«Me gusta el bar José Luis, porque sus ricos pinchos están avalados por galardones de calidad o la Primera del Puente, que tiene unas espléndidas gambas rebozadas». Al vivir en Los Remedios, mi ruta de tapas se centra prácticamente en esta zona. No digo que no me gusten los bares del centro o la zona de la Macarena, todos tienen su «cosa» particular. Pero yo al residir aquí, hago una ruta más o menos cercana a mi casa.

Para empezar, encamino mi ruta hacia el local Periqui Chico, en la calle Gustavo Bacarisas. Es «un pequeño, gran bar», donde tomar una estupenda ensaladilla. También me gustan esas gambas o langostinos traídos desde Huelva, con ese sabor inconfundible propio de las costas onubenses. Aunque la especialidad de la casa, y un plato que no hay que perderse es el arroz con bogavante, «exquisito».

Sin moverme de Los Remedios, sigo en el Bar Santiago, en Virgen de Setefilla. Esos calamares fritos o los riñones al jerez son una delicia. También recomiendo el chipirón a la plancha o las espinacas.

Continúo por la mítica Bodeguita Consolación, en la calle de la que toma nombre, Virgen de Consolación. Me gusta pedir la tapa estrella de la casa, la cola de toro, aunque también están muy buenos los guisos del día o esos «perolitos».

Siguiendo mi ruta, hago una parada en el Bar José Luis, en plena Plaza de Cuba, para degustar sus conocidos «pinchos», avalados por galardones de calidad, como si nos plantáramos en San Sebastián (risas).

Para finalizar, no hay nada como pisar la Primera del Puente, en la calle Betis. Aquí me tomo las ricas gambas rebozadas de la casa. Y luego, llegar hasta Mariscos Emilio, un «clásico» sevillano, con mucha vida y mucho ambiente a diario. No hay nada como probar esas almejas o cañaíllas.