Si quieres que las carnes de ave queden más tiernas rocíalas, antes de cocinarla, con un poco de limón. Déjala que macere un poco y ya estarán perfectas para tus guisos o asados.