Si cuando calientas el café, vuelve a hervir o se te quema, puedes arreglar el olor y el sabor añadiendo bien unas gotas de agua, bien un poco de café frío. Estará tan rico como siempre.