El ajo no debe guardarse en la nevera. Si lo hacemos, éstos se nos pudrirán en pocos días. Lo ideal es conservarlos en un lugar fresco y seco.