Reportaje Sevilla

¿Conoces todos los tipos de Cruzcampo?

Por Iván Guillén Cano,

La cerveza es, por así decirlo, toda una institución en Sevilla. Es la «seña de identidad», y más cuando las temperaturas estivales sobrepasan los 40º, aunque incluso en invierno es una bebida con éxito. Pero no cualquier cerveza, pues en nuestra ciudad la que triunfa es, sin duda, Cruzcampo (prueba a darle al cliente sevillano una marca distinta, a ver qué te dice).

La receta de Cruzcampo está diseñada para tomarse muy fría y, sobre todo, cuando las temperaturas son como las actuales. Sin embargo, dentro del mundo cervecero, muchas son las variantes, y la marca ha sabido adaptarse a los más diversos paladares en una evolución que no ha terminado todavía en estos 112 años de historia. ¿Conoces todos los tipos de Cruzcampo?

En la variedad (de Cruzcampo) está el gusto

Fundación Cruzcampo

Para conocer los orígenes de Cruzcampo, debemos remontarnos a 1904. Fue entonces cuando dos miembros de una conocida estirpe vinícola, como fueron Roberto y Tomás Osborne, del Puerto de Santa María, fundaron una de las primeras fábricas de cerveza de España, La Cruz del Campo. Fue en diciembre, antes de acabar 1904, cuando irrumpió la marca Cruzcampo en nuestras vidas. Pero no sería hasta 1926 cuando nace Gambrinus, el emblema de la casa que aún hoy sigue vivo como el primer día.

Imaginad un país donde en los bares se dispense, sobre todo, vino. En esa situación se encontró la marca en los años 50, que trató de expandirse y modernizarse para conseguir ese segmento del mercado. Introdujeron en los años 60 el primer barril de aluminio en el mercado cervecero. Nueva maquinaria, cambios en los sistemas de frío, así como embotellados inéditos, entre otras mejoras, hicieron que la marca fuera creciendo progresivamente hasta convertirse en la planta más moderna de nuestro país.

Uno de los cambios más significativos de todos está en la implantación, en 1963, de «la pasteurización flash» de la cerveza, un proceso pionero para garantizar la calidad. En el año 2000 se fue adquirida por Heineken, dando lugar a Heineken España. ¿El fruto de esa unión? La nueva fábrica de Sevilla, que se convirtió en la planta más moderna del grupo en Europa hasta el momento.

Una expansión así ha hecho posible que Cruzcampo tenga una amplísima variedad, adaptándose a los gustos del consumidor. Repasamos algunos de los tipos más destacables y con más éxito entre los consumidores de una bebida que arrastra a auténticos fanáticos de la marca.

Cruzcampo, la reina de todas las cervezas

El sabor ya lo conocemos. Quizás lo que no se conozca tanto sea sus características. Es una cerveza tipo «Lager», es decir, caracterizada por fermentar en condiciones más lentas empleando levaduras especiales y que en las últimas partes del proceso son almacenadas en bodegas o «lagered», de ahí el nombre).

Pero también es de estilo «Pilsen», cuyo nombre viene de la localidad que se encuentra al oeste de Bohemia, en República Checa. Es una cerveza hecha con maltas de Moravia, con agua de baja dureza y que utiliza ingredientes naturales como malta de cebada, lúpulo, agua y la exclusiva levadura Cruzcampo.

El color rubio pajizo es inconfundible y posee una espuma consistente en blanco marfil, con un ligero aroma frutal que destaca sobre su sabor. Su paso de boca es de una cerveza con cuerpo ligero, con un final amargo pero refrescante pues se sirve a -2º.

cruzcampo

En este caso, la cerveza está elaborada a partir de una receta única, desde sus orígenes en 1904, a través de un exclusivo y cuidado sistema de elaboración en frío. Como resultado obtenemos una cerveza altamente «bebestible» que mantiene todo su carácter cervecero a temperaturas muy frías.

Para preservar este producto, que es único para muchos, la marca cervecera ha desarrollado sistemas innovadores de conservación y tiraje en el bar que aseguran el disfrute de una caña perfecta. Un producto único que cuidan desde la elaboración en la fábrica hasta el servicio en el bar.

Sin duda, el maridaje perfecto viene dado con aperitivos, pinchos y tapas. Otra posibilidad es hacerlo con cualquier tipo de plato a la hora de sentarnos en la mesa. Platos tales como ensaladas aderezadas con vinagres, que por muy nobles que sean la cerveza lo soporta bien. Carnes blancas, pescados a la plancha, barbacoas y quesos poco curados. También es ideal para embutidos con presencia de picantes o pimentones dulces.

Cruzcampo Cruzial es la nueva cerveza especial

Cruzcampo Cruzial

Es la nueva cerveza especial de Cruzcampo, inspirada en la receta centenaria de los maestros cerveceros. En este caso está elaborada únicamente con lúpulo de la variedad perle 100% seleccionado. Se trata de un lúpulo noble alemán con excelente calidad de aroma y que es el responsable de su sabor tan característico y de su personalidad única.

Por tanto ¿por qué es especial? En primer lugar por su receta, inspirada en la receta original 1904 de los maestros cerveceros de Cruzcampo. Una versión reinterpretada con más intensidad en cuerpo, sabor y aroma. Y como no por su ingrediente esencial que la hace única: el lúpulo de la variedad perlé, 100% seleccionado.

En relación al sabor es intenso y muy refrescante a partes iguales. De hecho, el lúpulo perle del que hablamos nos devuelve una cerveza de sabor intenso y más cuerpo pero equilibrada, fácil de beber y muy refrescante. E ideal para el disfrute diario.

Cruzcampo Gran Reserva, Maestría Cervecera

Cruzcampo gran reserva

La Cruzcampo Gran Reserva es una cerveza especial de calidad excepcional ideal para el capricho cotidiano. Posee 6,4% Alc. y está elaborada con un 100% malta. En este caso nace de la pasión e inquietud de los maestros cerveceros de Cruzcampo por conseguir una cerveza excepcional.

Está elaborada con una exquisita combinación de maltas y lúpulo noble, pero en lo que destaca es en su proceso de elaboración, pues requiere de un largo reposo en bodega. Concretamente, la guarda en bodega se hace por debajo de 0º, hasta que alcanza su característico color brillante y el punto óptimo de carbonatación natural para disfrutar todos sus matices.

Es, por así decirlo, auténtica «maestría cervecera», que ha sido galardonada con el World Best Strong Lager 2009. Si hablamos de temperatura, la ideal de servicio está entre 2º y 4º. Y en relación al maridaje, su sabor y carga aromática es más intensa, pero sin perder el frescor de la bebida, que hace que sea ideal para acompañar tapas llenas de matices como embutidos ibéricos, mariscos y carnes ligeras. Además es perfecta para acompañar propuestas gastronómicas más elaboradas.

Cruzcampo Radler, para apasionados del limón

Cruzcampo Radler

La cuarta variedad viene con la Radler, que es una mezcla de cerveza Lager Pilsen Cruzcampo con zumo natural de limón. De esta manera, el resultado es una cerveza turbia con espuma fina, con color blanquecino y aroma intenso de flores cítricas.

En relación a su sabor, éste es ligeramente ácido y en boca presenta un cuerpo ligero, dejando un regusto a cerveza con un final ligeramente ácido y muy refrescante. Si hablamos de la graduación alcohólica, ésta alcanza el 2,2% y la temperatura de servicio está en torno a los 0 – 3º C.

En lo que respecta al maridaje, Cruzcampo Radler es ideal para recuperar la hidratación después del ejercicio físico, junto con aperitivos como nueces, alcachofas fritas, nabos, cacahuetes, patatas fritas o nachos con guacamole, ricos en potasio y que potencian el efecto de hidratación.

Acompañan muy bien las ensaladas de verano, aderezadas con frutas y frutos secos, así como quesos suaves blancos y pescados blancos o marinados, como el salmón o bacalao.

Cruzcampo, ¿qué nos queda por descubrir?

cruzcampo

Uno de los rasgos más característicos de Cruzcampo es su espíritu innovador. Desde sus inicios, Tomás y Roberto Osborne trasladaron a los trabajadores su vocación de ser una cerveza pionera, poniendo al servicio de la elaboración de la mejor cerveza todos los adelantos existentes hasta el momento.

De hecho, fruto de la inquietud y la pasión tanto de los fundadores como de sus maestros cerveceros por elaborar cervezas excepcionales, Cruzcampo ha sabido adaptarse a las exigencias de los tiempos. Para ello ofrece a sus consumidores una gran variedad de cervezas que se adaptan a todos los paladares y ocasiones de consumo.

Por ejemplo, en 1987 lanzaron la primera Shandy del mercado o la primera Cerveza Light en 2007. Y esta apuesta por la innovación constante se mantiene hasta la fecha. Actualmente, los consumidores son cada vez más inquietos y buscan experimentar y descubrir nuevos productos, pero sin renunciar a la calidad. Y por ello, para atender a esta necesidad, han surgido en los últimos años todos estos tipos de Cruzcampo que se han ido mencionando. Y seguirán, como no, trabajando para sorprender con nuevas propuestas cerveceras.