Si quieres que tus bizcochos queden más sabrosos y, además, resulten más nutritivos, sigue este sencillo consejo:

Pela una manzana, retírale el corazón y tritúrala. Ahora sólo tienes que añadírsela a la masa de tu bizcocho.
 

Además de enriquecer el bizcocho con fibras, vitaminas y minerales, la manzana aportará un sabor exquisito!