«Cuando tapeo por Sevilla -soy de Dos Hermanas- suelo dejar el coche en la Puerta de Jerez y bajar por la Avenida de la Constitución hasta la Plaza Nueva»

Soy de Dos Hermanas, pero cuando vengo a Sevilla a visitar a mis amigos tengo claro cuál es mi ruta de tapas favorita: sin duda, el Centro, para mí, es una de las mejores opciones. Para comenzar andando por las calles de la ciudad, prefiero dejar el coche en Puerta Jerez y bajar por la Avenida de la Constitución hasta la Plaza Nueva.

Por el camino, me desvío hacia la calle Jimios, donde está La Flor del Toranzo, un sitio muy agradable, además de por sus tapas, por su ambiente de tertulia. Aquí destacan sus exquisitas chacinas y enlatados. En este sitio se puede hablar de muchos temas de Sevilla, aunque puedo contar que se charla bastante sobre el Betis.

Atravesando la Plaza Nueva, no dejo de visitar El Portón, para mí, un sitio casi obligado cuando me acerco a la capital, para degustar unas buenísimas tapas tradicionales de la cocina andaluza.

También suelo recorrer a pie el camino que hay desde la Torre del Oro hasta el Postigo y entrar en bares tan emblemáticos de la ciudad como La Esquinita de Arfe.

Echando la vista atrás, tengo que lamentar que Sevilla disponía de emblemáticos bares en el casco antiguo, como Los Corales, en la calle Sierpes, pero que desafortunadamente ya pasaron a la historia.