Antes de cocinar la carne de ave, le podemos introducir, con la ayuda de una jeringuilla, un líquido con alcohol, como por ejemplo, brandy.
De esta forma, al cocinarla quedará mucho más tierna, jugosa y sabrosa.