Entrada

Cocina para los pequeños de la casa


¿Peleas con los más pequeños de la casa a la hora de la comida? Con este reportaje te ofrecemos algunas opciones para hacer de la gastronomía un placer desde muy temprana edad.

Siempre se dice que la principal premisa para animarse a dar el primer bocado a un plato es que entre por la vista. En los niños, aún más. Por ello, hay que tener especial tacto con esta cuestión y preparar siempre platos que resulten apetecibles tanto al gusto como a la vista. Para ello, juega un poco con los ingredientes. Saca del cajón los moldes que tengas en casa y haz formas con los productos que integren un plato, llénalo de colorido y el éxito está casi asegurado.

Pero hacer de la cocina un juego para los más pequeños no implica olvidarse de los productos necesarios para una alimentación equilibrada. Normalmente con los lácteos, que aportan calcio, proteínas y vitaminas A y D, no hay demasiados problemas, pues la leche o ésta acompañada con chocolate suele ser bien aceptada. O bien un derivado como es el yogur.


Croquetas para todos los gustos

Las croquetas siempre gustan a los más pequeños, por lo que hay que aprovechar su versatilidad y "esconder" los ingredientes que más te interesen en su interior. Las puedes hacer desde las típicas de jamón, de la siempre triunfante patata, pasando por la pularda, el queso, los langostinos y hasta lentejas. Deja volar tu imaginación e introduce todos los productos que quieras.

Esconde en
las exitosas
croquetas los
ingredientes que
quieras para
tus hijos

La fruta, tan importante en la dieta por su aporte de vitaminas, minerales y fibra, es uno de esos productos que o bien apasiona a los niños en todas sus variantes, o son muchos los que no quieren ni olerla. Por ello, hay que buscar formas distintas de presentarlas. Uno de los ejemplos pueden ser estos albaricoques y frambuesas congeladas, que los presentas en la mesa camuflados como si fueran un polo, pero con el aporte de vitaminas de esta fruta fresca. O estas cerezas caramelizadas.

Pero también se pueden aprovechar las frutas y combinarlas con los lácteos para hacer distintos helados y ofrecerlos tras la comida o en la merienda. Es otra buena forma para que los pequeños se sumerjan en esta explosión de sabores. Prueba con este original helado de aguacate o este fresco helado de mango. O esta otra opción, también con mango y mascarpone formando un rollito.

Gominolas con frutas naturales

Las frutas también te ayudan a ofrecer a los golosos de tus hijos unas gominolas lo más naturales posibles. Si no puedes quitárselas de la cabeza, encárgate de hacerlas con fruta fresca como se indica en La receta de la felicidad. Es muy fácil, seguro que quieren más y no te importará que repitan.

En este mismo grupo de las frutas incluimos las verduras, que tantos dolores de cabeza dan a los padres para introducirlas en la dieta de sus pequeños. Haz que las verduras se conviertan en todo un mundo por descubrir y en el que sea atractivo adentrarse con este tarro de brócoli gratinado con puré de patata y tomate, unas divertidas caracolas rellenas con verduras y bacón o estas crepes rellenas de verduritas.

Las verduras suelen ser la base de una buena crema, por lo que aprovecha para introducir en el rico mundo del tradicional cuchareo con estas opciones que dan pie a presentaciones muy coloridas. Como la crema de calabaza con quesitos, la de zanahoria y almendras, una porrusalda que se ha batido para que quede muy fina o esta vichyssoise.

No olvides que tanto frutas como verduras deben tener un hueco diario en la dieta de tus pequeños y es importante que desde ahora tomen el hábito de consumirlas.

Pescados "camuflados"

Los pescados, con importantes nutrientes que aportan muchos beneficios al organismo, entre los que se encuentran las proteínas de alto valor biológico, también deben aparecer en la dieta con bastante frecuencia. Ya sean blancos o azules, lo importante es presentarlo de una forma atractiva, que esté totalmente limpio y sin espinas, de manera que se lo coman casi sin enterarse. La merluza suele tener muy buena acogida y, al mismo tiempo, tiene muchas posibilidades de elaboración. Así, puedes prepararla para rellenar estos canelones o para servirla con tomate y queso. También puedes optar por hacer esta lasaña de calamar o introducirles el sabor del mero en estos lomos de mar a la villeroy.

Por el contrario, son menos reticentes a la hora de comer las carnes, que ofrece un amplio abanico de proteínas e hierro de origen animal, aunque hay que controlar su consumo por las grasas saturadas y el colesterol. Y a pesar de ser bien aceptadas, la presentación también tiene sus trucos. Los empanados son un éxito asegurado, por lo que puedes optar por estos de pavo rellenos, por este lomo de cerdo, o estos rusos que puedes acompañar con salsa de tomate, o simplemente servirlos con un complemento perfecto como estas patatas paja, o en hojaldre. Aunque también puedes optar por este gratinado de patata y carne.

Sin embargo, hay ciertas carnes que, depende de cómo se presenten, pueden tener más problemas. Como puede ser el caso del conejo. Por ello, aprovecha los platos que más guste a los pequeños para introducirlos en ellos, como por ejemplo, los macarrones.

Otras dos opciones que mezclan productos pueden ser esta baguette gratinada con jamón, champiñones y queso o unas ricas bombas de patata.

Implícalos en la cocina

Aparte de esmerarte en las presentaciones, aprovecha los días de vacaciones y el tiempo libre para introducir a los más pequeños en las labores culinarias. Haz recetas en las que ellos puedan participar, que sientan su sitio en la cocina. Te proponemos estas mini brochetas de salchicha con tomatitos y patata. Evidentemente no les vas a dejar acercarse a los fogones si no tienen la edad necesaria, pero sí pueden ir ensartando los trocitos de patata, las salchichas y los tomatitos en los pinchitos para su presentación en el plato.

Con los postres siempre ganarás puntos, así que puedes sorprenderlos invitándoles a hacer estos deliciosos mini flanes de cacao, pasaréis un rato divertido en la cocina y después os podréis deleitar con el siempre bien avenido cacao. Estas recurrentes tortitas con nata montada y sirope o una refrescante sopa de fresas con helado de vainilla.

Y el pan, ese complemento tan imprescindible en nuestras comidas puede servir también para meterse en la cocina con los niños, hacer este estupendo pan de molde y untarlo posteriormente con crema de cacao o cualquier mermelada.

En www.pequerecetas.com podrás inspirarte y encontrar desde macarons con forma de gato relleno de zanahoria y queso crema, galletas sandwich multicolor, unas pizzas en forma de piruleta o estos huevos cocidos en forma de peces o coches.