«Comienzo mi ruta en la calle Betis, en el bar La Albariza y la termino comiendo el mejor marisco en Mariscos Emilio»

No tengo dudas a la hora de elegir la zona de tapeo, que para mí, es esencial recorrer por las calles sevillanas, mientras voy dando un paseo.

Esto es, nos quedamos en Triana, sin duda, uno de los barrios más emblemáticos para saborear exquisitas tapas. Suelo encontrar esos ratitos libres que me deja una de mis grandes pasiones, la lectura, para salir a tapear.

Un buen sitio es empezar por la Calle Betis, en el bar La Albariza. Más tarde, siguiendo por la calle Gustavo Bacarisas hay que entrar en Casa Esteban, para llegar a El Picadero por la calle Génova.

Más tarde, no dudo en disfrutar de las tapas de Casa Manolo y para terminar disfruto comiendo el mejor marisco de Sevilla en Mariscos Emilio, todo un clásico.