Lista

Las mejores “pringás” de Sevilla

Por Fran Moreno,

Nada me gusta más que cuando me visita alguien de fuera y pregunta, “¿pero qué es una pringá?”, responderle con los avíos del puchero, para así terminar de despistarle.

La verdad es que pocos montaditos te encajan el cuerpo tanto como una “pringá”, hasta el punto de que debería ser obligatorio en los bares sevillanos como lo es el caldito en todas las casetas de la feria. Bueno, de hecho hoy en día no hay buena boda que se precie en la que no sirvan montaditos de “pringá” en la recena.

Está claro que el nombre viene de donde viene, pocos nombres son tan clarificadores y evocan tanto como éste. Y los ingredientes son casi repetidos en todas las recetas: jarrete, pollo, tocino, jamón, chorizo, morcilla y -lo más importante- tiempo. Y, claro está, el pan, que aunque parezca mentira es vital para el resultado final.

No tiene nada que ver la misma “pringá” en un pan que en otro. Para mí un mollete con poca miga es el pan que mejor le va, pero a gustos, colores. ¡Algunos incluso lo meten en el pan bao asiático, que ya son ganas! ¡El siguiente paso será la “pringá” light!

Así que a disfrutar con algunas de las elegidas por nuestros críticos y, como siempre, no dejéis de contarnos vuestras “pringás” preferidas más abajo, donde los comentarios.

Bodeguita Romero

Ya son casi ochenta años los que lleva la Bodeguita Romero, inundando la calle Harinas de tradición, pasión y cocina tradicional de calidad.

En el mítico barrio de El Arenal, se encuentra este templo del tapeo sevillano, que ha ayudado a enriquecer la gastronomía del centro histórico de la capital hispalense.

Aunque sus tapas son mundialmente conocidas y están reconocidas con premios culinarios internacionales, hay una que destaca por encima incluso de las papas “aliñás”. Esa es la “pringá”.

Elaborada de manera artesanal, sus ingredientes, entre otros son, la carne de ternera, la morcilla y el tocino, productos que se sacan directamente del cocido para, posteriormente, majarlo y conseguir una textura única.

Si deciden perderse por estas apetecibles calles para disfrutar de los sabores más andaluces, no duden en visitar la Bodeguita Romero, cuna de este manjar.

Afamada pringá de la Bodeguita Romero| Foto: Fran Moreno

Afamada pringá de la Bodeguita Romero | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Harinas, 10

Teléfono: 954 229 556

La Mar de Fresquita

Una calle rara para bares en Sevilla. Es inexplicable, pero San Eloy es lo que tiene. Aun así, La Mar de Fresquita ha conseguido, gracias a Pedro padre e hijo, llevar a las inmediaciones de La Campana, uno de los mejores mariscos de la ciudad.

Es un bar con una amplia barra, que conduce a un comedor interior ajeno al ajetreo de los andares peatonales de la vía. Allí, podrán degustar, acompañados de un gran vino, productos de la mar y una señora “pringá”.

Esta es de elaboración propia y lleva consigo dos tipos de carne, dos tipos de morcilla, chorizo y tocino. Todo condimentado con pimentón, pimienta y sal al gusto siempre de sus clientes.

Pedro Pozuelo, el artífice de todo, comenta que lo que buscan siempre es una textura adecuada que evite la aparición de las hebritas. Por ello, utilizan para el majado una cuchara de madera, como a la antigua usanza.

Se dice que “la buena comida, se anuncia a la nariz desde la cocina”. Pues en La Mar de Fresquita, es entrar y entre moluscos y alta mar…huele, huele a pringá.

Detalle de la Pringá de La Mar de Fresquita| Foto: Fran Moreno

Detalle de la Pringá de La Mar de Fresquita | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle San Eloy, 42

Teléfono: 955 725 532

Bar Rodríguez

Uno de los puntales del barrio de San Lorenzo desde hace más de cuarenta años.

En la esquina de San Vicente con Curtidurías, se encuentra el Bar Rodríguez. Es un local pequeño, de barrio, que atesora el encanto y el cariño de sus grandes camareros.

El establecimiento viste de forma tradicional, con una barra metálica y azulejos andaluces. Su cocina, propone tapas tradicionales y platos caseros que hacen buena la coletilla “y parece fácil” pero no lo es cocinar así de bien.

Al culto a los boquerones en adobo, las cabrillas y los caracoles, deben añadir otro ratito más de oración para la “pringá”.

La sacan directamente del cocido y lleva consigo ingredientes como el tocino, la morcilla y la carne de pollo y ternera. Todo lo cortan en trozos pequeños para más tarde, a mano, picarlo con un tenedor.

Un montadito no es solo su interior y aunque de pan no sólo vive el hombre, el pepito prieto de La Algaba le da un toque inmejorable.

El cocido y su pringá| Foto: Fran Moreno

El cocido y su pringá | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle San Vicente, 76

Teléfono: 954 387 354

Bar El Coli

Por el barrio de Nervión, se encuentra otro de los rincones por excelencia del amante de la buena “pringá”.

Llegando a los cuarenta años, se encuentra Bar El Coli, un bar que ha sabido llevar a la calle Padre Campelo, el arte de los caracoles y de la cocina tradicional que tanta fama tiene más allá incluso de nuestras fronteras.

Sería injusto hablar solo del “caracoleo” de las tardes primaverales, cuando ofrecen unas tapas de categoría, acompañadas de una cerveza congelada.

Hablando de su gastronomía, no deben dejar pasar la oportunidad de probar su “pringá”. Es tal la demanda, que suelen hacerla a parte del potaje para que no se agote en minutos.

El guiso está compuesto por cabeza de lomo, pollo, costillas de cerdo, chorizo y morcilla ibérica. Todo elaborado y desmenuzado de forma manual para conseguir una textura perfecta.

Las claves de su fama son las especias, el uso de papada, que otorga más sabor al condumio y la manteca del chorizo que se aprovecha para otorgar ese punto y final de categoría.

Presentación del Bar el Coli| Foto: Fran Moreno

Presentación del Bar el Coli | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Padre Campelo, 4,

Teléfono: 639 26 37 12

Bar Benjamín Martín

Fijando sus miradas en el barrio de El Porvenir, allá por la calle Cruz, encontrarán otro de los alquimistas de la pringá, el Bar Benjamín Martín.

Desde 1953, a modo de tienda y ahora como bar, lleva ofreciendo a sus clientes productos de calidad y una cocina clásica.

Son ya tres generaciones de Martín, las que acompañan a este particular negocio a las espaldas de Ramón Carande.

Aunque su gastronomía no deja indiferente en ninguna de sus formas, hay que fijarse, de manera especial, en los montaditos sobre todo en el de “pringá”.

La elaboran de manera tradicional como hacían las abuelas, por lo que el ingrediente más importante es el amor con el que Puri Jiménez, mujer de Benjamín, prepara todas sus creaciones.

Esta afamada obra, lleva género de la tierra como la morcilla, chorizo, tocino fresco, carne de ternera y cerdo y por último garbanzos. Todo mezclado y untado en un pan tostado que hará que sus paladares noten el cariño con el que esta mujer adereza este manjar andaluz.

La barra de Benjamín Martín con uno de sus afamados montaditos| Foto: Fran Moreno

La barra de Benjamín Martín con uno de sus afamados montaditos | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Cruz, 13, 41013 Sevilla

Teléfono: 954 231 108

Antigua Abacería de San Lorenzo

Adentrarse en la Antigua Abacería de San Lorenzo es como de repente, vivir en otra época.

Sus inicios de tienda-bar, han hecho que la dedicación a los productos de primera calidad sea un pilar fundamental en su cocina.

Resguardados por el Señor de Sevilla y tocados con su gracia, la gastronomía que proponen es soberbia y hacen hincapié en dotar a sus platos de las raíces andaluzas que tanto aman.

A las huevos de Ramón, los clásicos, las chacinas, quesos, las teleritas y los montaditos, hay que añadir una “pringá” celestial.

Qué mejor manera de empezar el día que disfrutando de un gran desayuno en uno de los lugares con más solera de la ciudad.

La ecuación, a priori, es fácil. Se rocía un mollete de Cádiz con una amalgama de productos como el tocino, la cabeza de lomo, jarrete, chorizo y morcilla. Todos ellos, anteriormente, trinchados a mano de forma artesanal y sacados del potaje.

Para finalizar, un toque de calor para que los sabores de la pringá se fusionen con el crujir del pan, un papel de estraza y una buena compañía en silencio, el mejor sonido en una gran comida.

Impresionante pringa de La Abacería de San lorenzo| Foto: Fran Moreno

Impresionante pringa de La Abacería de San lorenzo | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Teodosio, 53

Teléfono: 954 231 108

Casa Diego

En Triana y desde 1963 se lleva hablando de Casa Diego. Un local situado en la Avenida de Santa Cecilia, famoso por sus caracoles y las recetas únicas que dejó en el recuerdo su fundador y que ahora prosiguen sus dueños.

A sus premiados gasterópodos, hay que unirles su exquisita ensaladilla y sus montaditos de jamón y roque, gambas alioli y “pringá”.

Aunque ellos no sean los artífices del ungüento, este proviene de las tierras de Carmona, llegando a Sevilla de la mano de Eduardo Ordóñez con el que llevan trabajando unos cuantos años.

La calidad del producto es innegable y se atisba en la textura que la elaboración es cien por cien artesanal. La preparan en molletes pequeños, los cuales doran hasta que el pan adquiere unas tonalidades que hacen la boca agua.

Casa Diego, es un buen punto de partida para esas rutas gastronómicas que tanto gustan a los amantes del buen comer y de las cervezas al sol.

Pringá artesanal procedente de Carmona| Foto: Fran Moreno

Pringá artesanal procedente de Carmona | Foto: Fran Moreno

Dirección: Av. Santa Cecilia, 29

Teléfono: 954 330 609

El Colmao de Gascón Rubio

Si uno se entrega a la Virgen Macarena, cómo no van a salir buenas las pringás.

Esto le ocurre a El Colmao de Gascón Rubio, casa que fue inaugurada el 28 de Marzo de 2001 gracias a Rafaelito y Maruja.

Proponen una cocina de extremos: Uno que ama las exquisiteces y otro que reivindica el arte en los fogones.

Los camareros siempre atentos y con una sonrisa dibujada en sus rostros, aconsejan degustar cualquier especialidad de una carta muy amplia, en la que destacan las albóndigas de choco, el venao en salsa y como no una “pringá” que debería entrar en cualquier sagrada escritura de lo culinario.

Su elaboración es eminentemente casera. Sacada de las entrañas de un potaje de altos vuelos, que suele servirse en tapa, sus ingredientes estrella son la carne y el tocino, los cuales tratan de manera manual desde hace ya más de dieciséis años.

Como dice el poema, a la Macarena se la coronó “como reina de los cielos, de la tierra y del amor”. Pues bien, El Colmao de Gascón Rubio, es el rey terrenal de este producto andaluz.

El potaje y su pringá| Foto: Fran Moreno

El potaje y su pringá | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Antonio Buero Vallejo, 13

Teléfono: 687 545 434

Grana y Oro

Aunque haya personas que ya no estén, como Manolo Soriano, siempre se les agradecerá que dejen su legado gastronómico en las calles de Sevilla.

Desde 1964, este pequeño bar de Los Remedios, deleita a sus parroquianos con una cocina casera y tradicional basada en los productos de calidad.

A una carta de tapas difícil de igualar, donde toman protagonismo los guisos, se le unen unos desayunos de ensueño con una protagonista principal:

Para disfrutar de una de las mejores pringás de la ciudad, deberán madrugar y dirigirse a las postrimerías de República Argentina. Allí, desde temprana hora, se despachan unos molletes con este manjar elaborado de forma artesanal.

Del cocido al pan.

compuesta por morcilla, chorizo, carne y tocino. Se deja reposar para posteriormente picarlo todo y conseguir una de las mejores “pringás” de la capital hispalense.

Desayunos en Grana y Oro| Foto: Fran Moreno

Desayunos en Grana y Oro | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Niebla, 27

Teléfono: 954 271 863

BuenTrago

Uno de los puntos de reunión más afamados de nuestra ciudad es BuenTrago. Un bar situado en la calle Adriano que propone tapas tradicionales con un toque innovador.

En plena zona de ocio sevillano, este local se caracteriza por atraer a un público joven, que quiere disfrutar de una reunión entre amigos rodeado de buen ambiente y un gran tapeo.

A la tortilla de papas, el solomillo al whisky y los chicharrones de Cádiz, hay que añadirle un abanico de montaditos en los que destaca por encima de todos el de “pringá”.

Elaborada de forma artesanal, sus principales ingredientes son el chorizo, la morcilla, el tocino y la carne de cerdo. Todos ellos se apartan del cocido y son machacados a mano hasta que todo la mezcla queda uniforme.

Para los días de invierno, se recomienda probar una tapa del cocido madre antes de meterse en la faena de los montaditos.

Exquisita pringá de BuenTrago| Foto: Fran Moreno

Exquisita pringá de BuenTrago | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Adriano, 8

Teléfono: 603 475 091

Bodeguita Santa Cruz “Las Columnas”

A los pies de la Giralda y la catedral, enfilando el barrio de Santa Cruz, se encuentra este mítico bar que saluda a los viandantes con sus esbeltas columnas.

Es de esos rincones que acoge a sevillanos y forasteros deseosos de disfrutar de una Cruzcampo rodeados de naranjos, monumentos únicos y tapas andaluzas por doquier.

Entre su gastronomía, plasmada en tiza por todo el local, se encuentran todo tipo de manjares como las tortillitas de camarones, los buñuelos de bacalao o los flamenquines. Aun así, los parroquianos más asiduos suelen decantarse por los montaditos, en especial, por el de “pringá”.

Lo llevan a cabo de forma tradicional, y al sabor de los productos de primera calidad que utilizan, deben unir el regustillo que deja tomar esta vianda en la legendaria barra de Las Columnas o en cualquiera de los rincones que asoman entre la multitud.

Una vez servidos, si se asoman por Mateos Gago y fijan su mirada en la Plaza del Triunfo, querrán gritar, a viva voz, esa estrofa de Alberto García Reyes que dice “y ante Dios, cuando Dios quiera, mis dos palabras postreras, serán Sevilla y amén”.

Mítica pringá de la Bodeguita Santa cruz "Las Columnas"| Foto: Fran Moreno

Mítica pringá de la Bodeguita Santa cruz “Las Columnas” | Foto: Fran Moreno

Dirección: Calle Rodrigo Caro, 1A

Teléfono: 954 211 694