Para que el arroz nos quede bien blanco, añade al agua de cocción unas gotas de jugo de limón. Este es en realidad un truco doble, ya que de esta manera también evitaremos que el arroz se nos pegue al fondo de la olla.