«Me muevo por la Alameda para tapear. Empiezo por el Piola, luego Corral del Esquivel y para terminar Casa Paco, una delicia» La Alameda de Hércules es el sitio de la bohemia y el artisteo de Sevilla por excelencia y allí es donde me gusta ir a tomarme unas tapas. De aquí destaco El Piola, aparte de su buen tapeo, me acerco incluso para desayunar. También, cómo no, El Corral del Esquivel, muy buenas sus comidas. Y ese Casa Paco, de “tapeíto” es una delicia.

Desde la Alameda voy a la calle Lumbreras para entrar en El Abuelo. Ponen una comida casera buenísima en invierno, potajes, caldos…

También, en la misma calle hay una tasca muy buena, de la que no sé el nombre, pero sirven unos vinos excelentes y tapas “de batallas” para la gente típica de allí. Al llegar a Feria, me gusta la Pizzería El Jueves. Allí me he pasado unos buenos ratos de tertulia con Beni y su hermana. Al final, terminas haciendo amistades en ese bar.

En esa zona está La Clementina, un sitio increíble de bocatas donde te los ponen “de jamón del bueno”. Y de Feria me voy para el Pumarejo, donde me gusta tomarme unos caracoles, cuando es el tiempo.