Un buen truco para evitar que las aves que cocinemos al horno no nos queden secas es envolver éstas con unas lonchas de panceta. De esta manera, las codornices, perdices, etc. nos quedarán bien jugosas y con un sabor riquísimo.