Este aceite de ajo viene perfecto para aliñar las ensaladas, sobre todo las de escarola, que siempre piden un toque de ajo.
Pela una o dos cabezas de ajo e introduce los dientes en un frasco de cristal con un buen aceite de oliva virgen. De esta forma, conseguiremos dos cosas: tener ajos pelados a mano y un estupendo y aromatizado aceite con el que aromatizar nuestros platos. Si te gusta el picante, puedes añadirle unas cuantas guindillas. También puedes introducir en el frasco algunas hierba, como romero, tomillo, laurel… Así obtendremos un aceite aromatizado que nos servirá tanto para los aliños de nuestras ensaladas como para nuestras pizzas, carnes y pescados a la plancha,… y para todo lo que se te ocurra!