Lista

Ruta por los recomendados: Macarena (parte I)

Por Fran Moreno,

Si hace unos días ABC Gurmé se daba un paseo por una de sus míticas calles y se adentraba en el sabor de sus viandas, hoy vuelve por todo lo alto con la Macarena.

Está considerado como uno de los barrios más raigambres de la capital de Andalucía. Se dice que “Cuando no sepas dónde ir, sigue el perfume de un sueño”, y el aroma de esta zona de Sevilla huele al cariño de los regazos de una madre que los concede y que guía con amor a todos sus hermanos.

Es una de las basílicas culinarias más importantes del panorama hostelero y alardea entre rayos de sol y Cruzcampos de ser cuna de maestros “caracoleros” y amantes del sentir más sevillano.

Seneca dijo que “la vida es una obra teatral que no importa cuánto haya durado, sino lo bien que haya sido representada”. Pues bien, desde estas líneas les animamos a que formen parte de esta obra culinaria siendo uno de los protagonistas principales y que disfruten de las tapas de la Macarena entre buena compañía, sonrisas y la mejor de las gastronomías.

Restaurante Yebra

El Restaurante Yebra abandera este barrio de la Macarena desde que Don Florentino Yebra, allá por el año 1959, abriera cerca de la Ronda de Capuchinos este templo de la calle Medalla Milagrosa.

En la actualidad, son sus hijos Manolo y Francisco Javier los encargados de seguir con el legado que dejó su progenitor. El mayor de ellos, se encarga de guiar desde la barra al respetable mientras que, desde los fogones, el más pequeño de los Yebra orquesta y da sentido a una cocina tradicional fusionada con las nuevas vertientes vanguardistas.

Clásico interior de Yebra| Foto: Fran Moreno

Clásico interior de Yebra | Foto: Fran Moreno

De bar a restaurante aunque sin dar la espalda a las raíces, a esa esencia que los hizo grandes. El local, está decorado en tonalidades grises y claras que conjugan a la perfección con la barra en mármol, los estantes vinícolas en color crema, las clásicas pizarras con las especialidades y cuadros virginales.

La clientela no es solo sevillana. Es tal la fama que está cogiendo este santuario del buen comer que el arte culinario que practican ha llegado hasta las cúpulas capitalinas del Reino, haciendo prácticamente imposible encontrar acomodo los fines de semana.

El santo creador de este “tinglao” gastronómico ya era un adelantado en esto del recetario y como “de tal palo, tal astilla”, Javier ha querido seguir sus pasos y se empapa, día a día, de nuevas formas de entender los hornillos.

Panceta ibérica a baja temperatura con alistao, vieiras y mango| Foto: Fran Moreno

Panceta ibérica a baja temperatura con alistao, vieiras y mango | Foto: Fran Moreno

Aunque hay añoranza por algunos clásicos de los de antes como el flamenquín, la carta es idílica para el paladar con tapas como el rollito de cordero relleno de su molleja en salsa moscatel, lomo de corvina sobre rissotto de espárragos, boletus y espuma de foie, panceta ibérica con vieiras y alcachofas laminadas sobre cremoso de puerros, merluza con fetuchini “nero di sepia”, chocos confitados y salsa carbonara o alguno de sus magníficos guisos. Para terminar, el clásico generoso y tarta de queso.

El novelista canadiense Denis Lord dijo que “un padre no es el que da la vida, eso sería demasiado fácil, un padre es el que da el amor” y, en este caso, ha demostrado cómo querer a unos hijos dejando en sus manos el apellido Yebra, un tesoro para ellos y los sevillanos.

Dirección: Calle Medalla Milagrosa, 3.

Teléfono: 954 351 007

Toda la información sobre Restaurante Yebra

La Bodeguita

En la calle Comunidad Valenciana se encuentra La Bodeguita un lugar tan atípico que si fuera un libro sería, sin dudas, una edición limitada.

Abrió sus puertas en el año ochenta y cinco gracias a José Antonio Ferrer. En la actualidad, es su hijo Juan Antonio el que lleva las riendas de este curioso bar practicando, él mismo, una cocina clásica, sin fogones pero con toques de originalidad.

Entren y maravíllense con este museo de la Sevilla castiza y clásica que ,reflejada en sus paredes con recortes de periódicos, hace del tapeo y la Cruzcampo un regalo para la memoria de los sevillanos. Cualquier lugar es bueno para posar el chato y recordar las letras de Silvio, los desplantes de Lola Flores o acomodarse cerca de Francisco Palacios y confesarse diciendo aquello de “Pali yo quisiera ser…” de Antonio Burgos. Eso sí, entre tanto amor por la tierra, se escucha de fondo a Bob Marley… esta vez, escuchar para creer.

Un auténtico museo en La Bodeguita| Foto: Fran Moreno

Un auténtico museo en La Bodeguita | Foto: Fran Moreno

Los parroquianos buscan el calor de la barra como si de una hoguera en la noche gélida se tratara o esperando al “tío del cántaro” para refrescar sus gaznates en los calores del Domingo de Ramos pero, hasta estos límites macarenos se acercan de todas las zonas de la capital para vivir la experiencia de estar en un lugar diferente, divina extrañeza, como les decía, una edición gastronómica muy limitada.

La carta es la que es. Si quiere una emulsión de parmentier mejor no venga, quédese donde esté. Ahora, si lo que desea es disfrutar de unas chacinas de categoría, conservas como los mejillones, sardinillas o langostillos, montaditos de morcilla con panceta, gambas alioli, anchoas del cantábrico con pimientos o uno de sus majestuosos gratinados como el de crema de castaña, entonces sí, como diría el maestro rocanrolero “it’s allright”.

Una de las especialidades de la carta| Foto: Fran Moreno

Una de las especialidades de la carta | Foto: Fran Moreno

Escondido, asoma un cartel en el que Gambrinus interpreta a un gordito Indiana Jones y en el que se puede leer “en busca de la caña perdida”. Pues bien, creo que hemos encontrado el Santo Grial: La Bodeguita.

Dirección: Calle Comunidad Valenciana, 7.

Teléfono: 954 940 146

Toda la información sobre La Bodeguita

Blanco Cerrillo

La Macarena da cobijo a infinidad de clásicos gastronómicos, uno de ellos es Blanco Cerrillo.

Llevan casi sesenta años cargando con el peso del buen hacer y deleitando al barrio de Pío XII con una cocina clásica y de calidad. José Blanco Escobar fue el creador de este templo culinario, el cual ha pasado a las manos de José Blanco Romero, su hijo, que durante los treinta años que lleva al mando ha querido seguir, paso a paso, los consejos de su padre.

El local sorprende por su elegancia y claridad. Consiguen una perfecta armonía entre la zona de barra con mesas altas y el comedor con una docena de mesas bajas agasajadas con pizarrones que muestran las especialidades del día. Todo en tonalidades crema y salmón y con remates en maderas nobles que dotan al lugar de cierta exclusividad.

Exclusivo interior de Blanco Cerrillo| Foto: Fran Moreno

Exclusivo interior de Blanco Cerrillo | Foto: Fran Moreno

En días grandes es obligatoria la reserva porque hasta este número veintiseises de José Maluquer llegan comensales de toda la provincia deseosos de experimentar el tapeo sevillano que por aquí se promulga. Aun así, se dice en esto de la vida y la muerte que “de un hueco salimos y a un hueco vamos a dar” así que tranquilos que, con paciencia, sitio encontrarán.

En su carta lo único que no hay son prisas, puesto que a ver quien es el valiente que elige rápido -no vale el adobo- entre sesenta creaciones que van desde lo de toda la vida hasta platos más vanguardistas. Para empezar, un tataki de atún, cordero estofado con couscous, un guiso de habas con chocos o timbal de queso y foie. Si el hambre aprieta y se ven con valor un entrecot de ternera argentina o un menudo con garbanzos. Todo apoyado en una Cruzcampo fría como un Febrero.

Originalidad a raudales en la carta de Blanco Cerrillo| Foto: ABC

Originalidad a raudales en la carta de Blanco Cerrillo | Foto: ABC

Ya saben, deben buscar siempre la buena vida, ser felices y, si lo hacen, a una de las paradas que les llevará el camino será a este Blanco Cerrillo.

Dirección: José Maluquer, 26.

Teléfono: 954 351 008

Toda la información sobre Blanco Cerrillo

Bar Cine Pío XII

Aunque hace muchos años que por aquí ya no hay rastro del celuloide, en la Avenida de Miraflores sigue teniendo mucho protagonismo el Bar Cine Pío XII.

Lo que en otra época fue un lugar de reunión del barrio donde pelar la pava sin reja de por medio o apaciguar las noches de calor veraniego es, hoy día, un emblemático rincón del tapeo histórico de la ciudad.

Un antiguo cine muy gastronómico| Foto: Fran Moreno

Un antiguo cine muy gastronómico | Foto: Fran Moreno

Ya va por su cuarta Entrega. Del director Don José Galán pasó a su hijo “Pepito”, protagonista principal y siempre protegido por Juanlu -mano derecha- y ahora Moisés, su hijo y futura heroina. No deben olvidar a josé María que, desde la cocina, da forma al guión culinario.

Nada de moderneces como en las salas de nueva orden. Aquí se transpira historia y aun quedan reminiscencias de lo que fue entre planos de Semana Santa, barriles de Cruzcampo y los azulejos de la gran barra. Además, entre parón y parón una terraza hacia Santa María Magdalena para esos ratitos de sol.

Ante la cartelera de especialidades se quedan pasmadas sus fieles parroquianos, de esos que aun callados ya sabe el respetable lo que se traen entre manos.

Uno de los clásicos de su cartelera| Foto: Fran Moreno

Uno de los clásicos de su cartelera | Foto: Fran Moreno

Por aquí seguro que apareció Clark Gable en una de sus noches, la rebeldía de James Dean o el erotismo de Ava Gadner pero, sin desprestigiarlos -faltaría más- ahora pasan las gambas fritas, el lagartijo ibérico, tortillitas de bacalao, carne con tomate, champiñones rellenos, urta a la retoña, carne con tomate o un menudo casero para Oscar. De refrigerio, manzanilla helada, generoso o una cerveza.

Otro de esos lugares a los que deberíamos dar gracias por existir un día más y ojalá que ,durante muchos años, podamos seguir disfrutando de estas cervezas, tapas y acción.

Dirección: Av. de Miraflores, 84.

Teléfono: 954 353 058

Toda la información sobre Bar Cine Pío XII

Cervecería Casa Pepe

Rozando los setenta años se encuentra la Cervecería Casa Pepe.

Cobijada en lo que podría ser uno de los edificios más exclusivos de la Macarena, lo que antiguamente era la fábrica de sedas, todas las mañanas levanta persianas un establecimiento que propone una cocina tradicional en un ambiente sevillano y clásico.

Los líderes espirituales dicen que “una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado antes”. Si aun no conocen este número trece de la Avenida de Miraflores, están tardando y no sólo por su tapeo casero sino por la monumentalidad de la decoración. Podrán degustar la más pura esencia de Andalucía rodeados del olor a madera, posar la Cruzcampo en su barra de mármol y observar atónitos el techo tallado o los azulejos del Giraldillo y el Palacio de San Telmo iluminados por los rayos de sol que se cuelan por los grandes ventanales.

Impresionante decoración sevillana de la Cervecería Casa Pepe | Foto: Fran Moreno

Impresionante decoración sevillana de la Cervecería Casa Pepe | Foto: Fran Moreno

La clientela es diversa puesto que, desde las siete y media de la mañana, están al pie del cañón para ofrecer magníficos desayunos. Los mismos que cogen fuerzas al alba, son los que vuelven para el almuerzo, la sobremesa o incluso la cena ya que Casa Pepe no dice “se acabó” hasta bien entrada la noche.

Aunque los pizarrones ya anuncian lo que aquí se trabaja entre fogones, son tantas las especialidades que lo mejor es ir con tiento, cabeza y decidirse, por ejemplo, por los guisos de invierno, una ventresca de atún sobre base de salmorejo, berenjenas gratinadas con champiñones y ternera, chuletas de cordero lechal, una de sus tostas como la de morcilla, setas y huevos de codorniz o una sopa de tomate con almejas y gambas.

Los guisos están a la orden del día en su carta| Foto: Cervecería Casa Pepe

Los guisos están a la orden del día en su carta | Foto: Cervecería Casa Pepe

Jorge Luis Borges dijo que “España es una tierra donde hay pocas cosas, pero donde cada una parece estar de modo sustantivo y eterno”. Pues la Cervecería Casa Pepe, al ritmo que va, tiene pinta de quedar en el legado de nuestra ciudad.

Dirección: Av. de Miraflores, 13.

Teléfono: 954 350 684

Toda la información sobre Cervecería Casa Pepe

La Pastora

El italiano Fabrizio Caramagna dijo que “algunos lugares son un enigma, otros una explicación”.

Pues al atisbar el idílico paisaje de La Pastora, custodiado por la muralla y muy cerquita de la Virgen Macarena, uno se pregunta y responde a la vez ¿por qué?, y es que un pedacito de naturaleza entre tanta orquesta diaria es muy necesario.

Los viandantes de la calle Muñoz León, guiados por el olor a aceite caliente, se arremolinan alrededor de este lugar con más de medio siglo de historia a sus espaldas. Aunque intentaron un cambio de aires vuelve a ser lo que era, una freidura que trabaja de maravilla el pescaito frito.

Veladas muy agradables en su terraza| Foto: ABC

Veladas muy agradables en su terraza | Foto: ABC

En el interior se encuentra todo el género a la vista en vitrinas. Desde las frituras en cartuchos apilados, hasta los mariscos o una gran variedad de aliños, todo acompañado por una tanque helado. Eso sí, lo que realmente da el toque único a La Pastora es su exterior con veladores sobre suelo de tierra y cobijados por frondosos arboles que hacen de este lugar algo diferente en la gastronomía de la ciudad.

En épocas donde el frío arrecia sólo abren los fines de semana y cuando llega la calor, el azahar, los palios y farolillos es cuando familias enteras se disponen a disfrutar de una velada inigualable.

Gran marisco en La Pastora| Foto: Fran Moreno

Gran marisco en La Pastora | Foto: Fran Moreno

Para compartir ensaladilla, tortilla rellena o patatas aliñas y luego los cuartos de chocos, bacalao, merluza, pavías, boquerones o acedías.

Si no te emociona un día con los tuyos o paisajes como este, como diría el sabio “más que vivir existes”.

Dirección: Muñoz León s/n.

Teléfono: 652 682 304

Toda la información sobre La Pastora

El Tremendo

Pío XII gira, desde 1969, alrededor de El Tremendo.

Este templo de la gastronomía sevillana llevado a término por Don Joaquín Gómez Padilla sigue deleitando a la ciudad con una cocina de altas esferas, tradicional y casera.

Hoy día, son muchos los clientes que se asoman por la barra para buscar el buen hacer de Paco Garnes y que este, con su sonrisa y tablas en esto del tratar con amabilidad, les deslice una Cruzcampo para disfrutar del sol capitalino que luce en los veladores de la calle Previsión.

La barra de El Tremendo siempre con los suyos| Foto: Fran Moreno

La barra de El Tremendo siempre con los suyos | Foto: Fran Moreno

El local irradia tradición por los cuatro costados. Más que un bar es una reunión entre amigos, la gente viene a comer y disfrutar por partes iguales. Aquí uno sonríe por la felicidad de estar y por un tapeo excepcional. En la vitrina se puede apreciar el género de calidad y en sus pizarrones lo que está de mandar.

La carta es amplia y muy interesante. Entre las especialidades destacan las albóndigas de choco, parrillada al Jerez, patatas cordobesas con salmorejo y bonito, bacalao estilo el tremendo,con tomate natural y gratinado al horno, estrellado de huevos de oca, con el huevo frito, cebolla, patata, jamón y chorizo, mariscos como las gambas perla y un gran fino de rama de El Maestro Sierra.

Estrellado de huevos de oca| Foto: El Tremendo

Estrellado de huevos de oca | Foto: El Tremendo

Valga la redundancia, lo de este Tremendo es tremendo, ya no sólo por la gastronomía que sale de sus fogones sino por sentirse uno como en casa o, incluso, mejor que en ella. Se dice que “la felicidad en la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y algo que esperar”. Pues bien, ya tienen algo que hacer, seguro que alguien a quien aman y con quien ir y el ansía de esperar todo lo que salga de este punto neurálgico de Andalucía.

Dirección: Calle Previsión, 10.

Teléfono: 617 771 210

Toda la información sobre El Tremendo

Cervecería Pepe Cruz “Casa Pepito”

Otro de los genios de Pío XII es Pepe Cruz en su Cervecería “Casa Pepito”.

Desde que abriera en septiembre del año 2016, no ha parado de maravillar al comensal con una cocina tradicional basada en el tapeo clásico y los mariscos de calidad.

Cervecería josé Cruz "Casa Pepito"| Foto: Fran Moreno

Cervecería josé Cruz “Casa Pepito” | Foto: Fran Moreno

Desde sus veladores de la calle Previsión ya se respira esa sevillanía a raudales que tiene el local gracias a su barra y mesas altas de metal, azulejos ornamentales en las paredes, cuadros devotos, pizarrones con las especialidades y una vitrina donde el marisco de las costas gallegas toma protagonismo entre tiradores de Cruzcampo.

Se dice que “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Será por eso que esta zona de la Macarena está más viva que nunca y eso queda reflejado en la multitud de clientes que se agolpan en las inmediaciones buscando el reflejo del Lorenzo en sus cañas. Pepe se mueve como pez en el agua en esto del trato personal, un ejemplo de ello son la multitud de retratos con asiduos de estas cuatro paredes e, incluso, asoman los cuellos de alguna que otra celebridad.

Algunos de los manjares de la carta| Foto: Fran Moreno

Algunos de los manjares de la carta | Foto: Fran Moreno

la gloria está servida con viandas tales como la ensaladilla de gambas, berenjenas con miel, bartolito de espinacas con queso, rosada a la plancha con gulas, carrillada al pimentón, bacalao confitado, anchoas abiertas rebozadas al limón, caracoles y cabrillas –en temporada- y sus guisos caseros.

José tiene un origen religioso, es de esos nombres que llevan la humildad y el trato cercano por bandera, cosas que han quedado grabadas a fuego en la persona de Pepe y en toda su casa.

Dirección: Calle Previsión, 8.
Teléfono: 955 181 744

Toda la información sobre Cervecería Pepe Cruz “Casa Pepito”