Reportaje Sevilla

El bar que más Cruzcampo tira no está en Sevilla

Por Fran Moreno,

En ningún sitio saben mejor las cervezas como en Sevilla. Existen infinidad de bares donde poder disfrutar de una caña al sol de la capital andaluza pero no todos consiguen el amén de los sevillanos.

En una ciudad plagada de rincones donde beber una buena Cruzcampo, con verdaderos templos cerveceros como la Bodeguita del Salvador que lidera desde hace años el consumo de cerveza, resulta curioso que uno de los bares que más cerveza tira esté más allá de las murallas del casco antiguo y los barrios con solera.

En concreto, nos trasladamos a Montequinto, a la Cervecería Un Poquito, en la Calle Numa 55.

Bar Un poquito Montequinto

Inaugurada el 15 de Diciembre de 2005 de la mano de Francisco Javier Ramírez Cejudo, este bar se ha consagrado como el tirador de Sevilla, llegando a servir más de 150 mil litros de cerveza al año.

Según Javier, su dueño, la fama de su cerveza radica en cuidar hasta el más mínimo detalle: «No queda otra, hay que cuidarla. Y los vasos siempre limpios porque la grasa mata la cerveza». Aunque reitera como base del éxito el trato de su personal, «todo el mundo tiene cerveza fría pero no todos tienen la plantilla que tengo yo».

Aun así, la popularidad de esta cervecería no solo viene dada por una caña bien tirada. Posee una extensa carta, tanto de tapas frías como de platos calientes:

Por un lado, podemos acompañar la Cruzcampo con ensaladilla rusa, gambas y caracoles en temporada, sin olvidarnos del jamón, la mojama y una extensa lista de montaditos.

Bar Un poquito Montequinto

Por otro lado, podemos probar algo más elaborado de la mano de María, madre de Javier, que se encarga de proveer al establecimiento de guisos como menudo, caldereta, chistorras al vino, atún encebollado en verano y unos higaditos de pollo con gran fama en el lugar. Además, Javi nos comenta que por el mes de octubre dispondrán en la carta de ‘pescaito’ frito.

La clientela que frecuenta Un poquito viene de todos los rincones de Sevilla. Aquí nunca te tomas una cerveza solo porque al entrar ya hay algún conocido.

Su amplia terraza es magnífica para esos terceros tiempos que en esta ciudad tanto gustan y entre la multitud, a veces, se deja ver algún futbolista disfrutando de… sus amigos.

Cervecería Un Poquito Montequinto

En definitiva, un emplazamiento perfecto para disfrutar en buena compañía de una Cruzcampo, dos o las que se tercien.

Como ya decía Benjamin Franklin, «La cerveza es la prueba de que Dios quiere que seamos felices».