Para conseguir que nuestras berenjenas fritas queden bien crujientes, introdúcelas, una vez cortadas, en cerveza. Una manera muy original de presentarlas es en bastones, a modo de patatas fritas. Serán una guarnición perfecta para las carnes