«Siempre que puedo voy al Restaurante Anká para saborear sus hamburguesas de rabo de toro». Cuando voy a Sevilla, lo que más me gusta es ir de tapas por los bares de Triana, especialmente los que están mirando al río.

El primer lugar al que voy es el bar Las Golondrinas, para disfrutar de las mejores puntas de solomillo de la ciudad.

Mi ruta de tapeo suele continuar por la calle Betis, concretamente en el mítico kiosko de las flores. Dentro de los bares de esta zona no puedo olvidarme del Restaurante Río Grande, en el que se puede disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad mientras se come.

Aunque está bastante alejado de esta zona, muchas veces no podemos resistirnos a visitar el Restaurante Anká, y disfrutar de la especialidad de la casa: Las hamburguesas de rabo de toro… toda una delicia.