Reportaje Sevilla

Churros con chocolate: «Una de Kukuchurro, por favor»

Por Isabel Aguilar,

La familia Aroca González ha plasmado su veteranía en la elaboración de churros con chocolate en una simpática y práctica fórmula que permite tomarlos en cualquier parte.

Churros con chocolate (en Kukuchurro)

churros con chocolate

Todo el mundo sabe que para tomar unos churros con chocolate tampoco hay que esperar a tener por delante mesa y mantel, pero de ahí a que puedan tomarse en cualquier parte, incluso mientras se camina, hay un trecho.

Kukuchurro lo ha logrado con creces, puesto que este joven negocio ha diseñado un sofisticado método para hacerlo posible. Se trata de un recipiente de cartón en el que chocolate y churros conviven en armonía y permiten saborearse con minuciosidad y detalle sin incurrir en manchas.

El establecimiento se encuentra en plena calle Regina y está haciendo las delicias de turistas y público local, que han encontrado en este espacio una más que justificada excusa para darse un capricho en cualquier momento del día.

También tiene una historia detrás

churros con chocolate

Además de lo práctico del envoltorio, Kukuchurro merece la atención del público porque encierra la historia de una de las familias más veteranas en la elaboración de churros en Sevilla.

De su gestión se encargan los hermanos Aroca González (Cristina, Arancha y Álvaro), quienes llevan en el ADN la elaboración artesana de estos dos productos tan populares, puesto que su bisabuelo materno fue el célebre empresario chocolatero de Estepa Rafael Jiménez, que creó también en Sevilla la fábrica de chocolates Virgen de los Reyes.

«A mi bisabuelo le conocían como el Tío Bigote y su fórmula del chocolate, que es la misma que mantenemos nosotros, es de 1875. Nosotros somos la cuarta generación y la autenticidad de su sabor hace que no se pueda encontrar en ningún otro sitio», explica Álvaro Aroca.

Con los churros ocurre algo similar, puesto que su familia empezó a hacerlos en los años 40 y ahora han llevado su receta a Kukuchurro. «El secreto radica en emplear una harina de calidad, ya que cada tipo de harina tiene propiedades diferentes y hay que saber cuáles usar para que el churro quede crujiente por fuera y tierno por dentro y no absorba mucha grasa». Otro de los trucos es el aceite, que debe ser capaz de resistir altas temperaturas y ha de cambiarse con frecuencia.

¿Cómo surge Kukuchurro?

churros con chocolate

Cuando se le pregunta a Álvaro Aroca cómo surgió la idea del Kukuchurro, al instante responde que lo hicieron para defender un negocio que se está perdiendo. «Están saliendo churros en bares que no son artesanales o son congelados y el churro artesano es cada vez más difícil encontrarlo. Hace un par de años pusimos un container de churros en Las Setas y vimos el potencial que tenía, así que no paramos de darle vueltas hasta que surgió la idea del Kukuchurro».

El público lo ha aceptado de buen grado y son muchos los turistas que no quieren perderse la experiencia de saborear esta receta tan popular mientras pasean por la ciudad. También muchas madres los compran para las meriendas de sus hijos y personas que van camino de La Alameda se detienen para llevarse este singular cucurucho.

La idea no tardará en expandirse, puesto que la familia Aroca González está buscando locales que reúnan sus necesidades para abrir otros cinco Kukuchurros en un futuro próximo. También están estudiando ofrecer varios tipos de churros gourmet, ya que por el momento sólo tienen de rueda y de papa, pero los harán rellenos de dulce, de crema pastelera o de nocilla; con crocanti, lacasitos o fideos de chocolate, bañados en canela… En cuanto a los chocolates, los harán en breve de varios tipos, como blanco, negro, con mental fresa o naranja.