Para preparar tus propias anchoas en salazón, escoge aquellos ejemplares de boquerón más grandes, plateados y brillantes. No es necesario que los laves, ni que le quites las vísceras. Bastará con secarlos con papel absorbente y colocarlos en el recipiente escogido, bien prensados, por capas y alternado con sal gruesa. La primera y la última capa deben ser de sal. Para un kilo de boquerones necesitaremos 1 kilo y medio de sal. Al cabo de los 5 ó 6 meses estarán listos para su consumo. Al ser una semiconserva, deberán mantenerse siempre en el frigorífico.