«Un plato de mariscos de la familia cántabra que regenta Casa Fermín es la mejor forma de comenzar la ruta»

Como mayordomo de la Esperanza Macarena que soy, no entiendo otra ruta de tapas que no sea andando por las calles del barrio macareno.

Comienzo en Casa Fermín, sito en la calle Don Fabrique, frente a la entrada del Parlamento y a unos pasos de la basílica de la Macarena. Un plato de mariscos de la familia cántabra que regenta esta casa es la mejor forma de comenzar mi ruta.

Después cruzo por la Resolana, para adentrarme en la calle San Luis. La Abacería de José Ortega es el siguiente lugar que elijo para continuar el tapeo. Aquí es casi imprescindible probar sus chacinas, quesos o un poquito de ese jamón traído directamente de la Sierra de Huelva.

Sin salirnos de esa misma calle, visito la Bodega Soto, y con ésta finalizo la ruta. Me gusta tomar tranquilamente una buena copa de vino de su extensa bodega.