Reportaje Sevilla

Calles con mucho sabor: Albareda

Por Fran Moreno,

Bon profit. Eso es lo que dirían en la Sevilla de hace ocho siglos, cuando llegó a la ciudad, de la mano de Fernando III, un grupo de catalanes para apoyar la reconquista de “El Santo”.

Por aquel entonces, esta nueva comunidad a la que los sevillanos de la época llamaban almogáraves, se dedicaron a fraguar una importante vía comercial entre la ciudad y Cataluña.

Fue tan fuerte, esta unión con el nordeste de España que Sancho IV, nieto de Fernando III, no dudó en asignarles un enclave en la ciudad. En concreto, se asentaron en las postrimerías de la catedral, extendiéndose hasta Plaza Nueva y Zaragoza y llegando hasta la que hoy nos compete: la calle Catalanes.

Para los desorientados, es la actual Albareda, entre Méndez Núñez y Sierpes.

Este nombre viene dado por el apellido del ilustre senador por Sevilla en 1887, Jose Luis Albareda. Este noble, de origen gaditano, lidió en Madrid por las nuevas infraestructuras de la capital andaluza tras las inundaciones que asolaron la localidad.

Han pasado ya ocho siglos de lo que hoy se narra y la realidad de la vía es bien diferente:

La reconquista continúa pero de manera gastronómica en la zona.

Pueden encontrar una gran diversidad de locales que van desde el tradicionalismo como base a un concepto más minimalista e innovador. Del afamado tapeo al cubierto y tenedor. Del pescaito por derecho a las emulsiones y de las patatas fritas de acompañamiento hasta los pétalos de rosa.

No es cuestión de qué elegir, de a dónde ir o de qué comer. Es más bien vivir. Como dijo Ferran Adriá, “Sevilla no se puede explicar, Hay que vivirla. tiene un alma única”.

Buen provecho.

Burguett

Como dijo Ray Crok, “nos tomamos el negocio de las hamburguesas más en serio que nadie”. Pues bien, en Sevilla encontrarán el restaurante Burguett que hace honor, sin lugar a dudas, a esa afirmación e incluso dan un paso más hacia el concepto de hamburguesa estilo gourmet.

Se inauguró el 20 de Diciembre de 2011 y desde entonces se han dedicado a la creación de hamburguesas de calidad con un toque innovador.

“cuando llegamos a Sevilla, el mundo de la hamburguesa estaba desarrollado en ciudades como Madrid o Barcelona y quisimos traer esta idea a la capital hispalense”, Apostilla Pablo Sáinz, uno de los tres socios del local.

Interior del local|Foto: Fran Moreno

Fachada de Burguett | Foto: Fran Moreno

Tras las cristaleras de su fachada, podrán observar un local dividido en dos plantas. En la primera, hallarán un espacio que alberga la barra y unas maderas altas con taburetes que acogen aproximadamente a unas 15 personas. En la planta superior, se encuentra el comedor con capacidad para 25 comensales y un pequeño ventanal interior donde estos podrán apreciar las entretelas de la cocina.

Planta superior del local|Foto: Fran moreno

Interior de Burguett | Foto: Fran moreno

La clientela que asiste al establecimiento es local, sobre todo jóvenes y familias, aunque afirman que “el turista está empezando a entrar porque nuestra cocina es una buena alternativa para descansar de la gastronomía de la zona”.

La carta queda resumida en una frase de Pablo, “hamburguesa pura y dura”, bajo la base de un producto natural y de calidad.

Pueden encontrar desde una hamburguesa simple con bacon, queso, lechuga y tomate hasta nuevas creaciones como la Kentucky con mermelada de bacon, queso emmental, aritos de cebolla y salsa bourbon o bien para los amantes de lo mejicano, la Mex con chili rojo, guacamole con jalapeño, creamfresh y cilantro.

Hamburguesa Kentucky|Foto: Fran Moreno

Hamburguesa Kentucky | Foto: Fran Moreno

Si piensan compartir algo, aconsejan los nachos burguett o los saquitos crujientes de queso cremoso y bacon.

Nachos Burguett|Foto: Fran Moreno

Nachos Burguett | Foto: Fran Moreno

No queda ahí la cosa, para los más dulzones ofrecen postres artesanales haciendo especial mención al Brownie, los vasitos con galleta, plátano, dulce de leche y jarabe de miura o bien un batido helado.

Aunque admiten reserva, suele estar muy concurrido. No desesperen, pueden apuntarse en la lista de espera, pedir a domicilio, servicio que tienen desde hace dos años o bien esperar a la apertura de su nuevo local con terraza este mes de Noviembre en Mairena del Aljarafe, en concreto, en la calle Filosofía 28.

Dirección: Calle Albareda, 24, 41001, Sevilla

Teléfono: 954 564 244

Zelai

Si hablan de Zelai, tienen que hacerlo como uno de los gastrobares que ha acunado el concepto de minimalismo en Sevilla.

Su nombre que significa pradera en Euskera, sirve para comprender esos contrastes de sabor que ofrecen en sus platos con toques del País Vasco, aderezos de la cocina tailandesa y sobre la base de la cocina mediterránea.

Abrió sus puertas en la calle Albareda 22 en el año 2007 de la mano de Xavier Lavado y Paloma Valenzuela, sus propietarios, con una idea clara: ser un referente en el ámbito de la comida creativa.

Antes de acceder a sus entresijos, la fachada ya muestra esa estética cuidada al detalle que deja entrever parte del interior pero sin mostrárnoslo del todo.

Poco a poco, si se van adentrando en él, podrán observar que uno de los puntos fuertes del restaurante es el aspecto arquitectónico, “no te encuentras otro local así en el centro” asevera uno de sus encargados.

Fachada del establecimiento|Foto: Fran Moreno

Fachada de Zelai | Foto: Fran Moreno

El establecimiento se divide en dos partes: Una primera donde se encuentra una barra extensa y algunas mesas altas que aunque sean de carácter más informal, “se busca siempre dar una buena calidad de servicio” y una segunda sección en la que está situado el comedor a doble altura, de naturaleza más íntima, con una capacidad de hasta 35 personas y que entre semana suele usarse para reuniones de negocios.

Tras el incendio que les azotó en el verano de 2016, llevaron a cabo diversas remodelaciones pero en la actualidad lo que más llama la atención es el patio interior, que viste azulejos sevillanos y un refinado suelo portugués con vegetación como novedad principal.

Interior del establecimiento|Foto: Fran Moreno

Interior del Zelai | Foto: Fran Moreno

En cuanto a la clientela, comentan que “Aunque nos salimos de la norma, hemos sido bien acogidos en la ciudad y mantenemos una clientela fija además de otra extranjera que rehúyen de la ruta clásica de bares en la ciudad”.

Con la reforma, anteriormente mencionada, se unificó la carta.

Una carta que ofrece platos innovadores “eludimos el tradicionalismo para destacar en el mercado” afirma la encargada.

Aunque cada uno es dueño de lo que come, la carta está ideada para compartir, tanto en pareja como en grupo: “A excepción de dos o tres platos, todo está pensado para compartir. La idea es probar de todo”.

Corvina en costra negra con ensalada marina|Foto: Fran Moreno

Corvina en costra negra con ensalada marina | Foto: Fran Moreno

Recomiendan degustar el tataki de atún, el risotto idiazábal, el carpaccio de presa ibérica con lascas de parmesano, aceite de trufa y alcaparrones, la corvina en costra negra con ensalada marina o el tiradito de peje rey con crema de ajíl decorado con verduras y pétalos de flores. Amén de otros clásicos como la mini hamburguesa de buey y la de langostino con mayonesa al vino fino.

Carpaccio de presa ibérica con lascas de partisano, aceite de trufa y alcaparrones|Foto: Fran Moreno

Carpaccio de presa ibérica con lascas de partisano, aceite de trufa y alcaparrones | Foto: Fran Moreno

De maridaje, “tenemos buenas referencias de vino. El que busca un buen vino, lo encuentra aquí”.

Es importante recalcar que el salón funciona mediante reserva y la zona de barra por orden de llegada. “se suele llenar bastante. Recomendamos reservar, sobretodo los fines de semana”.

Dirección: Calle Albareda, 22, 41001, Sevilla

Teléfono: 954 229 992

Almansa

Desde el 2 de Mayo de este mismo año pueden disfrutar en Albareda, en concreto en el número 13, del restaurante Almansa, apellido que simboliza la dedicación a la carne de toda una vida.

Sus comienzos se remontan a la mítica carnicería ubicada en la Alfalfa hace ya casi 50 años. Desde entonces, esta familia sevillana con antecedentes parentales de Sanlúcar la Mayor, ha sabido transmitir al público su ideal más preciado: la calidad del producto.

Fachada del Restaurante Almansa | Foto: Almansa

Fachada de Almansa | Foto: Almansa

Esta tradición que abarca ya medio siglo, se puede observar en la decoración de su nuevo restaurante. Prima la elegancia de su salón con remates en madera, la luminosidad imperante que brindan sus grandes ventanales y una división en dos sub espacios que separa la zona de tapas con la de comedor y que puede llegar a albergar hasta 60 comensales. Además, cuenta con 4 veladores a la entrada del local.

Interior del establecimiento|Foto: Almansa

Interior de Almansa | Foto: Almansa

La clientela que allí se congrega suele ser provincial y de ámbito empresarial, “estamos en una zona turística pero nosotros nos enfocamos más al público local”.

Y es que, según su propietario, el negocio es único en la zona y su éxito radica en los productos a la parrilla, “ningún otro restaurante ofrece nuestras carnes y pescados a la parrilla en carbón de encina”.

Chuleta en la brasa|Foto: Almansa

Chuleta en la brasa | Foto: Almansa

Pueden saborear pescados a la parrilla y distintas razas de carne junto a todos sus derivados, haciendo especial mención al surtido de mollejas, hígado, riñones y sesos de cordero.

Ofrecen tanto carta de tapas como otra para la zona de comedor, “el restaurante está enfocado más a platos al medio y segundos platos y las mesas altas más destinadas al tapeo”.

Chuletón con guarnición de pimientos y patatas fritas|Foto: Almansa

Chuletón con guarnición de pimientos y patatas fritas | Foto: Almansa

Toda su oferta gastronómica va acompañada de una extensa carta de vinos con más de 80 referencias que van rotando en función de la demanda.

Aconsejan ser precavidos puesto que “el local es pequeño y es recomendable reservar”.

Dirección: Calle Albareda,13, 41001, Sevilla

Teléfono: 955 648 718

El Picoteo

Tras el éxito hostelero del Grupo Aljarafe Restauración, que lleva desde 2005 deleitando a sus clientes con su propuesta culinaria, llega a la capital andaluza su nuevo establecimiento “El Picoteo”.

fachada de El Picoteo| Foto: El Picoteo

Fachada de El Picoteo | Foto: Fran Moreno

Enclavado en el número 15 de la calle Albareda, abrió sus puertas en Noviembre de 2016 y desde entonces ofrecen una gastronomía tradicional con productos de calidad al mejor precio.

“Con toda la experiencia acumulada, quisimos traer a Sevilla lo mejor de nuestros restaurantes”. Afirma Manuel Rodríguez, uno de los tres hermanos que llevaron a término esta idea proveniente del Aljarafe.

En su fachada se aprecia el toque andaluz que transmite su nombre, “el picoteo es una palabra andaluza que te lleva a la idea de algo informal” explica Manuel.

El local dispone de una planta baja con 12 mesas y capacidad para 70 comensales incluyendo una barra amplia que sobresale al exterior. Además disponen de una planta alta con 19 mesas y espacio para 80 comensales.

Interior del local| Foto: Fran Moreno

Interior de El Picoteo | Foto: Fran Moreno

Manuel comenta que por su filosofía de negocio, “nos dirigimos al sevillano y al turismo nacional, aunque diariamente estamos teniendo mucho éxito con turistas hasta el punto de tener que crear cartas en varios idiomas”.

Esta afluencia de público viene dada por la idea de que el cliente pueda comer a base de tapas si lo desea por lo que el precio está unificado.

Ofrecen una carta muy extensa, en la que indican a sus clientes los platos más destacados en ella como el Bacalao gratinado con salsa de tomate, los huevos rotos con choricito de Jabugo, las alcachofitas salteadas con langostinos, tiras de berenjena frita con salmorejo o la presa ibérica a la piedra.

Bacalao gratinado con salsa de tomate| Foto: El Picoteo

Bacalao gratinado con salsa de tomate | Foto: El Picoteo

Alcachofitas salteadas con langostinos| Foto: El Picoteo

Alcachofitas salteadas con langostinos | Foto: El Picoteo

Todo esto acompañado de una extensa carta de vinos con aproximadamente 30 referencias.

Para rematar la faena, no deben olvidarse de el Coulant de chocolate con helado de vainilla o la Milhoja de nata.

Admiten reservas e incluso en la planta superior dan la posibilidad de organizar eventos privados.

Dirección: Calle Albareda,15, 41001, Sevilla

Teléfono: 651 874 251

Ocho Fuegos

Cerca de la confluencia con Tetuán, deben detenerse en el restaurante 8 Fuegos. Este Establecimiento nace de la mano de María Leal y Paco Moya, un matrimonio de hosteleros procedente de Sanlúcar la Mayor, municipio donde eran propietarios del bar “El Altozano” y desde donde gestionaban, a modo de catering, el apartado gastronómico de algunos hoteles en Sevilla.

Fachada de 8 Fuegos|Foto: Fran Moreno

Fachada de 8 Fuegos | Foto: Fran Moreno

Y es que esta movilidad en el ámbito culinario les ha hecho adentrarse, más si cabe, en el mundo de los fogones, ofreciendo una cocina muy variada, diferente y moderna, “el nombre de 8 Fogones transmite lo que queremos decir. Aquí hacemos la comida al momento, nada de precocinados, elaboramos todo desde cero”.

En cuanto a la decoración, el local sigue la línea de pensamiento de los propietarios, rehúyen de los interiores uniformes y buscan que la clientela se sienta como en casa sea cual sea la disparidad de sus gustos, “queríamos algo fresco e informal a la par que elegante. Esa mezcla misma que ofrecemos en nuestra carta”.

Interior de 8 Fuegos|Foto: Fran Moreno

Interior de 8 Fuegos | Foto: Fran Moreno

Con capacidad para unos 60 comensales aproximadamente, la distribución es versátil y las 14 mesas del establecimiento suelen variar en función de la festividad del año en la que se encuentre inmersa la ciudad. Disponen además, de 5 veladores para disfrutar de una agradable velada cuando el tiempo lo permita.

La clientela que frecuenta este negocio es diversa y varía según los tramos de horarios o el día de la semana. María afirma que es difícil consolidar un público, “es una calle que engaña. El hecho de estar en el centro de la ciudad nos relaciona con el turismo, el sevillano en sí no suele venir. Estamos muy castigados por eso”.

Aun así, el afán de innovación no cesa y tienen como novedad los desayunos, “es una zona muy céntrica, llena de oficinas y de turistas que no contratan desayuno en sus hoteles”. Pueden encontrar desde algo ligero como yogurt con muesli y semillas de amapola acompañado de una macedonia de fruta hasta algo más fuerte como un pancake con bacon , huevos revueltos y chorizo. Además, hacen su propio pan y mermeladas caseras.

Sardinas confitadas con escabeche, toque cítrico y espuma de oliva negra| Foto: Fran Moreno

Sardinas confitadas con escabeche, toque cítrico y espuma de oliva negra | Foto: Fran Moreno

Por lo demás, en la carta ofrecen un estilo de comida variado y muy elaborado con algún toque de sofisticación. A destacar las patatas bravas, las sardinas confitadas, la presa ibérica a las tres mermeladas y las croquetas de paella o de payoyo con piña y papaya, sin olvidar a los golosos con su mousse de cheese cake.

Patatas Bravas|Foto: Fran Moreno

Patatas Bravas | Foto: Fran Moreno

Recomiendan reservar sea cual sea el día de la semana, en el caso de que no lo hagan, pueden saciar la espera en la pequeña barra situada en el interior.

Dirección: Calle Albareda, 10, 41001, Sevilla

Teléfono: 622 807 481

Barbiana

Aunque se ponga el Sol en bajo de Guía, en el número 11 de la calle albareda, siempre estarán presentes los rayos de luz de Sanlúcar de Barrameda.

Desde que el 19 de Marzo de 1986, el restaurante Barbiana abriera sus puertas, no han cesado en su empeño de ofrecer a los viandantes de la capital andaluza, un producto de calidad y cuidado con esmero.

Los hermanos José miguel y Sergio Sánchez, actuales propietarios, siguieron con el legado de su padre y en la actualidad albergan uno de los locales más míticos de la zona.

Fachada del restaurante Barbiana| Foto: ABC

Fachada del restaurante Barbiana | Foto: ABC

El afán de superación de los dueños ha hecho que se embarquen en una remodelación que hará de Barbiana un local mas acogedor, “hemos mejorado el comedor, con una nueva distribución que le dará mas iluminación y claridad” comenta José Miguel.

Y es que, a su exterior con veladores y la extensa barra del interior, hay que añadirle la novedad de un nuevo comedor con otros dos más pequeños destinados a reuniones y actos privados, “hemos habilitado comedores independientes porque la gente busca mucho eso hoy en día” afirma uno de los propietarios.

Barra del restaurante Barbiana| Foto: Barbiana

Barra del restaurante Barbiana | Foto: Barbiana

La clientela que allí se congrega es de carácter local aunque José Miguel reconoce que “cada vez hay más turistas porque el turismo ha crecido mucho en Sevilla”.

Aunque en sus inicios, este rinconcito sanluqueño se dedicaba en exclusiva a productos de la mar, hoy en día, a parte de sus famosas tortillitas de camarones, mariscos, Urta a la roteña o Pargo a la bilbaína, también pueden encontrar la montaña con una ternera gallega, cordero de Segovia o cerdo de Guijuelo elaborados a la brasa. No deben olvidar otras especialidades como las alcachofas al oloroso con langostinos o estos mismos con tomate y huevo frito.

Vitrina del restaurante Barbiana| Foto: Barbiana

Vitrina del restaurante Barbiana | Foto: Barbiana

Todo esto acompañado de una extensa carta de vinos con mas de 60 referencias, o bien, su aclamada manzanilla sacada directamente de las botas como si de una bodega se tratara.

Tortillita de camarones| Foto: Barbiana

Tortillita de camarones | Foto: Barbiana

Para los amantes del dulce, ofrecen postres caseros como la milhoja, la tarta de chocolate con galletas, el tocino de cielo o la sultana de coco, muy característica de la ciudad gaditana.

Debido a la afluencia de público, si quieren disfrutar de un almuerzo o una cena distendida ,es aconsejable reservar para la zona de comedor.

Dirección: Calle Albareda, 11, 41001, Sevilla

Teléfono: 954 211 239

Bodega Góngora

Si recuerdan la historia viva de Albareda, deben centrar todas sus miradas en el número 5 de esta calle. Allí se encuentra la Bodega Góngora, negocio que con sus casi tres generaciones, se ha consagrado como el más antiguo de esta zona.

Todo comenzó en 1939 de la mano de Feliciano Domínguez y cuando aquello no era más que una distribuidora de vinos con el nombre de las famosas bodegas de Villanueva del Ariscal.

Más tarde, en 1942, el establecimeinto cae en manos de Joaquín Cantos Miranda, primera generación de hosteleros. “En los comienzos, esto nació como una simple bodega donde solo se servían cacahuetes, avellanos y aceitunas” comenta Francisco Portillo, uno de los actuales dueños del local junto a su hermano Ignacio.

Antes de sumergirse en el ambiente clásico de esta bodega, cabe destacar los numerosos veladores con los que cuenta, un total de 22 y con capacidad para 88 comensales.

Fachada de la Bodega Góngora| Foto: Fran Moreno

Fachada de la Bodega Góngora | Foto: Fran Moreno

Su interior concuerda con lo que narran sus propietarios: Tradición a raudales. “En los años 60 esto era un hervidero de gente taurina, hasta mi abuela puso una taquilla para la venta de abonos”. Al entrar se aprecia una barra de madera curva flanqueada por un pilar de barricas de manzanilla, un escaparate con marisco de Isla Cristina y un toro de fondo que observa atentamente.

Interior de la Bodega Góngora| Foto: Fran Moreno

Interior de la Bodega Góngora | Foto: Fran Moreno

Cuentan con dos locales más próximos a este: un pequeño bar y una taberna.

En cuanto a la clientela, Ignacio afirma que “es muy diversa, tenemos sevillanos de pro que suelen ser más de barra y después un público extranjero que es el que suele ocupar los veladores” y prosigue, “aun así, nos suelen encasillar en algo que no somos y si algo tenemos que nos diferencia es la solera, la calidad y el servicio que damos a todos nuestros clientes”.

Y es que la carta que brinda la Bodega Góngora es muy amplia tanto en platos como en bebidas. Pueden deleitarse con especialidades de la casa como unas ortiguillas de Chipiona, unas gambas al ajillo, tortillitas de camarones, pavías de bacalao, atún encebollado o un arroz a la marinera y sobretodo un buen marisco de las costas de Huelva. Todo bien acompañado de una extensa carta de vinos con mas de 100 referencias o una manzanilla,“la gente aquí no pide manzanilla, aquí dicen “dame una gélida” porque tenemos los barriles refrigerados”.

Gamba blanca de Isla Cristina| Foto: Fran Moreno

Gamba blanca de Isla Cristina| Foto: Fran Moreno

Vitrina de la Bodega Góngora| Foto: Fran Moreno

Vitrina de la Bodega Góngora| Foto: Fran Moreno

Suele estar muy concurrido y no admiten reservas por lo que es indispensable ir con tiempo y no a las horas de máxima afluencia.

Dirección: Calle Albareda, 5, 41001, Sevilla

Teléfono: 954 221 119

La Viuda

Como reza el mítico azulejo del siglo XV, deben trasladarse al antiguo mesón El Negro, en concreto, al número 2 de la calle Albareda. Allí encontrarán el restaurante La Viuda, nombre que le viene de una señora que allá por los años 30 regentaba una casa de comidas reconocida a nivel nacional.

Abrió sus puertas en 1995 y en la actualidad suma ya más de veinte años al servicio del público que frecuenta la zona.

Fachada de La Viuda en Albareda, 2| Foto: La Viuda

Fachada de La Viuda | Foto: La Viuda

Pepe Gil, encargado del local, afirma que desde entonces han trabajado para que su clientela disfrute de un producto de calidad a un precio asequible, “no tenemos competencia en cuanto a calidad ni tampoco en cuanto a precio. Dicho por nuestros clientes”.

Y es que, solo es necesario que acudan a este enclave gastronómico para cerciorarse de esta afirmación.

Se encontrarán con una ristra de 11 veladores que desembocan en la entrada al local. Una vez dentro, la madera azulina nos lleva hacia una extensa barra envuelta en 6 mesas bajas y otras 6 altas con una capacidad para 80 comensales aproximadamente.

Interior de La Viuda| Foto: La Viuda

Interior de La Viuda | Foto: La Viuda

Pepe explica que la clientela que acude a La Viuda es muy diversa, “vienen sevillanos, turistas ,sobretodo coreanos para los que tenemos una carta expresamente en su idioma y los fines de semana un público más joven debido a nuestros precios”.

En el apartado culinario ofrecen tres tipos de carta, “tenemos una de diario, de sugerencias y otra de boca en la que ofrecemos los productos que hayan entrado ese día”.

Atún corte oriental| Foto: La Viuda

Atún corte oriental | Foto: La Viuda

Por un lado, pueden paladear el bacalao, especialidad de la casa, en diferentes formas, destacando el de La Viuda que consiste en un lomo desalado con base de patatas panaderas y gratinado con salsa de tomate y verduras. Por otro lado, También ofrecen calamar de potera a la plancha, cogote de merluza flameado y bombón de pato, además de arroces y guisos diarios.

Calamar de potera a la plancha| Foto: Fran Moreno

Calamar de potera a la plancha | Foto: La Viuda

A ello, se une una extensa lista de vinos en los que toman especial protagonismo los andaluces como los gaditanos Garum o Entrechuelos.

No deben olvidar la sobremesa con alguno de los postres caseros que contiene la carta como el pastel de Lucre, una fusión entre el flan y el tocino o la tarta de naranja.

No admiten reservas por lo que es conveniente llegar con antelación, “no reservamos pero tenemos una lista donde apuntamos a los clientes por orden de llegada”.

Dirección: Calle Albareda, 2, 41001, Sevilla

Teléfono: 954 215 420

No deben olvidar en esta ruta el restaurante El Aguador por su agradable terraza donde podrán degustar un risotto de boletus o unos daditos de presa.