«Hay un restaurante, junto a mi clínica, que me tiene sorprendido. Se llama “La Azotea” y es cocina creativa…pero no te deja el estómago vacío»

Mi ruta de tapeo comienza en un restaurante que han abierto nuevo al lado de mi clínica y que me tiene sorprendidísimo, se llama La Azotea, en Jesus del Gran poder 31, es cocina creativa pero no es el típico que te deja con el estómago vacío. Tienen un pescado fresquísimo y cambian de tapas a diario por lo que para quienes vamos habitualmente supone una gran ventaja. Son gente joven y con ganas de hacerlo bien.

Luego paro en Casa Ricardo un gran clásico del tapeo del centro que tiene las mejores croquetas que he probado en mi vida con un punto de bechamel que no sé cómo consiguen sin que se les derritan. Dicen que la madre de nuestro Rey venía expresamente a Sevilla a tomarlas y, habiéndolas probado, la verdad, es que me lo creo.

Al final acabo en Eslava, en la plaza de Jesus del Gran Poder, este emblemático restaurante tiene una sección de tapeo con las tapas más creativas que he visto en mucho tiempo con un toque muy Sevillano, tiene una parte en la que se come sentado, en plan restaurante bien puesto, que es mucho más tranquila y con un pescado fresco impresionante y un solomillo al ajo quemado de gran nivel sin olvidar los huevos con Boletus que “quitan el sentío” como decimos por aquí. El postre no puede faltar aquí el Sokoa a base de crema y bizcocho con un puntito de café es imprescindible.