Si vamos a preparar carne guisada y no queremos que se nos quede dura, debemos introducir un corcho bien limpio a la olla en la que vayamos a cocinar la carne. Así nos garantizaremos que ésta sale bien tierna y jugosa.