Para que las hormigas no se cuelen en la cocina, pon estratégicamente clavos de olor en los posibles orificios de entrada de estos insectos. Los mantendrán alejados mientras desprendan su aroma.