Para conseguir unos champiñones bien blancos, lávalos en un bol con agua y zumo de limón. Una vez limpios, sécalos bien. Es un truco muy sencillo pero que nos ayudará a conservar todo el color blanco del champiñón.