Cuando cocemos las patatas (peladas), parte de su almidón permanece en el agua. El almidón tiene un gran poder espesante, por lo que esta agua podremos añadírsela a nuestros guisos, que resultarán más cremosos.