En muchos de nuestros platos nos gusta que el arroz quede suelto y sin pegarse los granos entre sí. Estos son los trucos que puedes practicar:

El truco más fácil es añadir un chorrito de aceite al arroz (por ejemplo si hacemos arroz blanco, o para guarniciones, incluso  mejorará el sabor).

Si hacemos paellas o arroces regionales el truco para que el arroz quede suelto, es poner un fuego fuerte durante los primeros 5 – 7 minutos (hasta que empiecen a observarse los granos en el caldo). A continuación se va bajando el fuego hasta que acabe la cocción.

Utilizar las variedades idóneas de arroz que permiten una cocción con poco almidón. Estas variedades son: arroz de grano largo, arroz vaporizado y arroz basmati.