Reportaje Sevilla

¿Dónde se pueden comprar los mejores churros (o «calentitos») de Sevilla?

Por Iván Guillén Cano,

Churros, porras, calentitos, jeringos… Hay múltiples maneras de llamarlos, como múltiples son los sabores que nos podemos encontrar, de una receta que guarda pocos misterios: agua, harina, aceite, sal y, en algunos casos, también levadura.

Si bien el calor no acompaña del todo a saborearlos, sí es cierto que hay muchos sevillanos que se reconocen «churro-adictos» y que son incapaces de pasar una semana sin probarlos, desde el madrugador que llega a primera hora, como el que acostumbra llegar a casa un domingo ya por la mañana. Pero ¿cuáles son las mejores 12 churrerías de la ciudad?

Los churros vienen de las ovejas «churras»

casa enrique churros

El dicho de «mezclar ovejas churras con merinas» tiene historia, como historia tiene un producto tan nuestro como los churros. De hecho, algunas fuentes manifiestan que el origen de esta receta viene precisamente de esos pastores que cuidaban de las ovejas churras, que eran los que solían hacer estos churros en las montañas hace siglos.

Estos pastores, al no disponer de hornos en el campo para hacer pan, cuentan que fueron los que por primera vez elaboraron masa frita. Se trataba, por tanto, de un alimento fácil de cocinar, y que solo requería de aceite y una sartén para poderlos hacer. Su nombre, tan particular, relatan que viene precisamente de la forma que tenían los cuernos de las ovejas churras, muy parecido a la forma de nuestros «calentitos».

casa enrique

Si bien no está claro los comienzos, la Asociación de Churreros catalana intuye que su origen es probablemente árabe y se pierde en el tiempo. De hecho, comentan algunos historiadores que ya en el antiguo Egipto encontramos alguna muestra en la tumba Ramsés III (1184 – 1153 a.C.). En lo que parece una panadería se puede contemplar la elaboración de un producto en forma de espiral en una sartén alimentada con un fuego.

De hecho, en la actualidad es posible encontrar productos muy similares en países árabes. Por ejemplo, en el Líbano, el «Mushabbak» y «Oo’waymat» son dos productos típicos cuyo parecido con los churros que aquí tenemos es significativo. Una vez más, una muestra de que la cultura mediterránea ─y su gastronomía─ siempre ha bebido de nuestros antepasados árabes.

En cualquier caso la receta, la forma de hacerlos y la forma de presentarlos se han mantenido en el tiempo. Como establece Jaime Mayoral, churrero ya jubilado, «lo más importante es que el churro esté crujiente por fuera y tierno por dentro. Que parezca que ni le ha rozado el aceite, para evitar que sea muy pesado en el estómago».

Siguiendo esta línea, hemos visitado los que probablemente sean los 12 lugares donde se hacen los mejores churros o «calentitos» de Sevilla. Pero hay que reconocer que en una ciudad como la nuestra es complicado hacer una única selección, por ser los calentitos una propuesta tan conocida ─y solicitada─ en la ciudad.

Churrería Hermanos García

churreria-hermanos-garcia-6

La primera parada la hacemos en Los Bermejales, para encontrarnos con una de los establecimientos más especialistas de la ciudad. De hecho llevan trabajando el producto desde siempre y reconocen que «somos especialistas en alegrarle la mañana sirviendole un desayuno muy especial con unos churros elaborados con la mejor calidad».

abel garcía churrería hermanos garcía

Abel García, gerente de la Churrería Hermanos García

Con esa alegría nos saluda Abel García es quien está al frente del negocio, junto a su hermano. «Los orígenes de trabajar en esto se lo debemos a mi abuela, de la familia Boza. Fue ella quien empezó haciendo churros hace décadas en Bellavista y quien enseño a mi madre. Ella, junto a mi padre, abrieron en el año 2000 este establecimiento en Los Bermejales y ellos han sido quienes nos han enseñado a nosotros a continuar con el negocio familiar».

Una tradición «churrera», como Abel reconoce, que pone en práctica todos los días desde bien temprano: «Abrimos de 6 de la mañana a 12, de lunes a domingo». Hace seis meses abrieron un segundo local en la Avenida Reina Mercedes, «con la particularidad de que ya abrimos allí por las tardes, gofres, tartas, crepes, batidos… Aunque nuestra especialidad, como no, son los churros».

churrería hermanos garcía

La gente reconoce que «tenemos los mejores churros de Sevilla» por la tradición y por la manera de hacerlos, sonríe Abel al narrarlo. Cuentan con churros de rueda y de «papas», por lo que no incorporan novedades, basándose su oferta en productos «de siempre». Todo ello acompañado de café, «que es lo que más sale», y también chocolate, además de tés e infusiones.

churrería hermanos garcía

churrería hermanos garcía

Aquí es posible degustar por 2,20 euros el café con churros y por 2,40 euros el chocolate con churros. De hecho, es lo más solicitado por la clientela, que se acerca aquí cada mañana para desayunar los churros con café con más tradición de Los Bermejales.

  • Dirección: C/ Nuestra Señora del Pilar, 30.
  • Teléfono: 653 03 49 07

Casa Félix

casa felix

Cuando los edificios de Reina Mercedes se pusieron en pie, el bar donde se sitúa hoy en día Casa Félix fue de los primeros en abrir las puertas. Por tanto, los años ya respaldan a un sitio que es típico en esta zona. Eso sí, la familia que lo regenta en la actualidad tomó el relevo en 1979 y desde entonces lo llevan entre Carmen, José Félix y sus hijos con nervio, esfuerzo y tesón, sin cerrar ni un día a la semana.

casa felix

Los churros deben ser tan buenos que el hijo de uno de los propietarios se apresura en terminarse su ración antes de irse al colegio. Mientras nos sonríe, nos asegura que le encanta los churros. De hecho es, posiblemente, de lo que más se solicite por parte de la clientela en el desayuno.

casa felix

Antonio Giralda, encargado de Casa Félix

Antonio Giralda es el encargado, que se encarga de recordar que «ya son 46 años los que estamos atendiendo al público de la mano de Félix Céspedes, que es uruguayo y aterrizó en Sevilla para abrir este establecimiento».

Si bien son conocidos por sus pescado y su marisco, el churro de rueda también le ha dado fama a este lugar, que «lo llevamos poniendo desde siempre. Ahí está nuestro secreto, el tiempo, que nos ha dado la posibilidad de poder hacer los mejores churros de la zona».

casa felix churros

Todo ello acompañado de un chocolate «que es brasileño», reconoce el encargado, o también café Catunambú. Por 2 o 4 euros es posible degustar media ración o una ración completa de churros, en un horario tan amplio que es imposible no pasarse: «Abrimos de 6 de la mañana a 12 de la noche, de lunes a domingo ininterrumpidamente, y la cocina siempre está abierta», reconoce Antonio antes de despedirse.

  • Dirección: Avda. de Reina Mercedes, 51.
  • Teléfono: 954 61 81 09

Toda la información sobre Casa Félix

Casa Pepe

casa pepe

No saben lo afortunados que son aquellos que vivan cerca del Mercado del Tiro de Línea, porque en la zona está posiblemente los churros mejor servidos de la capital. Lo más importante es la sonrisa con la que llegan a la mesa, de la mano de María Ángeles Palacios, que es la gerente de Casa Pepe, un negocio 100% familiar.

casa pepe

María Ángeles Palacios, gerente de Casa Pepe

Tan solo tienen 4 años de historia, en un establecimiento que abrieron, como afirma Palacios, «por pura necesidad. Siempre me había dedicado a la hostelería y mi marido era transportista. Así que nos embarcamos en un nuevo negocio y de momento vamos bien».

Un local que recibe el nombre de «Pepe», por el hermano de la dueña. «Es de él este local y decidimos mantener el rótulo», reconoce María Ángeles. Desde que abrieron, es posible visitar casa Pepe y probar su comida casera de martes a domingo de 7 de la mañana a 12 de la noche de forma ininterrumpida.

casa pepe

casa pepe

casa pepe

Pero si por algo destacan es por los calentitos que sirven. «Yo hago churros desde que tenía 17 años. Aprendí en un local donde ensayaba y los hacía a espaldas del mismo dueño. Seguí trabajando en la hostelería y pensé que había olvidado hacerlos, hasta que probé hace unos años y me sorprendió ver que aún lo recordaba», recuerda con una sonrisa la gerente.

Para ella hay una serie de claves que no le importa desvelar: «Lo importante es hacerlos todos los días, cambiar el aceite diariamente, tomar bien el pulso de la temperatura y, como no, disponer de las mejores harinas y levaduras para cocinarlos. No hay más».

casa pepe churros

La única especialidad que tienen son los «churros largos» (los de rueda), que sirven con café o chocolate. Con unos precios para todos los bolsillos: «Por 2,20 euros es posible degustar una ración de churros con café, y por 2,40 una ración de churros con chocolate». Eso contando que cada ración, que es para una persona, dispone de unas 6 piezas en total. Más que suficiente incluso para los más glotones.

  • Dirección: C/ Sierra del Castaño, 1.
  • Teléfono: 954 23 91 18

Toda la información sobre Casa Pepe

Casa Enrique

casa enrique

Alrededor de siete décadas tiene Casa Enrique. Un lugar al que es fácil llegar puesto que está frente al Ambulatorio de El Porvenir. Muchos de sus clientes suelen ser profesionales que trabajan en la zona o pacientes que desayunan en este lugar tras haber pasado por la consulta.

Sus horarios invitan a pasar por aquí para desayunar y almorzar. «Abrimos a las 6 de la mañana, y cerramos en torno a las 6 de la tarde, de lunes a sábado. Domingos y festivos cerramos por descanso», nos cuenta Antonio Caballero es uno de los camareros del establecimiento.

casa enrique

Antonio Caballero, camarero de Casa Enrique

Los que estén por la zona conocerán el antiguo «Casa Andrés», antes de que este negocio pasara a manos de Enrique, uno de sus trabajadores, y de ahí a los hijos de éste. En cualquier caso, asegura el trabajador, «aquí se hacen churros desde siempre», porque es una de las especialidades del lugar.

casa enrique

En su caso, disponen de churros «de papas» que sirven de manera generosa, y que están hechos de manera casera y artesanal: «Huimos de cocinar nada precocinado y congelado. Nuestros churros son caseros, con una masa hecha por nosotros mismos», asegura.

casa enrique

Café Delta y chocolate Paladín completan la oferta de este establecimiento, que también sirve tostadas. Una ración de churros por 2,30 euros es suficiente para irse más que satisfecho de un lugar con tradición como éste.

  • Dirección: C/ Diego de la Barrera, 18.
  • Teléfono: 617 80 54 62

Oh Lá Lá (Cafetería M.J.)

oh la la

En los rótulos del establecimiento es posible encontrar Cafetería M.J. Pero también «Oh Lá Lá», que era como se denominaba la desaparecida franquicia desde hace más de 15 años, «pero mantenemos el nombre porque es cómo nos conocen todavía», reconoce Miguel Moreno, que es el dueño del establecimiento.

oh la la

Miguel Moreno, dueño de Oh Lá Lá (Cafetería M.J.)

Es todo un emblema en la zona, que empezó su andadura junto a la Clínica Santa Isabel, donde estuvieron 11 años. Después se trasladaron a esta ubicación, en La Buhaira, hace 5 años, con una clientela similar a la que tenía en la anterior ubicación.

«La propia clientela es la que ha determinado que tenemos unos churros excelentes y mantenemos nuestra filosofía de trabajo. Eso sí, el secreto está en hacerlo todos los días y que se encargue de hacerlo la misma persona».

oh la la

Solo disponen de churros de rueda, aunque es posible pedir tostadas para desayunar. El chocolate lo hacen al vapor de la máquina, y al momento. Esa es la clave para poder degustar un chocolate que goza de gran prestigio en la zona.

Una ración entera de churros es para dos personas, y sale por 1,50 euros. El chocolate sale por 1,50 euros. «Por tanto, dos personas puedes desayunar por 4,50 euros, con una ración de churros y dos chocolates», asegura Miguel.

oh la la

Su horario va desde bien temprano hasta las 18:00 horas, de lunes a domingo. Es un lugar donde la afluencia de público no cesa. Por algo será.

  • Dirección: Avda. de la Buhaira, 7.
  • Teléfono: 622 29 85 80

Hotel Virgen de los Reyes

hotel virgen de los reyes

Es un lugar insigne en el mundo de los «calentitos» y el chocolate. De hecho, es en uno de los primeros sitios en el que piensa cualquier sevillano que se precie cuando se habla de churros con chocolate con historia. La particularidad es que este lugar se ubica dentro de un hotel, pero que es un punto de encuentro de cualquiera que esté en Nervión por la mañana o a media tarde.

Hablamos de la cafetería del hotel Virgen de los Reyes, cuyo origen está relacionado con Estepa y el chocolate. Fue en 1876, con la fábrica de Rafael Jiménez, conocido como «el tío del bigote». Se instalaron en Sevilla y compraron el edificio que hoy alberga el hotel. Desde entonces desarrollaron su trabajo en torno a la hostelería y, como no, a la gastronomía.

hotel virgen de los reyes

Fernando Rubio, encargado de la cafetería Hotel Virgen de los Reyes

Nos atiende Fernando Rubio, encargado de la cafetería, que se encarga de recordar que siempre han tenido churros, «desde hace 35 años por lo menos que yo recuerde», afirma el trabajador. «Todo el mundo dicen que son exquisitos, y su éxito se debe a la materia prima, al excelente aceite y, como no, al maestro churrero que los hace».

hotel virgen de los reyes

Salen unas 300 raciones al día, posicionándose probablemente como el sitio de Sevilla que más «calentitos» vende, nos recuerda Fernando. Eso sí, tan solo venden churros de rueda, que son su especialidad.

El éxito viene de la mano de Juan Fuentes, que es el maestro churrero. Nos confirma que lleva haciendo churros más de 30 años: «Lo aprendí del maestro churrero que aquí trabajaba y que ya se jubiló». Por tanto, la receta se mantiene a pesar del paso de los años.

hotel virgen de los reyes

Hasta aquí llegan no solo huéspedes del hotel, sino clientes de todas partes: «Se puede decir que el 50% es gente del hotel, y el otro 50% gente de fuera. Los fines de semana tenemos la particularidad que hay más clientes del hotel que clientes de la calle, asevera el encargado.

Aquí es imposible no irse sin probar el chocolate, cuyo cacao adquieren en Barcelona y que lleva unos añadidos que incorporan aquí mismo: «No viene ya elaborado, sino que nos encargamos nosotros de hacerlo», insiste.

hotel virgen de los reyes

Eso sí, atentos a los horarios del establecimiento. Abren de 7.30 a 13.00 horas y de 16.30 a 23.00 horas, de lunes a domingo. «Pero el horario de los churros es distinto. Concretamente es de 8:00 a 12:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas de lunes a viernes. Los sábados y domingos ampliamos el horario un poco más».

El precio es el siguiente: la media ración con chocolate a 2,70 euros y a 3,50 euros la ración completa con chocolate. La primera cuenta con 3 unidades y la segunda con 5 en total. Imposible no venir a probar sus churros, pero sobre todo su chocolate.

  • Dirección: Avda. Luis Montoto, 131.
  • Teléfono: 954 57 66 10

Calentería Velarde y Borromeo

Calentería Velarde y Borromeo

La primera enseñanza de todo aquel profano que llega a esta calentería es que no puede pedir churros, porque su propio dueño, Manuel Velarde Borromeo, desde Triana, se apresura a rectificar: «Aquí se venden calentitos, con todas sus letras».

Calentería Velarde y Borromeo

Manuel Velarde Borromeo, dueño de la calentería Velarde y Borromeo

Es entonces cuando cuenta la historia de que unos madrileños le pidieron asesoramiento a su padre, Antonio, legendario en el sector, para poner una calentería. Tras explicarles todos los detalles, llegaron a Madrid y al salirles los calentitos feos, gordos y con bultos, decidieron llamarlos churros.

Y apostilla: «Nosotros estamos acostumbrados al calentito, que es muy fino, hueco y caliente, y los madrileños quisieron hacer calentitos como los nuestros y les salió un churro, de ahí le sacaron el nombre», ríe al contarlo. Aquí venden exclusivamente calentitos ─de rueda y de «papas»─ pero no las bebidas, porque es un sitio solo para recoger, no para tomar.

 Velarde y Borromeo

 Velarde y Borromeo

Es probablemente el lugar con más tradición de todos los visitados, en cuanto que es un reducto de pocos metros cuadrados en los que Manuel se encarga de ejecutar lo que le va pidiendo su esposa Victoria, encargada de atender. Ella advierte «que aquí se hacen calentitos bajo demanda, nada de servir algo frío al cliente», mientras envuelve la última petición en una cola que va creciendo según pasa la mañana.

 Velarde y Borromeo

Los precios están establecidos «al peso», que es precisamente lo que utiliza Victoria para servir los churros a los clientes. «Desde 9,20 euros que es un kilo, a 4,60 euros el medio kilo de calentitos», apunta también la dueña del negocio.

 Velarde y Borromeo

 Velarde y Borromeo

Cuenta Velarde que su profesión le viene de siempre, pues ya con 15 años, dejó su pueblo natal, La Campana, para venir con sus padres Antonio y Soledad a Sevilla. Aquí, en Triana, en la calle Leiria, instalaron un 13 de diciembre de 1971 su negocio en el que siguen 45 años después. «Yo era mecánico de motos antes de ser calentero. Pero mis padres, lo montaron y me vine a trabajar con ellos», recuerda.

De 7:30 a 15:30 horas y de 20:00 a 23:00 horas de miércoles a domingo. «Eso sí, de noche no hacemos calentitos, sino que hacemos pollos asados y los pavías. Sí, utilizo ‘los’ porque son soldaditos de pavías», se encarga de concretar.

  • Dirección: C/ Leiría, 10.
  • Teléfono: 954 33 75 08

Chocolatería Virgen de Luján

Chocolatería Virgen de Luján

Tienen los churros de referencia en Los Remedios, aunque si por algo destaca es por su chocolate. Un chocolate, que ellos mismos fabrican y que es de la marca Virgen de Luján. Lo venden además en su establecimiento al público, tanto a la taza como en polvo, «e incluso vendemos chocolate en polvo a otros establecimientos», asegura Mercedes Risquete, actual dueña de la chocolatería.

Abrieron sus puertas en 1976, y desde entonces sirven el mejor chocolate con churros de Sevilla. En ese orden. El primer establecimiento lo abrió Francisco Aroca en el año 1976, y desde entonces no han parado.

chocolateria-virgen-de-lujan-2

chocolateria-virgen-de-lujan-5

Según su esposa, Mercedes Risquete, Francisco fue el máximo exponente del chocolate en Sevilla. «Mi marido estuvo casado con una mujer, que era familia del Hotel Virgen de los Reyes. Él se encargó de montar con sus suegros la cafetería del hotel y cuando se separó montó por su cuenta la que tenemos ahora en Virgen de Luján». Una vez que falleció Francisco, hace ya una década, fue su segunda esposa, Mercedes, la que retomó las riendas de un negocio que sigue trabajando por dar el mejor chocolate con churros de la zona.

Chocolatería Virgen de Luján

«Abrimos todos los días del año. En la Feria de Abril, también abrimos dos establecimientos en el recinto ferial, uno en Flota de Indias, 16 (abierto desde 1978) y otro frente a la Portada», comenta Mercedes. Durante la Feria encontramos el mayor trasiego, probablemente, de todo el año, pues no hay ningún feriante que no haya pasado alguna vez en su vida por esta famosa chocolatería.

Chocolatería Virgen de Luján

Si bien solo trabajan el churro de rueda, Mercedes reconoce que el secreto está en las manos de quien los hace. «Siempre he contado con buenísimos churreros, pero desde hace unos 3 años tenemos en plantilla a Manuel Vázquez, que lleva haciendo churros desde hace 40 años y se formó en Virgen de los Reyes», reconoce Mercedes.

churros Chocolatería Virgen de Luján

Los horarios en este lugar son particulares, pues si bien tienen un horario de invierno, en el que abren por las tardes, durante el periodo que no es lectivo ─del 20 de junio al 15 de septiembre─ solo abren en horario de mañana, de 7:00 a 13:00 horas. Aquí es posible degustar una ración de churros ─de 5 piezas─ con chocolate por 3,50 euros. Eso sí, advierte Mercedes que en Feria «los precios aumentan y rondan los 5 euros». En cualquier caso, estamos ante todo un mito en la hostelería de Sevilla y sinónimo del mejor chocolate a la taza.

  • Dirección: C/ Virgen de Luján, 41.
  • Teléfono: 954 45 36 51

La Calentería

la calentería

Los que conozcan la zona sabrán que La Calentería lleva varios meses de obra y que, para no parar el ritmo, recogieron los bártulos y se trasladaron tamporalmente a la freiduría que tienen justo al lado con la que comparten espacio hasta que dicha obra finalice. Actualmente están en Puerta de la Carne, 2, aunque su dirección habitual está en la calle Cano y Cueto.

la calentería

De todos modos, encontrarlo es sencillo. Basta con acercarse a las inmediaciones de Santa María La Blanca y dejarse guiar por el embriagador aroma de unos calentitos por la mañana. O encontrar posiblemente la cola más larga que haya en la calle, mientras atienden a todo aquel que llega, muchos de ellos extranjeros.

la-calenteria-4

la-calenteria-3

La particularidad de este sitio es que es posible comprar los churros para llevar y también los puedes tomar allí, en uno de los bares de al lado (Modesto y el 3 de Oro) pidiendo allí la bebida. Así ganan todos.

De 7:00 a 12:00 horas del mediodía permanecen abiertos de lunes a domingo, todos los días de la semana. Nos atiende Jonathan Obando, que está al frente del establecimiento junto a dos personas más. Solo venden churros y chocolates desde hace más de un siglo. «La familia Gago comenzó con esta empresa en 1860. Por entonces trabajaban como feriantes y en 1910 decidieron abrir este negocio, que regentan desde entonces», comenta Jonathan.

la calentería

«Todo está hecho aquí mismo, nada está congelado. Ahí está la clave de nuestro éxito. Servimos calentitos largos y de papas», afirma el trabajador. No disponen de café, del que se encargan los restaurantes de alrededor, pero ellos sí sirven chocolate, a buen ritmo en el tiempo que nos atiende en la barra. Desde 1,50 euros, con 125 gramos de calentitos, es posible degustar el sabor más tradicional de la zona, donde la receta, a pesar de los años, sigue intacta.

  • Dirección: C/ Cano y Cueto, 7.
  • Teléfono: 954 41 11 59

Bar El Comercio

bar el comercio

La fama de este lugar le precede. Dicen que son los mejores churros del centro de Sevilla y a la vista está que el bar, en el desayuno, no solo está repleto sino que las ruedas de calentitos no paran de salir. Los años de historia también son importantes para obtener esta fama, pues desde 1904 lleva este local en manos de la familia Rivera.

Sus azulejos de marcas de vino de Jerez, el mostrador de madera, sus portentosas vitrinas que son un museo de botellas, la camisa blanca de sus camareros… Ni un detalle fuera de sitio, que nos hace ver que aquí nada ha cambiado. Probablemente ni la receta de los churros que aquí se sirven.

bar el comercio

En la misma puerta ya nos avisan con una rueda que, si bien sabemos que ya no es comestible, te invita a pasar al interior para probar «una de verdad». Los propios trabajadores no paran, y es casi imposible hacer dos preguntas seguidas sin que interrumpan su propia labor. Insistimos: todos los comensales piden lo mismo, que son los calentitos.

Desde las 7:30 de la mañana hasta las 21:00 horas de la noche la actividad no para. Pero los churros solo se sirven por la mañana para desayunar, y por la tarde, para merendar. ¿El secreto? Según algunos de los clientes con los que podemos hablar está en la masa, pues «los churros tienen un sabor distinto ─y de calidad─ difícilmente se puede encontrar en otros lugares», asegura uno de los clientes.

bar el comercio

bar el comercio

Aquí solo se venden «churros largos». Una ración para una persona está a 2 euros, y el chocolate a otros 2 euros, por lo que es posible desayunar por 4 euros en total. Llama la atención el maestro churrero, que a la vez que le da la vuelta a una rueda de churros, prepara el pan para las tostadas, en un ritmo que no cesa.

  • Dirección: C/ Lineros, 9.
  • Teléfono: 670 82 90 53

Toda la información sobre Bar El Comercio

Casa de Soria

Casa Soria

Seguro que miles de veces has pasado desde la calle Sierpes a Tetuán y te has topado con la Casa de Soria, que a pesar de estar en la calle Jovellanos, está ligeramente metida en un recoveco de la calle que puede pasar inadvertida para muchos.

Casa Soria

Una vez dentro, es posible encontrar con una clientela que degusta los churros de aquí en su mayoría. «Siempre vengo todas las mañanas, cada vez que puedo a comer calentitos», nos comenta un cliente.

Casa Soria

Israel Medina, camarero de Casa de Soria

Israel Medina, uno de sus camareros, comenta que el secreto de sus churros ─solo hacen de rueda─ está en las manos del maestro que los elabora: «Es fundamental que los haga siempre la misma persona, porque el cliente se acostumbra a un sabor que solo sabe dar aquel que los hace día a día».

Casa Soria churros

De hecho, este establecimiento que abre de 8:00 de la mañana a 20:00 horas, está acostumbrado a recibir diariamente a decenas de comensales que tienen claro que vienen hasta aquí para probar los churros sorianos, aunque por sabor no hay mucha diferencia con los que nos hemos ido encontrando en otros establecimientos. Una ración de churros con chocolate cuesta 3 euros. Media ración con chocolate, a 2,50 euros. A precio, probablemente, no les gane nadie.

  • Dirección: C/ Jovellanos, 6.
  • Teléfono: 954 22 57 21

Churrería San Pablo

churreria san pablo

La última parada la hacemos en la Calle San Pablo, que da nombre a esta churrería que lleva abierta desde mediados de los años 50. Así lo reconoce Rafael Cazorla, que actualmente es su dueño.

churreria san pablo

Rafael Cazorla, dueño de la Churrería San Pablo

«Mi familia siempre ha sido una familia de churreros. De hecho, este sitio lo comenzó mi bisabuela, y de ahí ha ido pasando de padres a hijos, hasta llegar a mí, que soy el que lo está llevando adelante», comenta el dueño.

Afirma Cazorla que, sin tener muy clara la historia del lugar, «los documentos que conservo me indican que comenzó como churrería en 1960, aunque tengo algunos clientes que aseguran que ya en 1954 estaban aquí mis antepasados», cuenta con orgullo.

churreria san pablo

En un espacio muy reducido trabaja él, encargado de hacer los calentitos, con una chica que se encarga de atender a la clientela incluso con algo de inglés: «Hay muchos extranjeros y trato de defenderme para hacerme entender», ríe al afirmar.

churreria san pablo

Poco a poco se va formando una cola de gente que piden churros de rueda y de papa, con una venta constante que va desde las 8:00 de la mañana a 12:00 de mediodía, y de 18:00 a 20:00 horas, de lunes a sábado.

«El secreto está en trabajar mucho. Podrás tener la mejor masa, la mejor harina, pero si no trabajas, la gente no conoce tus churros y, por tanto, el negocio se viene abajo», comenta Cazorla.

churreria san pablo

A pesar de las reducidas dimensiones, hay quien opta por no llevarse los churros y degustarlos en una minúscula mesa ─por llamarlo de alguna forma─ pegada a la pared, que permite tomar allí mismo los calentitos con chocolate, «porque café no tenemos», afirma el dueño. El precio va desde los 10 euros el kilo de churros, hasta el pedido mínimo que es 1,20 euros.

churreria san pablo

Casi sin mirarnos, se despide el churrero, que sigue afanado en su tarea para atender al mayor número posible de clientes, sobre todo los sábados, que es el día según nos cuenta de más trabajo de toda la semana.

  • Dirección: C/ San Pablo, 22.
  • Teléfono: 670 44 54 58

Lo que no te puedes perder

churros calentitos papas

Ya lo recordaba Manuel Velarde, uno de los maestros churreros entrevistados, que en Sevilla no se hacen churros, «el nombre original es jeringos, palabra árabe, y aquí se llaman calentitos de rueda o calentitos de papas, antiguamente llamados calientes».

En cualquier caso, ahí está la clave, en tomarlos calientes, jugosos pero no aceitosos, y en la cantidad adecuada para no estar arrepintiéndonos el resto del día de lo que habíamos optado por desayunar.

La receta, es evidente, no es complicada y apenas tiene secreto: agua caliente, sal, harina y, en todos estos casos, mucho cariño, que solo da una profesión de años. De hecho, todos estos lugares reconocen que la práctica, como en cualquier otro oficio, hace que al final un producto así te dé un reconocimiento más allá del barrio en el que se hace.