Para arreglar un guiso que nos ha quedado demasiado salado, añade trozos de patata crudas y deséchalas una vez que hayan cumplido con  su labor. Lo que hace la patata es actuar como una esponja, absorviendo el exceso de sal presente en el guiso.