Entrada

Hazle frente al calor con estas 10 recetas de helados caseros


Existen pocas maneras más deliciosas que combatir el calor del verano con un helado. Hoy te damos algunas ideas para que puedas prepararlos tú mismo, en casa.

Son uno de los bocados más exquisitos que pueden tomarse en verano. Pero más allá de ser un simple medio para combatir las altas temperaturas, los helados son auténticas delicatessen que pueden degustarse en cualquier época del año.

Son fáciles de preparar y por ello, pueden elaborarse casi con cualquier ingrediente. En el mercado ya hay disponible los sabores más inimaginables y, gracias a esta versatilidad, se han convertido en uno de los postres más demandados en todo el mundo.

Aunque en ocasiones han sido el foco de numerosas críticas por sus valores nutricionales lo cierto es que, lejos de ser ese alimento prohibido en cualquier dieta por su aporte calórico, los helados son un alimento muy completo. Son asimismo una fuente de vitamina B, calcio y proteínas. Además, los helados de leche (y de yoghurt) tienen una importante cantidad de calcio por lo que favorece el fortalecimiento de nuestra masa ósea. Eso sí, al tener (en su mayoría azúcar) no hay que abusar de ellos.

Si los preparamos en casa, con ingredientes más naturales, sumaremos más calidad aún a este bocado ya de por sí delicioso. Además, así podremos darle el toque con los sabores que más nos gusten.

Si eres de los clásicos, no puede dejar de probar el helado de chocolate blanco. Te proponemos que le des un toque de pimienta negra para potenciar aún más el sabor. También el de turrón con canela o el de caramelo son otros clásicos que gustarán a todos.

Si tienes invitados en casa y quieres sorprenderle con un postre original, prueba a ofrecerles este helado de arroz con leche y compota de calabaza ¡No dejará a nadie indiferente! Eso sí hazlo con tiempo, ya que su elaboración te llevará más de una hora.

Otro sabor de siempre, es la cuajada. Fácil y rápido de elaborar puedes presentarlo con un poco de miel o mermelada e incluso rebozándolo con pistachos.

Precisamente este fruto seco se presta también ha hacer un delicioso helado de pistachos de un llamativo color verde.

Si lo tuyo es la originalidad, deslumbra a los comensales con un helado de aloe vera.

Aunque no es la norma, también es posible preparar en casa helados bajos en calorías. Sustituimos el azúcar por edulcorante e intentamos usar productos light y voilá, podremos tener en nuestra mesa, delicias como el helado de fresa light o un original helado de té verde.
Aunque no tan bajo en calorías, pero algo menos con los normales, los sorbetes también son una buena alternativa para combatir el calor. Y si no, mira este sorbete helado de naranja. Delicioso, fácil de preparar y más ligero que un helado.
Tan sólo prueba con tus sabores preferidos y da forma a tu propia carta de helados.