Reportaje Sevilla

Nos comemos el día en Aracena: ruta para pasar un domingo de verano

Por Iván Guillén Cano,

En el corazón de la sierra onubense y acomodada en un Parque Natural que lleva su nombre, encontramos Aracena, una de las localidades andaluzas más bellas de la comarca que lleva años (e incluso siglos) conquistando a forasteros de cualquier punto del mundo.

Es evidente que su castillo medieval y la Gruta de las Maravillas son sus emblemas por excelencia, que atraen a visitantes todo el año. Pero no acaba ahí, pues el jamón, y sus carnes ibéricas son, por así decirlo, los grandes tesoros que se custodian en su localidad. Y es que aquí se encuentra entre otras la denominación de origen Jabugo, una de las más codiciadas, y es que en esta zona se crían algunos de los mejores cerdos de la península.

Ahora que la «calor» aprieta, hay alternativas a la playa que permiten seguir disfrutando del turismo de interior en Andalucía. Ahora bien, ¿y si nos decidimos a pasar un domingo de verano? ¿Cómo planteamos el día? Con esta guía acabarás por despejar cualquier duda.

Despertamos en Aracena: ¿dónde desayunar?

gastronomia-gurme-aracena (2)

Para pernoctar en Aracena tienes para elegir entre una veintena de sitios, repartidos entre hoteles, pensiones, casas rurales y hasta camping. La variedad es amplia a pesar de ser una localidad que no llega a los 8.000 habitantes, y cuya temporada alta comienza en octubre. Sin embargo, de entre todos los lugares disponibles, hemos elegido el Hotel Essentia, ubicado en la C/ José Nogales, 17, a pocos metros del casco histórico de la ciudad.

Se trata de un hotel de 1.200 metros cuadrados divididos en 3 niveles, pero muy pintoresco, sobre todo por la decoración vanguardista del que está dotado. Un hotel relativamente nuevo, pues se abrió en octubre del pasado año, tras varios años de rehabilitación. En él «hemos querido hacer una decoración totalmente diferente, hacer algo más novedoso», comenta Luis García, propietario del hotel.

Es un sitio que, a simple vista, respira exclusividad. De hecho tan solo cuenta con 10 habitaciones y 2 apartamentos, en los que se puede contratar el desayuno por 5 euros más. Lo llaman «desayuno andaluz», compuesto de pan artesano de la sierra, jamón ibérico, tomate ecológico y mermelada casera, que se hace de la fruta de la zona (fresa y ciruela, entre otros). «También jugamos con los quesos de la zona para sorprender a los paladares más exigentes».

Especial mención hacen del tomate, conocido popularmente como «corazón de toro», muy famoso en la zona y que posee una carne muy tierna. Lo artesanal de su gastronomía lo llevan a todos los ámbitos, también a la bollería, que no la hacen, pero sí la terminan.

Igualmente con los tés y las infusiones, cuya carta es muy variada: rojo, verde, negro, roibo, manzanillas, tilas… «No son industriales, sino que los adquirimos y nosotros mismos los vamos dosificando», apostilla el gerente del establecimiento. Salen así del típico «continental breakfast», para hacer un desayuno con estilo propio, muy personal, pero muy arraigado a la zona. Eso sí, con la posibilidad de desayunar mirando al castillo medieval de Aracena, un deleite para todos los sentidos.

hotel-gurme-aracena

Si por el contrario, el visitante está abierto a desayunar por el centro de la ciudad, nuestra propuesta es con Artesanos Juantxo, en C/ Pozo de la Nieve 14. Tan solo cuenta con 4 años de vida, nos cuenta José Antonio García, su gerente y se caracterizan porque salen de lo común, «por el hecho de que el dueño es vasco». Llama la atención en primer lugar cómo se ha proyectado la decoración de sus interiores, con una imitación casi perfecta del interior de la Gruta de las Maravillas. Es como estar desayunando entre rocas.

En su caso, tienen un desayuno típico de tostadas con jamón y aceite de la comarca, que es «lo que más demandan nuestros clientes, que suele ser 80% sevillano». También disponen de una amplia carta de tés, pero destacan sobre todo sus cappuccinos especiales, que probablemente no lo encuentres hechos con tanto esmero en toda la localidad. En relación al precio, su gerente nos comenta que «un desayuno de zumo, tostada con jamón y café saldría unos 6 euros por persona».

gastronomia-gurme-aracena (3)

Visitas guiadas y «picoteo» antes de comer

Todos los días de la semana, a las 12.15 h se puede reservar, en la Oficina Municipal de Turismo, una visita guiada por Aracena. También es posible conocer la ciudad por nuestra propia cuenta y tomar algunas tapas en la Taberna Rincón de Juan, en la Avenida de Portugal 3, o en José Vicente, en Avenida de Andalucía, 53.

En cualquier caso, cualquier tapa que el visitante deguste, es probable que le acompañe las famosas Patatas Fritas Perdi, conocidas no solo en la localidad, sino también fuera de Aracena. Esta empresa se creó en los años 80, por parte de Alberto Sousa, más conocido por su apodo «Perdi». Su rasgo más significativo era el trabajo artesanal, que incluso le llevó a hacer las primeras partidas en su mismo domicilio.

gastronomia-gurme-aracena (9)

Hace una década, Miguel Ángel López adquirió este negocio y desde ahí llegó la expansión de la empresa más allá de la propia comarca, sobre todo en Sevilla y Huelva. Tiendas, supermercados, bares y tiendas gourmet, en una empresa compuesta de 3 personas, además de él.

«La empresa es artesanal y no industrial, y eso es parte de nuestro secreto», nos comenta su actual dueño, para quizás no seguir creciendo de momento, pues la esencia se perdería. «Tras pelar la patata, que es “agria”, revisamos manualmente cada una para evitar impurezas», algo que no podrían abarcar quizás si ampliaran el negocio. Aun así las cifras de producción no son nada discretas, pues producen más de 3.500 kilos a la semana, en un negocio que, nos confirman, «todavía no ha conocido lo que es la crisis».

Otro rasgo está en el corte de la patata, que es más grueso que la patata chip tradicional y hace que al llevárnosla a la boca tenga un crujido tan peculiar que la ha hecho famosa incluso en Canarias: «una vez me hicieron un pedido y las tuve que enviar allí».

gastronomia-gurme-aracena (8)

Para almorzar, dos sitios con trayectoria

El Casas es, por así decirlo, «el primer restaurante de la provincia de Huelva», convirtiéndose en todo un pionero en la sierra, afirma Manuel Romero, propietario del establecimiento. Y desde luego su decoración no nos deja indiferentes, pues mezcla el horror vacui de sus paredes, con motivos para aficionados al toro, con una cocina eminentemente tradicional.

De hecho, el negocio empezó a funcionar en 1947. Un año antes, su entonces dueño, conocido por «Casas» (dando nombre al local), estaba en un parador de turismo en Aracena, y se le ocurrió la posibilidad de abrir un establecimiento en el centro del pueblo, junto a la Ruta de las Maravillas. Y así lo hizo.

gastronomia-gurme-aracena (1)

Tendríamos que esperar a la década de los 60 cuando su actual propietario, que trabajaba con él, se hiciera con el negocio. Eso sí, con una carta eminentemente tradicional, que apenas ha cambiado en todos estos años: «trabajamos los productos ibéricos de la sierra, las setas, las alcachofas naturales, y mantenemos prácticamente toda la carta desde 1947. No nos inventamos nada».

Eso sí, en los años 80 decidieron cambiar de estrategia, y «ahora solo trabajamos la calidad». De hecho, comenta su gerente, Manuel Romero, «tenemos los mejores chuletones de ternera, la mejor perdiz, el mejor conejo de campo y las mejores carnes ibéricas. De ahí no salimos». ¿La clave? Siempre compramos en la Cooperativa del 5 Jotas y a Joselito, que «son los mejores». La calidad, asevera, «es y será la base de nuestra cocina».

Si el cliente tiene dudas, siempre puede recurrir a los clásicos, las carnes ibéricas: presa, solomillo, secreto y lomo. Pero la sugerencia de la casa establece el san jacobo: «hacemos un san jacobo de lomo ibérico de bellota en el acto con jamón 5 Jotas y con un queso especial que tenemos».

También demandan mucho la cola de toro y las manitas de cerdo, que es lo que más sale, además de la pierna de cordero. Eso sí, solo se sirven almuerzos en El Casas. Pero abren 365 días al año, y por un precio medio de 30-35 euros por persona se puede salir más que satisfecho tras probar sus platos.

gastronomia-gurme-aracena (5)

Si buscamos algo menos tradicional, la clave está en uno de los restaurantes mejor posicionados de la zona: el Restaurante Montecruz, en la C/ San Pedro, 36, con una cocina «fresca, regional y atrevida», tal y como define Manuel García, su gerente y chef.

El establecimiento se inaugura en 1998 y desde entonces siempre han trabajado con productos de temporada. De hecho, cuentan con una huerta propia que «la llevan mi padre y mi suegro, que son el corazón indiscutible de nuestra cocina, además de mis manos». Tanto es así que en el propio establecimiento hay una foto de ambos en plenas labores campestres.

Destaca el cochinito al horno y los pimientos del piquillo rellenos de jabalí, puesto que los productos de caza son una de sus especialidades. Y por supuesto el cerdo ibérico y las setas, que son los platos-estrella de este restaurante. «Aquí tenemos setas todo el año», pues la temporada micológica empieza en septiembre con las tanas, los tentullos y los gallipiernos, llegando al otoño con el níscaro y el cantharellus. Ya en primavera, está la amanita ponderosa, las cagarrias y otras variedades de setas. Todas, disponibles en el establecimiento.

gastronomia-gurme-aracena (11)

La relación calidad-precio es lo que más caracteriza a Montecruz, pues por unos 25-35 euros de media por persona es posible comer muy bien, «eso sí dependiendo del vino que se elija, que es el motor de todo buen plato».

Toca merendar en un clásico: Confitería Rufino

gastronomia-gurme-aracena (13)

Si hay un lugar con historia que atraiga a los visitantes (casi) al nivel de la Gruta de las Maravillas, es sin duda la Confitería Rufino en la C/ Constitución, 3. Su historia se remonta a 1875, «quizás antes, pero desde entonces es cuando hay constancia», afirma José Luis Rodríguez, actual gerente. «Lo que hemos ido intentando, generación tras generación, es avanzar en la tradición de la pastelería artesana de siempre. Eso sí, partiendo de productos totalmente naturales, lejos de los productos semi elaborados».

Al acceder al establecimiento, lo primero que nos llama la atención es su vitrina, que es del año 40 y que aún mantienen desde entonces. También desde entonces mantienen el producto, destacando los pasteles de almendras, las yemas y los tocinillos. Sin embargo, la reina de la confitería es la crema, que es lo que más se vende: hojaldre de crema, milhojas de crema y los petisús rellenos de crema, entre otros. «Hay más de 40 variedades distintas», confirma su gerente, «a un 1,10€ el precio de pastel, de media».

Lo más importante es que probablemente nunca te lo encuentres cerrado: «solo cerramos un día del año, concretamente el lunes después de la feria de Aracena, que es en agosto. «Entre semana estamos de 9-2 y de 4-8, y los fines de semana y festivos de 10-8 ininterrumpidamente».

Las cantidades que venden no son nada desdeñables: de los 200 pasteles que se venden diariamente, ascienden a 1.200 e incluso 2.000 pasteles diarios los fines de semana, según la época del año. Desde finales de septiembre hasta que pasa el Día de Reyes, es la temporada alta de Confitería Rufino, pero pasteles hay todo el año.

Si hay que poner algún «pero» es que la confitería como tal no sirve bebidas, por lo que para poder degustar in situ los pasteles, habrá que acudir a una de las cafeterías de la zona con las que tiene acuerdos. De entre ellas, una de las más llamativas es el mesón San Julián, ubicado en la misma Plaza Marqués de Aracena, casi en el centro de la plaza. Ahí llevan cuatro años desde la última reforma que se hizo al bar. «Es un clásico venir hasta la plaza para merendar», afirma Manuel González, su gerente.

rufino-pasteleria-aracena

En la cena, nos dejamos sorprender

Para la cena tenemos dos propuestas. De un lado, recetas tradicionales con toques innovadores, con el Restaurante Tapas Jesús Carrión, cuyo dueño tiene el mismo nombre. Fue él quien abrió el establecimiento, al lado de la Gruta de las Maravillas, tras pasar varios años por Barcelona y Sevilla, hace algo más de 2 años. Están en la C/ Pozo de la Nieve, 35. Abren de miércoles a domingo, tanto los mediodías y como las noches.

«Hacemos una cocina con productos locales, pero con una técnica diferente para marcar la diferencia de lo que hacen los demás». Entre sus propuestas encontramos el foie de pato, el tataki de atún rojo con algas wakame o los huevos rotos ecológicos con jamón 5 Jotas.

gastronomia-gurme-aracena (4)

En carnes destaca la presa ibérica a la sal con pimentón y el solomillo ibérico con salsa de setas, verduras y patatas. Eso sí, lo que más piden es el arroz con pato y el carpacho de presa a la sal. De postre conviene no irse sin probar «aroma de Sevilla con crema de yogur blanco», simplemente delicioso. En este caso, es posible cenar por unos 15-20 euros por persona.

La segunda propuesta que nos ha conquistado es el Restaurante Puerta 20, abierto desde hace dos años en la misma Plaza Marqués de Aracena, 2. «Siempre estamos en las primeras posiciones de TripAdvisor, y con gran recomendación por parte de los hoteles de la zona», nos comenta Francisco Brioso, dueño del establecimiento.

gastronomia-gurme-aracena (12)

En un alarde de sinceridad, Brioso reconoce que, a pesar de llevar décadas en la hostelería, nunca regentó un restaurante. «Quise cambiar y supe rodearme de profesionales que sí saben mucho de gastronomía». De hecho, reconoce, todo su mérito lo tiene su chef, Javier Fuster, la clave de su carta. «No es de la tierra, pero ha sabido inspirarse de Aracena para hacer sus platos, y nos presenta un mínimo de 3 sugerencias semanales, que atraen a los clientes semana tras semana».

Pero no solo sus platos llaman la atención. La decoración del lugar es, sin duda alguna, de lo mejor que podemos encontrar en Aracena. «Queríamos usar el tema del reciclado. Fue entonces cuando aprovechamos que el local estaba totalmente derruido, y aprovechamos toda la madera que había dentro. Las puertas, que eran especialmente grandes, se trocearon y con ellas se hicieron las mesas del establecimiento». El resultado es espectacular.


«Después se me ocurrió seguir por esa temática y decoré las paredes también con motivos de puertas, cerrojos y bisagras, entre otros. De ahí su nombre: Puerta 20, porque estamos en el número 20 de la Plaza Marqués de Aracena», nos confirma su gerente. Y es justo ahí donde se refleja lo que quiere trasladar al cliente: la mezcla de lo tradicional de la zona, pero dando un toque especial y moderno, en la decoración y también en los platos.

Destacan las carnes ibéricas, el jamón 5 Jotas de Sánchez Romero Carvajal, pero sobre todo el paté, los huevos rotos, las migas serranas, los revueltos de setas, el tataki de atún y el salteado de puntillitas y gambas sobre tallarines negros. Tienen carnes, pescados (según les entre) y, sobre todo, setas. «Mezcla de sabores tradicionales, con componentes menos tradicionales, como por ejemplo las castañetas, que son las amígdalas del cerdo, que se ponen con una crema de patata trufada, que es un plato estrella que llama mucho la atención».

gastronomia-gurme-aracena (7)

Y tienen la particularidad de saber adaptarse a todos los bolsillos. «Por ejemplo el jamón que ofrecemos es el 5 Jotas de Sánchez Romero Carvajal, pero también tenemos jamón de bellota de otras marcas. Con el vino pasa algo parecido, pues el más caro sale por 20 euros. Destaca un vino del Bierzo, con el que ahora mismo estamos trabajando y que todo el mundo que venga a Aracena debe probar», asevera el gerente. Por unos 20-25 euros por persona es posible cenar muy bien en el restaurante.

Lo que no te puedes perder

Hay dos citas que son ineludibles si estás en Aracena. Una de ellas es con la Gruta de las Maravillas. La otra, con el Museo del Jamón. De un lado, la Gruta es, por así decirlo, el emblema por excelencia de Aracena, ubicada en pleno casco urbano de la ciudad. Una cavidad que nos ofrece un recorrido por las mismas «entrañas» de la Tierra, donde la alianza eterna del agua con la roca ha formado un paisaje que es único.

ruta-maravillas-aracena

De otro lado está el Museo del Jamón, también una visita ineludible y lugar de referencia para poder informarse del cerdo ibérico y del jamón ibérico de bellota. De hecho cuenta con más de 20.000 visitas anuales. Salas al hábitat natural del cerdo, del sacrificio, de las distintas tipologías del jamón, etc.

gastronomia-gurme-aracena (14)

Manuel Jesús Martín, coordinador y guía del museo, cuenta que se inauguró a mediados de junio de 2005, por iniciativa del propio ayuntamiento. Las tarifas ascienden a 3,5 euros, con una reducción en el precio para niños y personas mayores de 65 años. Al final de la visita es posible hacer una degustación de jamón ibérico de bellota, clave para acabar el día en Aracena «con muy buen sabor de boca».

 

Fotografía y vídeos: Rafa Sánchez