«Me considero ‘croqueitómano’ y me encanta la ensaladilla del Donald»

Tengo una zona de tapas por Sevilla, allí donde pongan esas tapas de ensaladilla rusa sevillana “como Dios manda”. Me considero un forofo de este plato. Por ello, suelo ir a cuatro ó cinco sitios donde la sirven de lujo. Empiezo por La Alicantina, en El Salvador, la de aquí está exquisita. Luego voy a ese restaurante Donald, en la calle Canalejas: ¡«Qué maravilla de ensaladilla!». Allí suelo ir con amigos también de tapitas. Para continuar con mi particular ruta, me paso por la barra de Becerrita para degustar sus tapas. También me decanto por el restaurante El Bacalao para almorzar. Hay varios en Sevilla, pero suelo ir al de la Calle Cuna. Por otro lado, me considero «croqueitómano». Soy una gran amante de las croquetas, sobre todo, las de jamón. Hombre, una croqueta bien hecha, ¡Dios mío qué rica está! También me decanto por el pescado. Me gusta mucho el marisco, los rebozados y, sobre todo, el mero, aunque también me encantan las tortillitas de camarones, de esas que ponen en la costa gaditana. ¡Qué buenas están también esas huevas blancas de Cádiz! En el bar Donald también se comen una excelente urta a la roteña.