«Siempre que me escapo a Sevilla degusto mi plato favorito, el secreto ibérico, que aún no lo he encontrado en Madrid». Siempre que puedo, me escapo a Sevilla para degustar mi plato favorito, el secreto ibérico, que aún no he podido encontrarlo en Madrid. Además, en ninguna otra ciudad he podido disfrutar de tapas tan variadas y de gran calidad como aquí.

La primera parada es en Mi Tierra, situada en la calle Santa Aurelia. No me voy de la ciudad sin pasar por aquí, sus tapas están riquísimas. Recomiendo el «clásico» serranito.

Para disfrutar de unos buenos caracoles acompañados de una cervecita me dirijo al Bar El Cateto, en la calle Sinaí. Aquí están los mejores que he probado.

Una de mis zonas favoritas para ir de tapeo es, sin duda, la Alameda de Hércules. Me gusta porque es una zona viva con muchos tipos de bares. Voy mucho por aquí, sobre todo para desayunar. En La Piola, su tostada con aceite y tomate me encanta.

Como soy muy agradecida con la comida, siempre que me voy de tapas me pongo a pedir demasiadas, por lo que en algunos locales han llegado a darme «tapers» para que me lo pudiera llevar a casa.