Lista

Restaurantes con vistas al río

Por Fran Moreno,

“Desde la azotea de Triana se ve Sevilla, larga, tendida, llana, abierta, malva toda y oro, como una mujer rubia, que sueña despierta en su alma, que es su cuerpo”.

Juan Ramón Jiménez no lo pudo decir mejor. Sevilla es única. Y ya no solo Sevilla sino cada uno de los barrios que la conforman.

Tiene ese “pellizco” que aflora desde lo más hondo, ese señorío inigualable y esa expresión sin palabras. Ama a los suyos y acoge a todos porque Sevilla ahí donde se ve no tiene ni trampa ni cartón. Sevilla es eso, Sevilla.

Hay que entender que no todo el mundo lo ve pero para eso tiene lugares que no dejan indiferente a nadie. Tiene lugares que con solo mirar como decía Bécquer “el alma habla a través de los ojos”.

Si aún así no lo ven, tranquilidad, estos restaurantes con vistas al Guadalquivir, ese río que separa la Sevilla más guapa y la Triana más bella, te harán dudar por un instante ya que “a quien Dios quiso bien, en Sevilla le dio de comer”.

Malaspina

Como diría cierto marinero, “en lo que claramente veo, no brujuleo”.

Esto es lo que pensaría el empresario andaluz José Antonio Camúñez cuando emprendió sin dudas su ansiada travesía por los océanos de la gastronomía.

En la actualidad, ya son tres los navíos culinarios que el Grupo Malaspina -nombre que le viene del noble y marino italiano Alessandro Malaspina famoso por sus viajes científicos- tiene en su flota: uno en Sanlúcar de Barrameda y otros dos en Sevilla.

Fachada de Malaspina| Foto: Fran Moreno

Fachada de Malaspina | Foto: Fran Moreno

Desde todos ellos ofrecen a sus clientes una comida totalmente mediterránea basada en productos de altísima calidad provenientes de nuestras tierras y costas, “damos especial protagonismo al pescado fresco sobretodo al atún procedente de la empresa Gadira que es la mayor armadora en cuanto a la captura de este género” comenta Manuel Falcón García, metre ejecutivo de la cadena.

Con una presentación a modo de galeón anclado en el pasado, este establecimiento presenta una zona de terraza donde poder disfrutar del tránsito fluvial del río. En su interior, un comedor decorado de forma cuidada y elegante y una planta superior más dedicada a la organización de eventos. “Somos una referencia en la ciudad en este tipo de actos por nuestro enclave emblemático” afirma Manuel.

Terraza exterior| Foto: Fran Moreno

Terraza exterior | Foto: Fran Moreno

Aunque donde hay patrón no manda marinero, los camaradas que deciden disfrutar de esta experiencia son diversos, “no tenemos una clientela fija somos aptos para cualquier tipo de público aunque el sector turístico va en aumento”. Esto se debe a que por las inmediaciones de Malaspina atracan al año aproximadamente veintiséis cruceros repletos de buenos corsarios deseosos de abordar los platos del chef Eduardo Sierra.

La carta es una oleada de productos selectos entre los que destacan las carnes ibéricas de la Sierra Norte, la ternera rubia gallega y pescados de las costas de Cádiz y Málaga destacando la corvina.

Tienen otras especialidades como el pulpo glaseado con chili dulce, guacamole, cilantro y ralladura de lima o patatas rotas con bacalao gratinado en salsa holandesa.

Presentación de una de las especialidades |Foto: Fran Moreno

Presentación de una de las especialidades | Foto: Fran Moreno

Todo esto puede ir maridado con más de ciento cincuenta referencias de vino en los que no faltan los generosos por si la mar se pone violenta.

Para que no se vuelvan locos con tanta agua salada proponen terminar con una tarta de queso con frutos rojos, brownie de chocolate o la delicia de caramelo, una fusión de dulce y salado con mantequilla salada y sal de guérande.

Dirección: Muelle de las Delicias, S/N, 41012 Sevilla

Teléfono: 661 514 357

Quay Sevilla

Un sabor diferente al resto es lo que propone Quay Sevilla. Este anglicismo que significa muelle en nuestra lengua hace referencia a la situación de este local que ofrece una gastronomía asiática digna de la orilla del Guadalquivir.

La idea nació hace tres años de José María Romero y Joaquín Caro que sin mucho recorrido en la hostelería han sabido dotar de aire nuevo esta zona del río.

Terraza de Quay Sevilla|Foto: Fran Moreno

Terraza de Quay Sevilla | Foto: Fran Moreno

El establecimiento tiene una decoración moderna en su interior donde prevalecen las tonalidades oscuras y grises que trasladan a años aún no vividos. Desde la terraza con capacidad para doscientos comensales se consiguen atisbar emblemas capitalinos como el puente de San Telmo o el Conservatorio de Danza.

La clientela que frecuenta este restaurante suele ser variada aunque José María comenta que “viene mucha gente de la noche que va a salir un rato de copas y quieren cenar algo diferente”.

Moderno interior| Foto: Fran Moreno

Moderno interior | Foto: Fran Moreno

Ya sea para los diurnos o nocturnos que necesiten un puñado de hidratos de carbono extra, Quay Sevilla les invita a probar la especialidad de la casa: el sushi, acompañado de una ensalada de espinacas, arroz Quay, Teppanyaki de pollo, salmón o atún y el Dim Sum que consiste en bollos al vapor rellenos de lomo o gambas.

teppanyaki de pollo|Foto: Quay Sevilla

Teppanyaki de pollo | Foto: Quay Sevilla

Una vez finalizado el ágape, podrán llevar a cabo una buena sobremesa en el Quay Lounge Bar y disfrutar de las inmejorables vistas que ofrece este rinconcito asiático en plena ribera del Guadalquivir.

Dirección: Calle Alfonso XIII, 41012 Sevilla

Teléfono: 954 871 497

Muelle 21

Grupo Abades lleva más de veinticinco años demostrando su dilatada experiencia en gastronomía y no cesa en su empeño de proponer a la capital nuevas vertientes culinarias que enriquezcan la vida hostelera de la ciudad.

Muelle 21 se presenta como “un espacio para lo especial”. En pleno puerto de Sevilla, su nombre quiere homenajear a todos aquellos aventureros que partieron en su día de estas aguas hacia tierras lejanas.

Vistas de Muelle 21| Foto: Muelle 21

Vistas de Muelle 21| Foto: Muelle 21

Ubicado en la zona alta del Acuario, tanto desde el salón principal como de una de sus terrazas ofrece a sus clientes unas vistas inigualables del puerto deportivo y de fondo el sentir de la Feria de Abril.

La clientela que Muelle 21 acoge suele estar relacionada con agencias o el ámbito empresarial aunque afirman que cualquier particular que quiera vivir una experiencia de los cinco sentidos no debe dudar en ponerse en sus manos.

Salón para eventos| Foto: Muelle 21

Salón para eventos | Foto: Muelle 21

Al ser un restaurante especializado en la organización de eventos la carta va en función del cliente y las necesidades que el tipo de acto requiera. De todas formas y para ir abriendo boca, el chef Sergio García ya trabaja con su equipo en la creación de los menús navideños donde tendrán cabida creaciones como la crema rota de carabineros con verduras tiernas y nube de parmesano, roulado de pularda rellena de ciruelas y queso ahumado gallego, lomo de lubina asada a baja temperatura con rissotto de ceps o hummus de zanahoria glaseada y crudite de verduras mini Pad Thai.

Una de las creaciones del chef|Foto: Muelle 21

Una de las creaciones del chef | Foto: Muelle 21

Sin lugar a dudas, por su enclave y los productos de primera calidad con los que trabajan, Muelle 21 es una gran propuesta para organizar una travesía para el paladar que no dejará indiferente a nadie.

Dirección: Avda. Santiago Montoto s/n, Edificio Acuario de Sevilla, 41012 Sevilla

Teléfono: 954 106 624

La Primera del Puente

La expresión “curtida en mil batallas” ejemplifica a la perfección la vida de La Primera del Puente.

Es la primera taberna que se instauró en la afamada calle Betis allá por el año 1929 y que debe su nombre a la cercanía que tiene con el Puente de San Telmo.

Entrada a la terraza| Foto: Fran Moreno

Entrada a la terraza | Foto: Fran Moreno

Ha sobrevivido, entre otras cosas, a la Guerra Civil y los años de pobreza que asolaron el país en la década de los cuarenta. Aun así, ya rozando el siglo, no ha dejado de ofrecer a sus fieles un producto de calidad a un precio imbatible.

El local en su interior irradia tradicionalismo que contrasta con la nueva vertiente minimalista existente en la ciudad. Pero sin lugar a dudas, lo que realmente fascina de este restaurante es la estampa que dibuja su terraza dejando sin suspiro a cualquiera que ose sentarse en ella.

Vistas de La Primera del Puente| Foto: Fran Moreno

Vistas de La Primera del Puente | Foto: Fran Moreno

Aquí los clientes son historia viva de este negocio, “tenemos mucha tradición familiar. Aquí vienen tres generaciones juntas: abuelos, padres e hijos”, comenta el dueño.

Y es que lo que sigue ahí y nunca cambia se nota.

La carta es extensa aunque si algo tiene fama desde tiempos inmemoriales donde incluso lo pescaban en el propio río, es el “pescaito” frito y sobretodo la colosal pavía tanto de bacalao como de merluza, “se ha hecho un nombre en la ciudad. Aquí preguntas ¿pavía? Y te dicen La Primera del Puente”, afirman.

Una de las innumerables tapas de la carta| Foto: Fran Moreno

Una de las innumerables tapas de la carta | Foto: Fran Moreno

Desde unos boquerones y chocos a acedías y puntillitas, pasando por el revuelto de ajetes con gambas y la urta a la roteña. No deben olvidar la variedad de carnes con las que trabajan haciendo especial mención al rabo de toro, las chuletitas de cordero lechal y el secreto ibérico.

Vendrán tiempos buenos y no tan buenos pero pase lo que pase al cruzar San Telmo y enfilar Triana, allí seguirá como siempre La Primera del Puente.

Dirección: Calle Betis, 66, 41010 Sevilla

Teléfono: 954 276 918

Río Grande

Otro de los estandartes de la calle Betis es Río Grande. Este restaurante empezó a fraguarse en el año cincuenta y seis y hoy día es la prueba de que las cosas cuando se hacen bien prosperan.

En sus inicios con una carta sencilla pero novedosa llegó a atraer personalidades del panorama político, de la aristocracia y del teatro teniendo entre sus comensales a Lola Flores, Rocío Jurado o Gitanillo de Triana entre otros.

 Restaurante Río Grande| Foto: Fran Moreno

Restaurante Río Grande | Foto: Fran Moreno

Hoy día, con sus más de sesenta años de existencia, se ha erigido como uno de los restaurantes más prósperos de la capital y defendiendo a capa y espada siempre los productos andaluces.

El local tiene capacidad para 750 personas que una vez que salen por la puerta todavía se vislumbra y refleja en sus ojos el paraíso visual de su terraza y la elegancia sublime de sus comedores.

La clientela suele ser muy variada. Aquí el que sea un enamorado de Sevilla y el buen comer, es decir, todos los cuerdos existentes en este mundo de locos, viene.

Terraza con vistas| Foto: Fran Moreno

Terraza con vistas | Foto: Fran Moreno

Ofrecen una gran variedad de platos debido a la constante innovación de su grupo de profesionales aunque los platos estrella por antonomasia son los arroces y paellas al estilo Alicante todos preparados al instante y elaboraciones con género de nuestro mar y nuestra tierra como el carpaccio de gamba blanca de Huelva, Tartar de atún rojo de Cádiz o las chacinas y carnes ibéricas de bellota.

Afirman que quieren que sus clientes se sientan como en casa, por ello tendrán la posibilidad de degustar comida vegetariana, para veganos o celíacos con el único fin de que todo sea lo más agradable posible.

Presentación en uno de los salones| Foto: Fran Moreno

Presentación en uno de los salones | Foto: Fran Moreno

Como decía Manuel Chaves Nogales, “Sevilla es la cumbre de sí misma, la cima ideal, el baluarte supremo” y desde Río Grande esto se ve con un encanto insuperable.

Dirección: Calle Betis, 69, 41010 Sevilla

Teléfono: 954 273 956

Abades Triana

Konrad Lorenz, uno de los padres de la etología, dijo que “La primera condición del paisaje es su capacidad de decir casi todo sin una sola palabra”.

Esta condición se cumple a la perfección en el Restaurante Abades Triana que nace en dos mil ocho de la mano del grupo granadino Abades con la intención de crear un restaurante de referencia en la capital hispalense para que sus clientes puedan vivir una experiencia única basada en el “ver y sentir” como reza su eslogan.

Entrada a Abades Triana| Foto: Fran Moreno

Entrada a Abades Triana | Foto: Fran Moreno

El local está dividido en varios espacios en los que destacan sus amplias cristaleras que dan la posibilidad de disfrutar de una visión panorámica de Sevilla y la belleza de sus monumentos. Consta de un salón interior y una terraza mirador en el exterior para sentir la brisa del Guadalquivir y quedar anonadados con la noches iluminadas de la ciudad.

Salón interior| Foto: Abades Triana

Salón interior | Foto: Abades Triana

La clientela es de carácter selecto y hasta aquí no solo se acercan comensales del territorio nacional sino más allá de sus fronteras para disfrutar los platos del chef Elías del Toro.

La carta está compuesta por platos de origen mediterráneo y elaborados con productos de primera calidad. Apuestan por una cocina tradicional pero actualizada y adaptada a los gustos y costumbres de hoy día.

Una de las especialidades del chef Elías del Toro| Foto: Abades Triana

Una de las especialidades del chef Elías del Toro | Foto: Abades Triana

Aunque la innovación en los fogones es constante, podrán deleitarse con creaciones como los huevos fritos rotos con atún y trufa, carabineros con esturión ahumado coral y fruta de la pasión, corvina confitada con sopa malagueña y lemon grass o cachete de ternera con vieiras y flambeado de Pedro Ximénez.

Para finalizar, a modo de victoria gastronómica, pueden “fumar” un puro habano comestible.

Dirección: Calle Betis, 69, 41010 Sevilla

Teléfono: 954 286 459

María Trifulca

Asentado ya en las postrimerías del puente de Isabel II, lindando con el virtuoso barrio de Triana, se encuentra el restaurante María Trifulca que ofrece a sus comensales una cocina de arraigo tradicional pero con aromas de originalidad.

Este establecimiento que está regentado por un grupo veterano en el ocio sevillano y que alberga otros negocios como la casa del estanque ha sabido trazar a la perfección en la ruta del buen comer esta nueva propuesta culinaria.

Dejando a sus espaldas Sevilla, atisbarán un edificio con más de noventa y tres años de historia antiguamente conocido con el nombre de Faro de Triana y donde se encuentra situado en la actualidad María Trifulca.

Restaurante María Trifulca| Foto: Fran Moreno

Restaurante María Trifulca | Foto: Fran Moreno

De arquitectura industrial donde destacan los detalles en ladrillo, hierro y madera, este edificio se divide en una terraza a doble altura, una zona de barra, un salón con capacidad para cuarenta comensales y una bodega situada en el sótano. Aun así, lo idílico de esta antigua estación marítima es sin lugar a dudas sus inmejorables vistas al Guadalquivir y la monumentalidad que le rodea.

Comedor interior| Foto: ABC

Comedor interior | Foto: ABC

La clientela que suele visitar este local suele ser de las altas esferas de la sociedad capitalina que buscan disfrutar de un ambiente glamuroso y una comida de calidad.

Disponen de una carta amplia en la que toman protagonismo los mariscos y pescados de la lonja además de los guisos, arroces y carnes. Las especialidades más demandadas son las zamburiñas con gambas rojas al fuego con salsa picante, boquerones abiertos fritos a la papirusa, wok de verduras con fideos yakisoba y teriyaki, ensaladilla de langostinos con crema de carabinero y la milhoja de queso de cabra con tomate confitado.

Para rematar la faena proponen acabar con unas torrijas de pan brioche con crema de mascarpone y helado de leche merengada.

Una de las especialidades de la carta| Foto: ABC

Una de las especialidades de la carta | Foto: ABC

Es imprescindible realizar reserva con bastante antelación si decide ir en fin de semana.

Dirección: Puente de Triana, esquina Plaza del Altozano, 41010 Sevilla

Teléfono: 954 330 347

También próximos al Puente de Triana y con unas vistas de gala se encuentra el restaurante El Mero para los apasionados del “pescaito” frito y platos como los chanquetes con huevo o los chipirones a la plancha y La Bodega Albariza fundada en 1981 y donde podrán degustar en un ambiente jerezano unos riñones de cordero lechal acompañados de manzanilla en tetera.