Para que tus champiñones queden completamente limpios y sin rastro de tierra, añade al agua donde las enjuages una cucharada de harina.