Reportaje Sevilla

Temporada de terrazas: del desayuno a la cena

Por ISABEL AGUILAR,

Temporada de terrazas: del desayuno a la cena

Vistas de la Giralda y La Catedral de Sevilla desde la terraza de María Trifulcaa

El Corpus es un día para vivir en la calle desde primera hora, con lo que conviene tener presentes dónde están algunos de los mejores veladores y terrazas que salpican la ciudad

Como dice el refrán, el día del Corpus reluce más que el sol y huelga decir que hay que lanzarse a la calle para vivirlo en todo su esplendor.

Ya sea para seguir la procesión o simplemente para disfrutar del tiempo libre y la sempiterna luz de junio, será de gran ayuda tener presentes dónde están algunas mejores terrazas de la ciudad.

Desde el desayuno hasta el aperitivo, aunque con especial protagonismo del almuerzo y la cena, ésta es la selección que GURMÉ ha hecho atendiendo a las diversas zonas de Sevilla:

CENTRO

A tan solo unos metros de la carrera que seguirá la procesión del Corpus y compartiendo mesa con la Torre del Oro es posible empezar el día como Dios manda con unas buenas tostadas en Gorki, cuya terraza es uno de los clásicos de la ciudad.

Una vez que nos adentramos en el casco histórico, encontramos decenas de espacios en los que seguir contemplando la monumentalidad hispalense desde veladores cargados de sabor y de encanto. La Alicantina, por ejemplo, permite integrarse en la grandeza de la plaza del Salvador al tiempo que se calma la sed con una cerveza bien fría y se da buena cuenta de sus gambas al ajillo, sus champiñones a la plancha o su citada ensaladilla.

A unos metros, la pequeña terraza de Sal Gorda se asoma a la Alfalfa con una interesante carta donde destacan el steak tartar de solomillo de Retinto o la dorada a la brasa con ajoblanco y fruta de temporada.

La Terraza Gourmet Experience del El Corte Inglés se ha convertido en el paradigma de las terrazas, un auténtico mirador en el que descubrir una faceta desconocida de Sevilla desde sus increíbles vistas.

El Picadero en la calle Arguijo

Terraza de la Bodega El Picadero en la calle Arguijo

El Picadero, en Arguijo, es una recomendable terraza del centro para empezar el día con una tostada de panceta o un mollete de chorizo picante, dos contundentes opciones con las que cargar las pilas para todo el día.

Más integradas en el bullicio de la ciudad están otras como la de Catalina Casa de Comidas, donde comienzan el día ofreciendo un opíparo desayuno con toda clase de panes tradicionales, incluido el de barra.

Para otras horas del día destacan sus huevos estrellados con patatas, boletus y butifarra y sus chistorritas artesanas de Estella.

El Bar Rodríguez, por su lado, sobresale por sus caracoles y cabrillas y sus adobos, mientras que los que busquen algo más íntimo y silencioso pueden optar por las del Barrio de Santa Cruz,como la sugerente terraza de El Corral del Agua. Se trata de una bella casa con jardín de arquitectura popular sevillana del siglo XVII, junto a la muralla del Alcázar, y en ella además del fresco se pueden tomar viandas como la ensalada de naranja con hinojo y bacalao al pil-pil o el bacalao en tempura sobre crema de espinacas con verduras glaseadas.

También en Santa Cruz hay que tener presente la terraza de Las Teresas, un establecimiento fundado en 1870 y basado en la gastronomía andaluza con predominio de aliños, pescado frito, guisos y salazones.

Igualmente vecina de uno de los monumentos más visitados de la ciudad, el Alcázar, es la terraza de Oriza, una ventana donde saborear el trasiego a pie de la ciudad (sin olvidar el de las bicis y el Metrocentro). En su cocina nunca falta el pescado y la carne de primera calidad, así como el marisco fresco, la ensaladilla de gambas o las patatas aliñadas a la Sanluqueña con melva canutera.

Restaurante Azahar

En la imagen, mesas en el patio interior del Restaurante Azahar

En la judería, Casa Modesto lleva medio siglo ofreciendo en su terraza, que abre todo el año, el fresquito que llega de los Jardines de Murillo además de ricos pescados y mariscos sin dejar atrás las sabrosas chacinas de Huelva, y cerca de la Casa de Pilatos, el Restaurante Azahar presume de un entorno idílico, como es el hotel Las Casas del Rey de Baeza, un edificio sevillano del siglo XVIII en el que se pueden tomar tapas con un profundo sabor andaluz.

TRIANA

En la otra orilla del Guadalquivir hay un auténtico muestrario de terrazas capaces de satisfacer todo tipo de exigencias.

Los aledaños de la iglesia de Santa Ana son uno de los sitios preferidos no solo por los vecinos de la zona, sino por buena parte de los turistas que buscan la esencia más pura del barrio.

El Bar Santa Ana y su terraza son uno de los incondicionales, un espacio lleno de autenticidad donde se puede desayunar o tapear a lo largo del día.

La taberna La Plazuela es otro de los clásicos de este enclave, y abre desde el desayuno hasta la cena. Ofrece tapas típicas sevillanas y cerveza bien fría.

Una de las más recomendables es la recién abierta María Trifulca que corona el Puente de Triana. Con unas vistas envidiables sobre el río y ocupando la antigua estación marítima para el barco de vapor que zarpaba hacia Sanlúcar de Barrameda, posee una gastronomía tradicional que abraza la innovación, con predominio de propuestas marineras como mariscos, pescados de lonja y un gran surtido de guisos y arroces, entre los que destaca los de carabineros y langostinos.

La Primera del Puente

Vistas desde la terraza de La Primera del Puente en la calle Betis

Muy cerca de allí y también con increíbles vistas al río, La Primera del Puente es una opción inmejorable para quienes quieran brindar con la Torre del Oro mientras disfrutan de una gran variedad de pescados fritos y a la plancha sin dejar atrás sus revueltos, sus guisos y sus carnes.

La calle López de Gomara es un auténtico escaparate gastronómico. El restaurante Jaylu saca sus sofisticadas recetas a la calle para que el comensal pueda saborearlas mientras toma un poco de fresco y contempla el ir y venir de los peatones. Los mariscos de calidad son el emblema de esta casa, mientras que su vecino Salomón está considerado el rey de los pinchitos y ofrece cocina más popular. Sus patatas bravas, el solomillo de bonito

mechado o unos boquerones en vinagre son otros de sus platos más recomendados.

En la confluencia de Triana con Los Remedios se encuentra una de las ensaladillas más recomendadas de la ciudad.

Se trata de la Mariscos Emilio, cuya terraza invita a saborear sus especialidades en un ambiente relajado y sumamente concurrido. Tienen otro establecimiento en la avenida de Coria, situado en un emblemático cortijo sevillano en pleno corazón del barrio de Triana.

Terraza de Voraz

Detalle e la terraza de Voraz en el Parque de los Príncipes

Ya en Los Remedios encontramos dos terrazas especialmente recomendables y apartadas del tráfico y el ruido de la ciudad, como son la de Voraz, integrada en el Parque de los Príncipes, y la Venta Pilín, una auténtica venta de las de siempre ubicada en Tablada ideal para ir con niños.

En el primero de ellos se sirve una elaborada cocina con apuestas como el din sum de morcilla, el canelón de marisco o el mousse de pato con gominolas. En esta terraza también se puede prolongar la sobremesa con una copa mientras se disfruta del fresco que desprenden los árboles del parque. La Venta Pilín, por su lado, está especializada en guisos y carnes a la brasa.

SUR – REINA MERCEDES – BERMEJALES

Casa Félix

Veladores de Casa Félix en Reina Mercedes

En esta parte de la ciudad predominan terrazas y veladores de gran amplitud con un ambiente relajado que invita a desconectar. Algunos ejemplos son El Bronce, en la avenida Reina Mercedes, con una gran carta de vinos y una carta donde destacan sus quesos, sus coquinas y su pescado frito. En esta misma avenida encontramos Casa Félix, donde sirven completos desayunos desde primera hora de la mañana y durante el día se puede pedir su exquisito pescaíto frito, sus cigalas o sus gambas al ajillo.

Casa Molina

Terraza del Bar Casa Molina en Almirante Topete, 34 (Tiro de Línea)

Casa Molina, en el Tiro de Línea, es uno de los emblemas del desayuno sevillano, donde tienen fama sus molletes y bollos pequeños acompañados de un buen jamón. Para el resto del día se recomiendan sus fritos, sus espinacas o el chipirón a la plancha.

La terraza de El Abanico es uno de los clásicos de Bami, un establecimiento que han reformado por completo hace tan solo unos meses y que tiene un horario maratoniano de siete a una de la mañana. La ensaladilla de merluza y langostinos, y la cola de toro sobresalen como los más habituales de su carta.

Doña Clara, en Heliópolis, tiene una pequeña terraza donde tomar ricas croquetas de cabrales, huevos rotos con chistorra o steak tartar, entre otros, mientras que en Cambados, también en este barrio, es un auténtico homenaje a la gastronomía gallega en un marco incomparable: una casa chalet de estilo regionalista procedente de la exposición del 29. No dejen de probar aquí especialidades como la merluza de pincho o el rodaballo a la gallega.

La terraza por antonomasia de Los Bermejales es la del Huracán, donde presumen de tener la cerveza más fría de la zona para acompañar sus guisos, aliños, panes de la casa y salazones.

PORVENIR Y PRADO

Los barrios de El Porvenir y El Prado de San Sebastián han experimentado una espectacular evolución gastronómica en los últimos años que se ha fusionado con la oferta tradicional que ya existía.

Algunas de sus terrazas más señeras son la de La Raza, un auténtico oasis en plena ciudad que ha logrado superar las amenazas de cierre y continúa un año más ofreciendo ricas viandas a las puertas del parque de María Luisa, entre ellas la cola de toro, el solomillo de buey en su jugo con pastel de patatas y boletos a la crema o el magnum de foie almendrado con emulsión de cítricos.

Para comenzar el día, en la plaza Aviador Ruiz de Alda hay establecimientos como Casa Ruiz donde tomar una buena tostada acompañada de alguna de sus ricas chacinas ibéricas.

Otro de los vergeles de la ciudad es La Casa del Estanque, que cuenta con especialidades como los huevos Mollet con cremoso de patatas, setas confitadas, panceta ibérica y foie, un plato con personalidad y un punto vanguardista.

QCross

QCross, sentro del parque de la Pirotecnia, un sitio para ir con niños

QCross, en el parque de Pirotecnia, es una apuesta ganadora si se va con niños, puesto que la terraza está integrada en el parque junto a la zona de columpios. Ofrece una cocina variada que este año ha hecho un especial guiño al apartado de los postres.

Muy cerca de allí Tapas Viapol está especializado en comida casera y en su carta destacan las alcachofas con jamón, los boquerones en adobo, la carrillada al vino tinto y los huevos estrellados con chistorra.

En este recorrido por las mejores terrazas del tapeo sevillano es imposible dejarse atrás uno de los puntos neurálgicos del terraceo actual, que se ubica en la calle Juan de Mata Carriazo a la altura del puente de los bomberos. Allí destaca uno de los últimos en llegar, La Bernarda, un espacio joven que no ha tardado en hacerse un sitio y cuya terraza se estrena esta temporada. En la carta, propuestas diferentes de la mano de su chef, Cristóbal García, que pasan desde las croquetas de setas, el salmorejo, la presa y la pluma, siempre desde un enfoque innovador.

Cachito

Detalle de la terraza de Cachito más que tapas en la calle Juan de Mata Carriazo

También en esta zona se encuentra Albedrío, donde el atún rojo se convierte en uno de los productos estrella en esta época del año. Jarisa, Tradevo de Mar, CachitoAlbedrío y Trashumantes son otros de los establecimientos de la calle gastronómica por excelencia de Sevilla.

Ya en pleno barrio del Porvenir hay varias terrazas dotadas de un particular encanto, como la de Ezcaray, un agradable espacio donde predomina la madera y donde se pueden saborear propuestas del norte como la ensalada de ventresca de bonito, kokotxas, manitas de cerdo o pulpo a la parrilla.

Otaola, en pleno mercado del Porvenir, es otra de las opciones, una terraza que se ha convertido en referente de los buenos arroces y donde también sobresalen unas ricas tortillitas de camarones, las patatas aliñadas y las delicias gallegas.

La terraza del Restaurante Mara no se puede dejar atrás, un espacio donde tomar buen marisco y buen pescado a la luz de las estrellas.

Quorum

Quorum cuenta con una peculiar terraza dentro del mismo local

Merece la pena acercarse a la terraza de Quorum, cuya peculiaridad es que está dentro del mismo local, para conocer las múltiples formas en que preparan el atún en este establecimiento de la calle Tabladilla.

En Ramón Carande encontramos Sur Bar Tapas, una terraza con un amplio horario que comienza con el desayuno para los madrugadores y concluye con la cena hasta pasada la medianoche.

La Mar Canalla

Atractiva terraza de La Mar Canalla en El Porvenir

También en El Porvenir, La Auténtica y La Mar Canalla, ambas del mismo grupo empresarial, ofrecen una carta atractiva en su terraza y son dos de las reinas del tapeo de moda. La primera es un paraíso de papelones de presa, carne mechada, chicharrones, mejillones, gambitas, cartuchos de papas fritas y avellanas, mientras que la segunda apuesta claramente por los productos del mar.

NERVIÓN – SAN PABLO

En esta parte de la ciudad se puede saborear una gastronomía de alta calidad a cielo descubierto, puesto que muchos de los grandes restaurantes que tiene cuentan con un espacio al aire libre donde atender a su público.

Es el caso de Rocala, la gran revelación del Grupo La Raza del pasado año que, de la mano del chef Antonio Bort, ofrece una carta cuidada y moderna en un espacio diáfano y cargado de buenas sensaciones.

En la avenida de El Greco, Chiva Tapas combina sabiamente la cocina de siempre con la tradicional, un baile de estilos que atrae a un público más que consolidado y que en los meses de primavera y verano puede disfrutar de su carta en la terraza. Espinacas, garbanzos, migas y cocidos conviven con tataki, foie y otro tipo de recetas más vanguardistas.

Más hacia el centro encontramos La Espumosa de la Buhaira. Esta avenida, ajetreada y concurrida durante el día, alcanza un clima de calma muy apetecible una vez que llega la noche y la vida se traslada a las aceras, donde los establecimientos gastronómicos atienden a la clientela. En la Espumosa son imprescindibles su marisco, su wok de verduras y su ensaladilla.

Tribeca

Terraza de verano de Tribeca

A unos pasos, Tribeca recibe al público en su terraza de verano, una apuesta segura si lo que se busca es cocina de mercado bien elaborada. La cola de toro, el tataki, el bacalao y el arroz son algunas de sus primeras espadas. Sin abandonar esta zona de Sevilla, Le Tire-Bouchon tiene una acogedora terraza donde tomar una copa de su acertada selección de vinos y algunos de sus productos frescos, entre los que destacan los pescados y mariscos.

A la hora de desayunar, Martín Blanco ofrece desayunos desde bien temprano los días entre semana, y el resto del día su terraza invita a saborear algunas de sus especialidades, como su famoso arroz de setas e ibéricos, que también sirven en su vecina y hermana terraza de Blanco Martín.

Blanco Martín

Terraza de Blanco Martín en la Avda. de San Francisco Javier

Para cenar, la terraza de Cabo Roche es más que recomendable, puesto que aquí apuestan por el buen producto de calidad.

ALAMEDA – FERIA – MACARENA

Ahora bien, si hay una zona de la ciudad enfocada a la gastronomía al aire libre es sin duda la Alameda y su entorno, un referente de la cocina de vanguardia cuyas terrazas son todo un reclamo tanto para los turistas como para el público autóctono.

Se podían citar decenas de ellas, pero nos centraremos en El Gallinero de Sandra, que ha convertido un oscuro callejón en una agradable terraza semicerrada por celosías y jardineras. Las croquetas de gambón rojo o los huevos estrellados son algunos de sus platos emblemáticos.

La Mata 24, también en las inmediaciones de esta popular plaza, es una esquina llena de encanto en la que es posible sentarse a tomar algunas de sus recetas con influencias árabes y otras propuestas como su famoso sashimi. Casa Paco y Mano de Santo sí están en la propia plaza y son una de las muchas opciones que hay en este entorno para dejarse llevar por el fresquito de la noche y entregarse al ambiente moderno que impera en la zona.

El primero de ellos trabaja de manera especial las verduras y hortalizas mientras que el segundo es una taquería que sirve comida y coctelería 100% mexicanas.

Lonja de Feria

En la imagen mesitas altas y veladores en la Lonja de Feria (Macarena)

Lonja de Feria tiene una de las terrazas más concurridas de la zona, un espacio ubicado en el histórico mercado de abastos donde tomar pescado fresco, deliciosos arroces, e incluso recetas peruanas y japonesas.

San Juan de Palma es una de las plazas con más encanto para tomar algo en las noches de primavera y verano y allí se encuentra La Plazoleta, una bodega idónea para ir con niños porque está pegada a una zona de juegos infantiles.

Además de ese dato, es importante saber que combinan tapas tradicionales como la carrillera o el solomillo al whisky con otras más elaboradas del estilo de la caballa ahumada acompañada de cítricos sobre cama de teja con almendra o las croquetas de foie y manzana.

Perrochiko

Veladores de Perrochiko justo detrás de Las Setas de la Encarnación

Tan solo unos metros la separan de otra apetecible terraza en la Encarnación: La gorda de las setas, o de la de Perro Chiko que estrena la calle Regina desde primera hora con ricos desayunos durante el fin de semana, además de brunch, almuerzos, meriendas, cenas y copas.

Su vecina La Creme de la Creme es otra de las opciones para empezar bien el día disfrutando del cielo sevillano. Tiene una amplia carta de desayunos con una buena selección de panes artesanos, pastelería española y francesa de alta calidad, bollería, confitería de alta calidad, chocolates, crepes y tortitas caseras, sin dejar atrás sus tés y cafés selectos.

En plena Macarena, Arte&Solera permite disfrutar de una elaborada cocina junto al Guadalquivir, originales recetas del chef Marco Antonio Paz como atún marinado, el pulpo con espuma de patata o el gazpacho de mango.

Es impensable concluir sin citar una de las terrazas por definición de la noche sevillana, como es La Pastora, ubicada en plena Ronda Histórica. Su suelo de albero, su olor a pescaíto frito y el encanto de los cartuchos de papel en el que llegan todas sus viandas son motivos más que de sobra para hacerles una visita.