De postre, merienda, desayuno o como tentempié. Los dulces tienen un auténtico protagonismo en estas fechas convirtiéndose en piezas tan indispensables como el Belén, el árbol o los villancicos. A los dulces más tradicionales se suman ahora nuevas formas. El resultado: bocados de intenso sabor idóneos para terminar las veladas más especiales.

Del mantecado a la mousse, a los polvorones o al turrón. Chocolates, frutas, frutos secos… los pasteles navideños no faltan en casi ningún hogar. Aunque se desconoce el origen de tomar dulces en estas fechas (hay quien defiende que era una forma de celebrar el solsticio de invierno, una manera de proveerse para el invierno con productos bastante calóricos, etc.) lo cierto es que hoy en día son imprescindibles en Navidad.

Si eres de los que te gustan las tradiciones de toda la vida pero quieres darle tu toque personal y agasajar a tus invitados con productos auténticamente caseros puedes probar con estos Bocaditos de almendra

o los polvorones de Estepona, elaborados en una de las localidades andaluzas con más tradición en estos dulces.

También los roscos de Navidad son una buena alternativa para aquellos a quienes el sabor de siempre les traiga buenos recuerdos de antaño. Igual que probar con los dulces de mazapán con piñones que ya se elaboraban en el siglo XVIII.

Todos estos dulces son fáciles de elaborar y tienen a la almendra, el azúcar y a la harina como ingredientes principales, por ello, son ricos en grasas no saturadas (buenas para reducir el colesterol) aunque son bastante calóricas. Bocados perfectos para reponer fuerzas pero sin abusar de ellos.

Al rico chocolate

Sin lugar a dudas uno de los dulces favoritos estas fechas es el chocolate en todas sus variedades: a la taza, en forma de turrón, de bombón o de tarta.

La esencia del cacao puede saborearse en recetas como en ésta de trufas de Navidad.

Si prefieres algo más elaborado, combina el chocolate con frutos secos. Si, por ejemplo, elijes castañas puedes dar forma a dulces tan atractivos como este pastel de castañas y chocolate con el que sorprenderás a todos tus comensales.

Frutos secos

Precisamente con castañas puedes elaborar riquísimos postres, además de tomarlas asadas. Prueba con un dulce de suave textura idóneo para después de las comidas, como este pudding de castañas.

Si prefieres mezclar numerosos frutos secos y que obtengas como resultado un plato original, una opción puede ser elaborar una compota navideña.

Turrón para todos

Los turrones también son parte esencial de las navidades. Originariamente eran una masa elaborada con mieles (o azúcares) y almendras a la que, ocasionalmente se le añadía clara de huevo. Hoy en día existen multitud de variedades de turrón y mil formas de poder disfrutar de su sabor. Así, por ejemplo, si quieres saborear el turrón pero de una manera más suave de lo habitual, prueba con esta mousse de turrón.

Las personas con intolerancia a la lactosa no tienen por qué prescindir de estos ricos sabores. Con recetas como ésta de turrón de tofu nadie se quedará sin disfrutar de estos dulces.