Reportaje Sevilla

No Kitchen: «Cuando ofreces calidad es fácil conquistar a la gente por el estómago»

Por Isabel Aguilar,

No Kitchen: «Cuando ofreces calidad es fácil conquistar a la gente por el estómago»

En pleno Casco Antiguo hay un acogedor rincón en el que saborear buena cocina hecha sin fogones. Aunque parezca contradictorio, no todos los platos precisan cocerse al calor del fuego para estar en su punto y sorprender al paladar, como ha demostrado Blas Suero Gómez-Cuétara desde su trinchera de No Kitchen, donde más que cocina hace magia gastronómica.

La idea nació del cocinero Juanjo López, dueño de La Tasquita de Enfrente, en Madrid, que decidió apostar por el producto de calidad dejando al margen los fogones en el corazón histórico de Sevilla; un alegato a la materia prima que le ha salido de cine.

Descubrimos No Kitchen

Los comensales que acuden a este restaurante de la calle Amparo pueden tomar desde una ensalada de ventresca hasta un arenque a la pasión, pasando por otras propuestas igualmente sugerentes como pulpo a la gallega con puré de patata, brandada de bacalao, tiradito de atún, ceviche de corvina o tartar de buey a la boloñesa, entre otros.

Restaurante No Kitchen04.JPG

En No Kitchen, además, buscan la transparencia con el comensal, puesto que la cocina (o más bien donde preparan sus tapas) está a la vista de cualquiera, y es allí donde dan el toque maestro a cada una de sus recetas. Esta fórmula forma parte del trato cercano que dan al cliente, que nada más entrar se ve arropado por obras de arte de las exposiciones temporales que alberga este peculiar lugar de tapas y por su ambiente cálido.

—¿Es complicado trabajar en un restaurante en el que no se utilizan fogones?

—En esta vida no hay nada fácil pero cuando trabajas con productos de calidad, ya tienes mucho terreno ganado.

—¿Y cómo logran tener éxito sin utilizar una cocina propiamente dicha?

—Tenemos las herramientas necesarias para conseguirlo: buenos cuchillos, una salamandra, robot de cocina, microondas…

Así es su carta

—¿Cuáles son sus platos y tapas más populares?

—Yo diría que el falso spaghetti de calabacín al pesto y el tartar sorpresa (si te digo de qué está hecho ya no sería sorpresa… hay que venir a probarlo).

—¿Cómo definiría al comensal sevillano?

—Al sevillano le gusta la variedad. Prefiere pedir a base de tapas y así probar muchas cosas. Nosotros tenemos un tipo de cliente al que le gusta mucho comer y no tiene miedo a probar cosas diferentes.

—¿Es difícil de satisfacer la clientela de esta ciudad?

—En realidad no. El cliente no tiene un pelo de tonto y cuando ofreces calidad es fácil conquistar a la gente por el estómago.

—¿Qué es lo más sofisticado que tienen en su carta?

—Nosotros no hacemos una cocina sofisticada como tal. Se trata más bien de cosas sencillas y sabrosas con un toque de imaginación.

—¿Cómo es el perfil de cliente que suele acudir a No Kitchen?

—Hay gente de todo tipo y de todas las edades y lo que es más importante para nosotros es que casi todos suelen volver.

Blas Suero, cocinero y socio de No Kitchen

—¿Cómo valora el papel que ejerce la presentación en los platos a lo hora de satisfacer al comensal?

—Todos comemos con la vista. La presentación juega un papel relevante pero lo más importante es que el plato que te tomas esté rico.

—¿Cómo es la carta de vinos de No Kitchen?

—Tenemos una carta de vinos sencilla y con una gran relación calidad precio. Se trata de buenos vinos sin necesidad de rascarse el bolsillo. También contamos con una pequeña selección de vinos de Jerez de los que somos muy fans y últimamente también está teniendo mucho éxito nuestro vermut de barrica.

—¿Qué otros bares y restaurantes sevillanos recomendaría a los lectores?

Tradevo, Alhucemas, Jaylu son algunos de los que recomendaría, aunque hay muchos.

No Kitchen
Dirección: C/ Amparo, 9.
Teléfono: 697 149 507