Cuando cuezas verduras, no deseches el agua de la cocción. Es un estupendo y vitaminado caldo que podremos emplear para multitud de elaboraciones (cremas de verdura, sopas, croquetas, arroces, pastas…)