Cuando peles una naranja no deseches su piel, podrá servirte para multitud de preparaciones, como escabeches, o para infusionar leche en elaboraciones de postres. Si se la añades a un cazo con un poco de agua, una rama de canela, azúcar y gelatina en polvo podrás obtener además una gelatina con un gran sabor.