«El bar Yebra es de esos bares pequeños, ‘de toda la vida’, donde te lo organizan todo para tener tu tapa lo antes posible»

Mi primer alto en mi ruta de tapas por Sevilla es el bar Yebra, en la calle Medalla Milagrosa, cerca de la zona de La Macarena. Es de esos bares “de toda la vida”, aunque el espacio sea pequeño, pero no sé cómo lo hacen que te lo organizan todo para que todo el mundo tenga su tapa lo antes posible y se sienta a gusto. Están muy ricos los lomos de atún rojo a la plancha con salmorejo o el arroz con carabineros.

Lo mismo ocurre con el bar Eslava, en la calle que le da nombre, por el centro, donde siempre están muy atentos a la clientela, sobre todo. No obstante, sus tapas están excelentes, como las costillitas con miel y los huevos de campo con mousse de setas.

Por último, me gusta pasarme por el restaurante Casa Paco, con sus tapas de salmorejo, dátiles con bacon o solomillo a la mostaza, ideal para detenerse antes de terminar la jornada.