Si tienes un jamón demasiado salado puedes arreglarlo de la siguiente manera: sumérgelo en leche durante una hora aproximadamente. Acláralo con agua fría y deja que se seque por sí solo. Habrá perdido parte de la sal y tendrá un mejor sabor.