá o Manuel de la Osa son algunos de sus referentes, a los que se suman la cocina japonesa o modelos de negocio como Nobu Restaurant o los de Joël Robuchon, chef al que admira particularmente por su faceta gastronómica y empresarial.

Restaurante Dani García

Un auténtico artesano del sabor que consigue aunar en un mismo plato los productos propios de su tierra con las técnicas e ingredientes de la cocina más internacional.  Y ello se refleja en su restaurante en el hotel Puente Romano, ubicado en su ciudad natal, Marbella. Es ahí donde revalida la 2* Michelin en 2014.

Dani García Restaurante es, como apuntan desde el hotel, «su proyecto más personal, en el que el chef pone a trabajar al máximo su imaginación y abre una puerta capaz de hacer realidad los sueños de sus clientes en una experiencia gastronómica innovadora». Un día con el restaurante lleno se montan en torno a 1.200 platos y se marcan 2.800 cubiertos.

Aquí el marbellí Dani García desarrolla una cocina muy atrevida de hondas raíces andaluzas. Apuntan que «es una factoría artesanal perfectamente engrasada donde se produce la magia del placer culinario». En sus platos, siempre muy vinculados a la tradición andaluza y al producto local, hay innovación, equilibrio y mucho sabor, con sutiles toques exóticos y nuevos ingredientes. De hecho, se podría decir que es la referencia gastronómica de la Costa del Sol.

Restaurante Dani García

Entre los platos estrella del chef se encuentran las setas de la serranía de Ronda con volaores o las puntillitas rellenas, infusión de tórtolas e hierbas. Platos en los que el sabor está por encima de todo, sin olvidar la textura y el producto.

Estamos ante una cocina que recibe más de 8.000 clientes al año de los que un 65% viven la experiencia del Menú Degustación. Los clientes habituales, sin embargo, son asiduos a la carta. Para Dani, es fundamental la convivencia de ambas opciones, pues «desaparecen todas las reglas que impiden al cliente disfrutar con libertad».

Desde Ronda, Hotel La Fuente de la Higuera

Salmonete con coliflor y calabaza

No abandonamos Málaga, pero nos vamos hasta Ronda, concretamente hasta el Hotel La Fuente de la Higuera, a 7 kilómetros de la ciudad. Como apunta su gerente, Luz Melgar, «ofrecemos a nuestros huéspedes un menú de cena con 7 platos distintos, que pueden diseñar ellos mismos».

En relación a su cocina, Melgar señala que se centran en el producto local, «trabajando con los ingredientes que nos ofrece nuestro entorno en cada estación. Nuestro chef, Pablo Piek, tiene muy en cuenta todas las culturas gastronómicas, viajando para encontrar sabores. Eso sí, sin cerrarse a ningún tipo de cocina».

Chef del hotel, Pablo Piek

Chef del hotel, Pablo Piek

Si bien es cierto que los huéspedes del hotel tienen preferencia, el restaurante, con un aforo para 26 personas, está abierto a todo aquel que lo desee. Eso sí, avisan que hay que llamar con antelación para reservar. De pescado, su plato estrella es la corvina del Atlántico y Pargo de Conil. De carnes, destaca la paletilla lechal y el cordero. En definitiva, una propuesta muy vanguardista en la que no se pierde de vista las raíces locales que los definen.

Cocina tradicional en Los Palacios con Manolo Mayo

Manolo Mayo

Salón del Hotel-Restaurante Manolo Mayo

Hay que remontase a 1963 cuando la familia Mayo Cabrera abre en Los Palacios y Villafranca (Sevilla) su restaurante, de la mano de Manuel Mayo, por quien lleva el nombre la empresa. Hoy, a 50 años de su fundación, José Francisco y Fernando Mayo han tomado el relevo de un hotel que cuenta con 45 habitaciones, además de un restaurante que es reconocido por su elaborada cocina tradicional y creativa. De hecho, no solo tienen múltiples premios, sino que cuentan con la calificación de «Bib Gourmet» en la Guía Michelin.

Como apunta su gerente, José Manuel Mayo, su restaurante defiende a ultranza la cocina tradicional: «Nuestra carta está repleta de recetas caseras como siempre se ha cocinado en cualquier hogar andaluz, pero aplicando en ciertos casos técnicas actuales. Queda reflejado en nuestras propuestas tradicionales, como nuestros afamados arroces con perdiz, con bogavante, con carabineros, entre otros».

De la misma manera, apunta Mayo, «se manifiesta en nuestras formas, llegando a sorprender platos como el bombón de atún sobre berenjena rebozada o las croquetas de rape envueltas en kikos y miel de caña».

Arroz con perdiz en Manolo Mayo

Arroz con perdiz

Como sugerencias de su carta proponen también las milhojas de salazón y ahumados, el famoso arroz con perdiz, los melosos arroces con bogavante y caza, el jugoso solomillo de ternera en salsa de ciruelas con pasas y piñones y los postres caseros. Son, como ellos mismos señalan, «sabrosas recetas elaboradas por nuestras dos jefes de cocina, María Ángeles Duque y Loli Rincón, esposas de los actuales dueños, que han dado prestigio a los fogones de Manolo Mayo».

Meliá Sevilla con L’Albufera, un restaurante especializado en arroces

L'albufera Sevilla

En Sevilla capital y como parte del Hotel Meliá, encontramos el restaurante L’Albufera, que volverá a abrir sus puertas en septiembre. En palabras de Juan Manuel Fernández, Manager del hotel, «este restaurante nos ofrece la posibilidad de degustar platos típicos de la cocina mediterránea y también una amplia variedad de arroces y paellas».

Probablemente estamos ante uno de los restaurantes más característicos de la ciudad hispalense. De ahí descubrimos, según Fernández, «un ambiente cargado de personalidad, sofisticado y elegante en que poder disfrutar de los placeres que proporciona la buena comida».

Entre sus platos destacan sus arroces sobre todo. Desde el arroz del señorito, al arroz negro, arroz con bogavante, arroz valenciano, arroz cortijero, fideua de marisco, entre otros. Pero también otras especialidades.

Cuentan con una cocina mediterránea de diseño, en la que se puede saborear, por ejemplo, una ensalada tibia de secreto ibérico a baja temperatura con vinagreta reducida de vinagre de Jerez y esfera crujiente de queso de cabra al tomillo.

O incluso merluza a la plancha sobre pisto agridulce, hinojo al tobasco y aceite de salvia; choto a baja temperatura relleno de foie y nueces sobre tabule y salsa de su propio jugo o canutillos de pestiños rellenos de crema de pasas al vino de naranja y sorbete de arándanos. Toda una delicia para el paladar más exigente.

Una «parada» en Úbeda en el Restaurante Tamizia

Parador de Úbeda

Paradores es, con sus más de 85 años de historia, la red de hoteles y restaurantes más emblemática y posiblemente reconocida del panorama nacional. Desde su origen, la compañía ha apostado por la promoción de la cocina tradicional y regional en todos los destinos en los que está presente. Esto ha sido parte del éxito que ha hecho que sus espacios gastronómicos sean un reclamo turístico en sí mismos.

Parador de Úbeda

Como apunta Juan Antonio Choza, director del Parador de Úbeda, «aquí queremos recuperar la esencia de la cocina tradicional, aprovechando el conocimiento y experiencia de nuestros cocineros al tiempo que se introducen nuevos procesos y métodos de trabajo».

«Cruza el patio renacentista del parador, y junto a un patio interior en el que las flores conviven con el sonido del agua de una fuente, encontrarás un acogedor restaurante», apuntan desde el establecimiento.

Parador de Úbeda

Se trata del Restaurante Tamizia, con capacidad para 80 comensales. En él es posible encontrar cordero guisado o paletilla de cabrito, entre otros, de la mano de su chef, Juan Durillo. Todos, productos locales y frescos de gran calidad. Con una cocina que se podría calificar de tradicional, cuentan con otras especialidades como los andrajos y la ensalada de perdiz en escabeche o la milhojas. Además de la carta, el cliente puede elegir entre los menús de temporada y los menús temáticos.

El director afirma que «actualmente con la oferta Tamizia del Parador, estamos reformulando la imagen y el concepto gastronómico para mantener el éxito del Parador como destino gastroturístico. Queremos seguir siendo un referente en el turismo andaluz y apostamos por un potente proyecto gastronómico, sin alejarnos de los productos propios de la zona».

Nos asomamos a Pairi Daeza, Restaurante en Balcón de Córdoba

Balcón de Córdoba

Hasta Córdoba llegamos para visitar Pairi Daeza Restaurante, en el Balcón de Córdoba. Al abrigo de las paredes de la casa principal, con vistas al jardín interior, se ofrece un espacio de placer y tranquilidad en el que los sentidos fomentan la conversación mientras se saborea sus propuestas de cocina y bodega.

Pairi Daeza, origen del término «paraíso iraní», es una expresión antigua que hace referencia a un jardín o una arboleda entre las paredes. Como apuntan desde el hotel, «es un lugar de paz, de la alegría y del maravilloso refugio, donde celebrar la belleza de la vida lejos del mundanal ruido».

En este sentido, continúan apuntando, «nuestro restaurante ofrece auténtica cocina que refleja la historia culinaria de Córdoba, fusión entre las culturas andaluza y mediterránea».

Postre Balcón de Córdoba

Un lugar ideal para descubrir las mejores selecciones de tapas con un toque personal, platos tradicionales e innovadores, con productos frescos y de temporada de la zona. Del mismo modo ofrecen una amplia selección de vinos, con los que se pueden apreciar las texturas y sabores de su cocina.

En definitiva, indican, «tratamos de guiar los sentidos del cliente para experimentar una nueva forma de disfrutar de un momento de relax, lleno de historia y autenticidad. Es una bienvenida a nuestro pequeño paraíso cordobés».

Con Aracena de fondo, el Restaurante Huerto Nun

Huerto Nun Aracena
En el entorno de la Plaza Alta de Aracena, en pleno casco histórico de la ciudad y rodeado de un importante entorno monumental, está un antiguo convento que fue de la orden de las monjas Dominicas de clausura. Es ahí donde se encuentra el Hotel Convento Aracena & Spa, de 4 estrellas.

Este singular edificio, que dejó de pertenecer a la iglesia en 1972, ha sido recuperado para albergar, desde 2013, uno de los hoteles más significativos de toda la comarca del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Concretamente este antiguo convento del siglo XVII se sitúa a los pies del Castillo de Aracena, y está como hotel con 57 habitaciones. Como señala su director, Gustavo Arroyo, «en su claustro y jardines se respira la paz y tranquilidad de antaño. La Iglesia vuelve a ser lugar de encuentro y celebración».

Huerto Nun Aracena

Es ahí donde adquiere importancia el Restaurante Huerto Nun, ubicado en el huerto de las monjas. Arroyo afirma que « hemos sabido aunar la cocina moderna con la tradicional, sacándole el máximo partido a la excelente materia prima de esta tierra y obteniendo las especias aromáticas del propio huerto».

En definitiva, una elaboración tradicional y sencilla a partir de los excelentes productos de la región, donde todo gira en torno al cerdo ibérico de bellota con denominación de origen jamón de Jabugo.

La gastronomía de Cádiz en el Hotel Playa Victoria

Playa Victoria

A pie de la Playa de La Victoria, en Cádiz, se encuentra este hotel, que lleva el mismo nombre. Una opción perfecta para disfrutar del mar junto con todas las posibilidades que ofrece la capital gaditana. En el Hotel Playa Victoria encontramos el Restaurante Isla de León, que cuenta con las mejores vistas del Atlántico y de la playa. Además, el restaurante dispone de una zona exterior, «La Pérgola», que es un verdadero balcón al mar.

Según informa Luis Miguel Cotes, director del hotel, «en él se puede disfrutar de la mejor gastronomía gaditana con un toque internacional». En este sentido apuestan por una carta abierta a precio cerrado, con las propuestas que el chef Javier Bocanegra nos ofrece, basándose en productos gaditanos tanto de interior como de costa.

Playa Victoria

Su cocina se puede definir como una mezcla de tradición y calidad de producto, con un toque de vanguardia. Según Cotes, «la calidad del chef es la base de su gran trabajo entre fogones, donde se puede disfrutar de menús como Levante o Poniente, o platos como el arroz con chocos, habitas y chorizo de la serranía, la presa Ibérica rellena de setas shitake al Jerez oloroso o el atún rojo asado y el mar en ensalada».

Con vistas a la Catedral, en Almería

Hotel Catedral Almería
Damos el salto a Almería capital, que en estos días celebra su Feria, para conocer el Hotel Catedral Almería, un hotel de cuatro estrellas ubicado en pleno casco antiguo de la ciudad. Como señala Carmen Rueda, jefa de recepción y reservas, este hotel, que cuenta con 20 habitaciones, «ocupa un edificio del 1850, una bella muestra de la arquitectura manierista, típica de la burguesía almeriense de finales del siglo XIX».

Eso sí, lo mejor es saborear la gastronomía almeriense divisando la Catedral, la Alcazaba y el Casco Histórico desde la azotea del edificio. Dicha gastronomía la definen como «imaginativa y selecta», con una amplia variedad de tapas.

La oferta viene de la mano de Ana María del Águila, que es quien está al frente de los fogones, y de Cristina Biosca en la sala, «con productos de alta calidad de nuestra tierra y nuestro mar, y una especial propuesta de arroces», apostilla la jefa de recepción.

En Granada, el Restaurante El Claustro

El claustro

Hablar del Hotel AC Palacio de Santa Paula, de 5 estrellas, es hablar del chef que representa a su restaurante, Juan Andrés Morilla. Él es el primer chef de Andalucía que ha representado a su país en el Mundial de Cocineros Bocuse d’Or, el Mejor Cocinero de España 2009 y uno de los cien jóvenes líderes del futuro según la revista Capital.

Tras su paso como jefe de cocina por el hotel AC nuevo Portil Golf y una vez que sale de la cadena para emprender una nueva aventura gastronómica en el Restaurante Drolma de Barcelona, es llamado de nuevo por Antonio Catalán para hacerse cargo del Restaurante El Claustro.

Se trata de un restaurante situado en un enclave privilegiado, en pleno centro de Granada, y al que se ha dotado de creatividad y exquisitez gastronómica. Desde 2009 el restaurante pasa a ser de su propiedad.

El Claustro

Canelón de rabo de vaca pajuna con callos de sus manitas, espuma de huevo frito y cecina

Esconde bajo la sartén una filosofía muy particular y noble de la gastronomía. De hecho, desde el Hotel AC Palacio de Santa Paula afirman que «las técnicas utilizadas son sofisticadas y vanguardistas, y juegan a hacer magia entre los fogones y ante la vista. Pero el modernismo de nada sirve y a nada sabe sin la materia prima. Y, en este sentido, el chef Juan Andrés Morilla cimenta su creatividad e innovación en los productos de su tierra».

Y así lo refleja en el Restaurante El Claustro. Ubicado en el corazón monumental e histórico de Granada, este restaurante fascina en continente y contenido. La espectacularidad de su arquitectura y su pasado conventual maridan a la perfección con una oferta culinaria tan sutil como contundente.

La riqueza de los matices y las texturas evidencia que una de sus grandes bazas es la sencillez, pero sin perder de vista la estética barroca. Como apuntan desde el establecimiento «se trata de ofrecer una gastronomía de mercado, basada en los productos andaluces de primera calidad y de temporada».

Es lo que ellos llaman «productos kilómetro cero», que garantizan la frescura debido a la cercanía de su cultivo o comercialización. Sin embargo, aseveran, nada de eso está reñido con sorprender al comensal en cuanto a platos cuidadosamente elaborados en color, diseño y sabor.

La carta se compone de cuatro menús-degustación que van desde los 50 a los 95 €, maridaje de vinos incluido, donde el comensal puede encontrar los sabores y aromas de Granada. De hecho, como señalan desde el hotel, «en el Claustro se respira Granada desde que entras por sus puertas y Juan Andrés le da su toque especial. Hace su propia interpretación de la cocina de Granada, e intenta llevar a su máxima expresión los sabores de los productos granadinos».

También en Granada, el Hotel Hospes Palacio de Los Patos

Los patos

El Palacio de los Patos, construido a finales del siglo XIX, constituye un ejemplo singular de arquitectura historicista en Granada. A ras del jardín, en la planta baja del edificio, se encuentra el Restaurante Los Patos, seleccionado entre los cinco finalistas del prestigioso galardón «Restaurante Revelación» en el Certamen Gastronómico Madrid Fusión 2007. Dispone de capacidad para 65 comensales.

Su situación es, sencillamente, de las más privilegiadas entre los restaurantes con encanto en Granada, ya que está en el centro y tiene vistas al jardín y a los estanques. También es interesante su oferta gastronómica, enraizada en los productos naturales y saludables. Para ello, su chef Blas Hidalgo, utiliza novedosas técnicas culinarias con ingredientes seleccionados por su estacionalidad y su frescura.

Los patos

Rodaballo con mantequilla noisset, setas y espárragos

«Para ir abriendo boca, y disfrutar de la arraigada tradición granadina se pueden probar nuestras tapas como la pastela moruna, influencia de la cocina mozárabe o la ensalada de vieiras con cítricos y azafrán o bien el lomo de atún rojo con crema de lima y wasabi», apuntan desde el restaurante.

Otro punto fuerte a destacar son sus carnes, «como por ejemplo el costillar de cordero segureño lechal con ensalada de cous-cous, pepino y yogur aromatizado con menta y para terminar pasta brisa con crema de naranjas de nuestro jardín».

Los Patos está ubicado en el Hotel Hospes Palacio de los Patos, de 5 estrellas, pero además tiene entrada independiente desde la calle Recogidas, a través del jardín del hotel, dónde también es posible encontrar una terraza para degustar las propuestas gastronómicas al aire libre.

Blas Hidalgo, chef del restaurante, cuenta que «el éxito de mi cocina está en la elaboración de platos tradicionales con materias primas de primera calidad, donde priman, los guisos y las carnes».

Hidalgo también señala que «descubrí mi vocación siendo muy niño, pero mi buen hacer y mi formación fue de la mano de Ferrán Adriá. Esto se deja ver en la carta actual del restaurante, elaborada con productos de mercado variados con una calidad incuestionable, que se adapta a los gustos tanto del cliente local y del extranjero».