Para disfrutar de un caldo sin exceso de grasa mételo en la nevera unas 24 horas. Al congelarse, la grasa formará una capa en la parte superior del caldo, por lo que será mucho más sencillo retirarla. Así tendrás un caldo igual de sabroso pero más ligero.