Reportaje Sevilla

A los ricos helados en Sevilla: los sabores que más éxito tienen

Por ABC,

Para gustos, los sabores de helado, un catálogo que casi supera al de los colores y que aporta un paréntesis de frescura en las calurosas noches del verano. Además de sus más que conocidas propiedades nutricionales, puesto que contiene calcio, vitaminas y proteínas, tiene otras muchas virtudes, como el placer que aporta al que lo consume desde el momento mismo en que se enfrenta a la decisión del sabor, una tarea no siempre fácil.

Llega la temporada de este refrescante producto que hace las delicias de los paladares más golosos. Analizamos cuáles son los que triunfan.

Helados en Sevilla para todos los gustos

vitrina con helados

La mayoría de heladerías cuenta con decenas de ellos, y, salvo los que lo tienen muy claro, eso puede suponer un auténtico dilema. Partiendo de los sabores de siempre, ha surgido en los últimos años un auténtico surtido de refrescantes propuestas que se han sumado a los tradicionales de siempre, entre los que se encuentran el turrón, el chocolate, la vainilla o la fresa.

En algunos casos los sabores han adquirido entidad propia y se han convertido en materia obligatoria para los maestros heladeros, como ocurre en Villar (avda. Cruz Roja, 74) con el Drácula, o en Rayas (Almirante Apodaca, 1 y San Pablo, 45) con el Beso de dama.

Heladería Rayas

Helado y batido helado en la puerta de Heladería Rayas, en Reyes Católicos

En Bolas (Cuesta del Rosario, 1 y Puerta de la Carne, 3) lo tienen claro, el público se atreve a probar cosas nuevas, y entre los que más llaman la atención de su mostrador se encuentran sugerencias tan singulares como el Queso con higos al Pedro Ximénez o Sevilla mora, que nada tiene que ver con el fruto de la morera.

Se trata de una crema realizada a base de vainilla, canela, nueces, toffee y cabello de ángel, entre otros ingredientes. También la Piña con hierbabuena tiene mucho éxito, como aseguran en esta casa de helados, una elección muy refrescante en esta época. Y es que sus sabores van acompasados a los productos de temporada y cuando llega la Semana Santa no falta uno de torrijas y si es Navidad siempre hay alguno de mazapán o mantecado.

Ahora, especifican, el melón o la breva son de lo más esperado. Frente a sabores tan sofisticados como el de Queso de cabra con membrillo no dejan de apostar por los clásicos de siempre, puesto que esos nunca fallan.

En busca de lo nuevo

helado blanco y negro

En la heladería Verdú (Esperanza de Triana, 3 y López de Gomara, 17) también están convencidos de la clientela llega buscando lo nuevo. Ellos este año van a sorprenderla con sabor a milhojas y nata crocanti, aunque saben que otros como conguitos o torta de aceite son apuestas seguras.

Al igual que en las demás heladerías, los sabores tradicionales tienen un importante hueco. El de turrón, por ejemplo, lo hacen con auténtico turrón de Jijona, de donde es la familia propietaria de la heladería, y el de vainilla parece mantecado como el que hacían sus abuelos. También en Triana, Gelato (Castilla, 4) tiene más de 40 sabores siguiendo la receta italiana y sus batidos de helado tienen fama.

Una vuelta a los clásicos

En Amorino, por otro lado, han dado una vuelta a los más tradicionales convirtiéndolos en suculentos manjares, como el Limón de Sorrento, donde los limones tienen su propia Denominación de Origen. Algo similar ocurre con el Coco puro Sri Lanka, un sabor muy definido que derrocha personalidad; con la Vaniglia bourbon del Madagascar, que mezcla notas florales y de madera.

En HelArte los sabores que triunfan son el de yogurt con miel, banana split y chocolate. La Creme de la Creme (Regina, 1) es una de las heladerías más recientes de las que cuenta la ciudad, aunque también tiene bollería fina, empana das y tartas y ofrece desde almuerzos hasta desayunos y cenas.

En materia de helados han apostado por unos pocos sabores con los que están conquistando a un público que busca lo artesano y natural, puesto que los elaboran sin aromas ni aditivos. Violenta, chocolate blanco, coco o frambuesa son algunas de las propuestas que tienen, todas con un acento muy francés, como el propio local.

Helados para todos

Turistas comiendo helados en la Puerta de Jerez en Sevilla

Turistas comiendo helados en la Puerta de Jerez (Sevilla)

El auge de los helados artesanos en Sevilla no se ha olvidado de los golosos que no pueden tomar algunos de los ingredientes tradicionales. Casi todas las heladerías cuentan con sabores especiales para personas con intolerancia alimentaria, ya sea al gluten, a la lactosa o la glucosa.

En Verdú, por ejemplo, tienen un chocolate puro sin leche que no solo atrae a los intolerantes a la lactosa, sino que hace las delicias de los muy chocolateros. También aquí tienen sorbetes libres de leche con sabor a arándanos, granada o pepitas de chocolate sin leche, y helados sin azúcar.